Necesario replantear inversión para lograr una mejor movilidad - Pasajero7

Necesario replantear inversión para lograr una mejor movilidad

motorizada

Especialistas han coincidido en que una de las grandes fallas en las ciudades, ha sido la inversión histórica direccionada a infraestructura para el automóvil, lo que ha incentivado la motorización.

De acuerdo con el experto en temas de transporte Ángel Molinero, la inversión en infraestructura para el vehículo particular, “tiene a las ciudades al borde del colapso por su congestión vehicular”.

Segundos pisos, deprimidos, ensanchamiento de avenidas y facilidades para el automóvil como condonación de la tenencia, son factores que han propiciado el congestionamiento vial que se vive en las urbes de nuestro país, así como la mala calidad de vida de las personas debido al número de horas que se pasan a bordo de algún tipo de transporte.

Autoridades, transportistas, especialistas y planeadores urbanos, coinciden en la necesidad que hay de cambiar la manera en cómo nos hemos movido históricamente, hacia sistemas de transporte público modernos, integrados y de acceso universal, y para eso hay que redirigir la inversión pública destinada a infraestructura.

El estudio “Índice de Movilidad Urbana” del Instituto Mexicano para la Competitividad, (IMCO) refiere que, La movilidad en las ciudades impacta directamente a sus habitantes, su calidad de vida, productividad laboral, salud física, mental y hasta su vida familiar. Es también un elemento clave para la competitividad de las ciudades, pues determina cómo se mueve el talento para realizar sus actividades diarias. Una movilidad urbana competitiva significa ofrecer opciones de transporte que sean atractivas, deseables y alcanzables, de tal forma que se reduzcan las horas-persona que se pierden durante los traslados, así como el impacto en salud y medio ambiente.

De acuerdo con el IMCO, dotar de opciones competitivas de movilidad a los habitantes de las ciudades requiere, entre otras cosas, “inversión en infraestructura, garantizar la seguridad y calidad durante los trayectos, así como de planeación inteligente. Para lograr esto último no solo es necesario contar con expertos en el tema y con estrategias definidas, sino también es crucial contar con datos de operación y funcionamiento de los sistemas de movilidad existentes. En otras palabras, se necesitan datos sobre cómo se mueve la gente en las ciudades y qué necesidades reales de movilidad se tienen”.

Análisis del tema

Para la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM), que a la fecha ha realizado 11 Congresos de Transporte donde se debaten ideas en esta materia, el crecimiento poblacional, la falta de planeación y un sistema de transporte que no cubre las necesidades de las ciudades, son algunos de los factores que han propiciado una crisis de movilidad en nuestro país.

El organismo, con más de 10 años de trabajo en temas de movilidad y transporte, apunta que “es imprescindible invertir en transporte público además de promover modelos de movilidad sustentable, como la bicicleta y otros para movernos mejor, y coadyuvar a mejorar la calidad de vida de los habitantes”.

Así como la educación, salud y seguridad son derechos irrenunciables, Jesús Padilla Zenteno, transportista y expresidente de la AMTM, señala que “la movilidad debe ser considerada como un derecho universal”.

Padilla reconoce que la movilidad de las personas se ha transformado en los últimos años, sin embargo, “hoy más que nunca es necesario revertir la inversión destinada a infraestructura para el vehículo hacia transporte público”.

Por su parte Laura Ballesteros, experta en políticas públicas y regulación de movilidad, ha destacado en diversos foros que las ciudades viven una extrema motorización debido a la inversión en infraestructura urbana orientada hacia el automóvil desde hace varias décadas.

“Hemos resuelto el viaje de las personas a través del automóvil en detrimento de la inversión en infraestructura sustentable”, dijo Ballesteros.

Referente en la materia, Ballesteros ha hecho hincapié en el presupuesto destinado al automóvil contra el orientado al transporte público. “Hoy las consecuencias son claras, al menos en la Ciudad de México hay 5.5 millones de automóviles circulando”.

En entrevista para Pasajero 7, Charbel Mateos quien desde hace unos años analiza el tema de movilidad, y Federico Taboada, urbanista, coincidieron que no hay mejor solución a los problemas de movilidad en una ciudad que la inversión dirigida hacia el transporte público.

Sobre la Ciudad de México, Mateos considera que aún hay mucho trabajo que realizar; si bien la gestión de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, ha impulsado el transporte público, no ha creado políticas que resguarden la integridad del peatón.

“No puedes tener el mejor sistema de transporte en descuido de la seguridad y eso ha sido una grave falla de la actual administración, un ejemplo de ello es haber eliminado las fotomultas”.

Por el contrario, Taboada considera que en la ciudad se ha dado buen impulso al transporte público; sin embargo, es solo un avance porque aún hay muchas cosas que hacer. Como ejemplo, el Cablebús, que se construye en una primera línea; para el especialista es un buen acierto, puesto que es una deuda histórica la que se tiene con las personas que habitan las partes altas de la ciudad.

Sistemas alternativos

Si bien las coincidencias de los expertos son comunes, organizaciones civiles proponen otras acciones que promuevan el uso de sistemas de movilidad no motorizados, como la bicicleta.

En entrevista Arely Carreón, fundadora de Bicitekas, señala que “para lograr atraer nuevos usuarios, se necesita invertir más con mejor calidad y con un tipo de infraestructura que sirva a los  más vulnerables”.

Como un objetivo a largo plazo, alcaldes de la bicicleta, una red de transformadores urbanos unidos para facilitar proyectos a favor del ciclismo en las ciudades, han establecido un plazo hacia el año 2030 para que al menos el 50% de los viajes que se lleven a cabo en las zonas urbanas sean en bicicleta.

No obstante, los alcaldes han destacado que esto no será posible de no contar con el apoyo de la ciudadanía y gobierno, este último con responsabilidad de invertir en infraestructura y crear las condiciones óptimas que permitan cambiar la manera de los traslados realizados cada día, principalmente en las zonas urbanas.