Falta de voluntad ha frenado la integración de sistemas de transporte - Pasajero7

Falta de voluntad ha frenado la integración de sistemas de transporte

movilidad

En una década en la que el transporte público en México se encuentra en un proceso de transformación y renovación, aún no es posible que las grandes ciudades logren uno de los principales retos, integrar sus sistemas de transporte, esto se debe en mucho a la falta de voluntad de gobiernos y transportistas, aseguró Alejandro Palmerin, consultor de movilidad urbana.

“Hay demasiados estudios y análisis, es decir técnicamente las condiciones están dadas, lo que hace falta es la voluntad política, que es la que más pesa, como la de los transportistas que deben apostarle a transformar su sistema de operar y administrativo”, expresó, luego de recordar que en Mèxico el primer intento de apostarle a un sistema integrado de transporte se dio en los años 80.

“Cuando el Metro se integró con Ruta 100 y el Servicio de Transportes Eléctricos entró en funcionamiento un abono de transporte con el cual los usuarios podían acceder a todos estos sistemas. Ya en esta época el mejor ejemplo está en la ciudad de León, ellos fueron los primeros con el BRT y poco a poco han ido integrado rutas, que ahora se llaman alimentadoras, al mismo sistema”.

Para tener Sistemas Integrados de Transporte es necesario:

  • Autoridad única del sistema de transporte.
  • Integración tarifaria.
  • Integración de infraestructura.
  • Integración de operación.
  • Integración con modos no motorizados.

“Esto permitiría que para el usuario sea más simple comprender el servicio que tiene a su disposición, es lo que hace falta en las grandes ciudades donde hay muchos modos de transporte, todos ellos se podrían integrar en uno solo; además se incentiva el uso del transporte público, pues al tener acceso a todos los servicios en una sola tarjeta es màs atractivo moverse, es ampliar la facilidad de moverse”, señaló el experto.

Beneficios para las ciudades que integran los sistemas de transporte:

  • Una ciudad conectada y ordenada.
  • Servicios de mayor calidad.
  • Sistema único de información y atención.
  • No más “carreritas” por el pasaje y un trato más amable.
  • Menor tiempo de viaje.
  • Mayor seguridad personal.
  • Mayor seguridad vial.
  • Tarifa de acuerdo al tipo de viaje y condición social.
  • Mayor accesibilidad al transporte público y conectividad con todas las zonas de la ciudad y grupos poblacionales.