¿Buses eléctricos o Trolebús? - Pasajero7

¿Buses eléctricos o Trolebús?

bus electrico

La reciente llegada de 38 electrobuses de baterías al Área Metropolitana de Guadalajara, representa no solo una magnífica noticia local, sino un importante hito para la Electromovilidad en las ciudades mexicanas, pues se trata de la primera flota de autobuses de dicha tecnología que se ha adquirido en nuestro país. Acertadamente, el Gobierno del Estado de Jalisco ha decidido ejecutar a través de sus propios recursos dicho proyecto, en virtud de que el Sistema de Tren Eléctrico Urbano (SITEUR) gestiona ya la operación de los trolebuses en dicha ciudad.

Y al respecto, invariablemente surge la interrogante de ¿cuál es mejor, el electrobús de baterías o el ya conocido electrobús que recibe energía de manera continua a través de dos troles y un sistema de cables eléctricos suspendidos, es decir, el trolebús?

En tal sentido me permito compartir con usted, apreciable lector, una de las conclusiones de la Segunda Reunión sobre Problemas de Transporte Urbano celebrada en Pittsburgh en 1967: “Ningún tipo de transporte es, en sí mismo, una solución que satisfaga todos los aspectos de la necesidad de desplazarse”. Esto significa que, no hay un modo de transporte que sea “bueno” o “malo” por sí mismo, sino que la selección idónea de la tecnología de transportación dependerá de las características propias del entorno en donde se le pretende hacer funcionar.

Con esto, quiero decir que tratándose de mejoras al transporte público (y en este caso, la adopción de la Electromovilidad), no existen soluciones del tipo “mutuamente excluyentes”. En mi opinión, los trolebuses modernos con autonomía y sistema de carga en movimiento (tecnología denominada “In-Motion Charging”, IMC) tienen un desempeño superior: mayor capacidad de transportación, menor consumo energético y operación ininterrumpida. No obstante, tanto electrobuses de baterías como trolebuses pueden coexistir en Guadalajara, al igual que en cualquier otra ciudad de la República Mexicana, siempre y cuando se identifique por medio de un análisis técnico profesional, las ventajas y desventajas operativas, de desempeño y financieras que cada tecnología en particular puede ofrecer.

Por las características de los nuevos electrobuses de Guadalajara, se habrá de suponer que los estudios de demanda para la ruta donde se pondrán en circulación, dieron prioridad a la operatividad de un minibús de tan sólo 8.6 metros de longitud con capacidad vehicular de apenas 58 pasajeros. Existirá otro tipo de rutas en donde las características de las mismas demanden la operación de otro tipo de autobuses, quizás de 12 m y capacidad de 85 pasajeros, como los 143 trolebuses que adquirió el Servicio de Transportes Eléctricos de la Ciudad de México (STE).

Por otra parte, en los sistemas BRT como Macrobús, Optibús y Metrobús, se podrían emplear unidades eléctricas articuladas de 18 m y capacidad vehicular de hasta 160 pasajeros, como la que desde hace unos meses circula ya en servicio comercial en la Línea 3 del Metrobús; o los 50 trolebuses articulados del STE que circularán en el nuevo BRT elevado que se está construyendo en la Calzada Ermita Iztapalapa.

Siendo que las unidades del sistema Macrobús están próximas a cumplir su vida útil, debería realizarse la renovación de su parque vehicular con electrobuses y/o trolebuses, como una acción importante hacia la electrificación del resto de los sistemas BRT del país.

Como promotor del trolebús, considero importante no olvidarnos de esta tecnología que ha operado en Guadalajara desde 1976 y en Ciudad de México desde 1951. Durante el último lustro, ambas ciudades han invertido en nuevas y modernas unidades de entrada baja dotadas de autonomía, demostrando que ese mercado aún está vigente y en continua evolución, incorporando sofisticadas innovaciones de la electrónica.

Los trolebuses surgieron en Alemania en 1882 y han brindado servicio comercial desde 1901; mientras que los electrobuses (también originarios de aquél país) han intentado desde 1970 demostrar que igualmente son funcionales, aunque su operación comercial tiene si acaso una década, siendo ésta esencialmente en China.

El estado del arte indica que el trolebús biarticulado de 25 m y con capacidad vehicular de hasta 240 pasajeros, desarrollado en Europa, es la solución idónea para operar los corredores con mayor volumen de demanda, del tipo Autobús de Alto Nivel de Servicio (BHNS) o BRT.

Hay planes muy interesantes para la electrificación del transporte público de superficie en ciudades de Suiza, Francia, Italia o Alemania, por ejemplo. Considero que México debería aprender de esa experiencia europea.

Aunque ambas tecnologías (electrobuses y trolebuses) son eléctricas y otorgan beneficios ambientales, no debe perderse de vista que la adopción de una u otra debería regirse por criterios estrictamente técnicos y financieros, más que por un sesgo, prejuicio o moda. Ya en México durante muchos años, se hizo creer que los trolebuses eran obsoletos, anticuados y que ya no los fabricaban en ninguna parte del mundo; siendo que ahora la percepción de la comunidad ha cambiado favorablemente gracias a las nuevas unidades adquiridas por el STE. Algunas de ellas actualmente están brindando apoyo emergente a la Línea 12 del STC-Metro, circulando sin que haya cableado sobre la Avenida Tláhuac hasta la estación terminal de dicho nombre, gracias a la autonomía de 75 km que le proporcionan sus modernas baterías auxiliares.

La evolución de la tecnología de los electrobuses ha sido muy rápida y el propio fabricante de los que adquirió Guadalajara dice estar comercializando ya la décima generación de su producto. Por ello, aspectos importantes como el consumo energético, tiempos de recarga y disponibilidad de las unidades, rendimiento de las baterías luego de un determinado número de ciclos de carga, vida útil (costo de reemplazo y disposición final) de las mismas, durabilidad de los neumáticos y los correspondientes costos de operación y mantenimiento, deberán ser muy bien documentados por SITEUR para que con dicha experiencia adquirida, los futuros proyectos de electrificación del transporte público resulten todavía mejores.

¡Enhorabuena! y esperamos ver próximamente muchos más proyectos de Electromovilidad en México, para lo cual será importante mantener el apoyo financiero del Gobierno a través de los organismos públicos descentralizados.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *