Sistemas de Gestión del Tráfico Universal y sus beneficios en movilidad - Pasajero7

Sistemas de Gestión del Tráfico Universal y sus beneficios en movilidad

RECUPERACION DEL ESPACIO

Los centros de control de tráfico tienen como objetivo principal aplicar diferentes estrategias para mitigar el impacto dinámico del tráfico en las vialidades. Algunas ciudades en el mundo han implementado un recurso tecnológico llamado Sistemas de Gestión del Tráfico Universal (UTMS, por sus siglas en inglés) para lograr alcanzar un control óptimo del tránsito.

Los UTMS incluyen un sistema integrado de información de tráfico (ITCS, por sus siglas en inglés), sistemas de control de operaciones móviles, sistemas de apoyo a la seguridad en la conducción, sistema de ayuda para salvar vidas de emergencia y seguridad pública, sistemas de comunicación e información para peatones, sistemas de gestión de protección medioambiental, sistemas rápidos de prevención de vehículos de emergencia, sistemas avanzados de información móvil y los sistemas de prioridad de transporte público.

Cada uno de estos programas se encuentra conectado a un centro de control de tráfico, quien se encarga de dar respuesta a los datos que se registran en campo.

Los sistemas integrados de información de tráfico obtienen informes de los volúmenes vehiculares mediante el uso de sistemas de transporte inteligentes (ITS, por sus siglas en inglés), como por ejemplo, sensores de automóviles (balizas infrarrojas, de ultrasonido, de radar, etc.), computadoras y cámaras de monitoreo. Cada dato recabado por los ITS es emitido a los centros de control de tránsito para su análisis en tiempo real. Una vez que se procesan los datos, el centro de control devuelve la información a través de instrucciones en paneles informativos, avisos por radio, sistemas de telecomunicaciones y/o en la modificación de los tiempos de ciclo en los semáforos, con el objetivo de satisfacer la demanda de peatones y vehículos.

¿Cuáles son sus beneficios en movilidad?

Los sistemas integrados de información de tráfico tienen un objetivo general, que es evitar que las corrientes vehiculares sufran demoras en las intersecciones semaforizadas, sin embargo, cada subsistema tiene un propósito y beneficio diferente. Por ejemplo, los sistemas de prioridad de transporte público, que están dirigidos para medios de transporte que circulen en un derecho de vía tipo B o C, tienen como meta atender a las unidades lo más rápido posible en un cruce semaforizado, ya sea programando sistemas coordinados de semáforos, extendiendo el intervalo de verde o reduciendo el tiempo de rojo para que los vehículos mantengan la velocidad de operación con la que están conduciendo, y así reducen el tiempo de recorrido.

Los sistemas avanzados de información móvil tienen como propósito notificar a los usuarios sobre las condiciones del tráfico en tiempo real. Esto permite a los conductores y/o administradores de flotillas vehiculares tomar la ruta óptima para así reducir el tiempo de viaje.

Los sistemas de gestión de protección medioambiental permiten la reducción de emisiones contaminantes en las vialidades con mayor demanda, esto se logra mediante la transmisión de datos sobre la contaminación del aire al centro de control, quien se encarga de ofrecer rutas alternas para poder reducir las externalidades en la zona.

Los sistemas de comunicación e información para peatones ofrecen una elevada seguridad para las personas mayores o discapacitadas, ya que el programa tiene como objetivo notificar a los transeúntes el momento en que pueden cruzar las calzadas de manera segura.

En suma, la implementación de las UTMS, ayudaría no solo a agilizar la movilidad de los modos de transporte público, vehículos de carga y automóviles; aumentaría la seguridad de los peatones, podría cooperar en la gestión del combustible de los operadores de transporte (público de pasajeros o carga) y conductores.

Además, se conseguiría reducir el consumo energético por estar detenido en los cruces, se podría aumentar el rendimiento de combustible por mantener una velocidad constante, se evitarían las aceleraciones y frenados repentinos por estar en colas de tránsito, se reducirían las emisiones contaminantes, etc.

Actualmente, los sistemas integrados de información de tráfico, en conjunto con los ITS, están presentes en las 47 jurisdicciones territoriales del Japón. Cada prefectura, con base en sus problemáticas, cuenta con uno o más subsistemas para la gestión del tránsito, sin embargo, 

los sistemas de prioridad de transporte público y los sistemas de comunicación e información para peatones son los más utilizados en el país asiático.

En la Ciudad de México (CDMX) existen 18 mil intersecciones primarias, 3,200 se encuentran semaforizadas con tres subsistemas, los cuales son: EYSSA, SEMEX e INMER (Plan Estratégico de Movilidad, 2019). Algunos controladores del tránsito tienen instalados video sensores de frecuencia, cuya función radica en calcular el tráfico y evitar la saturación de las vialidades. Los video sensores, al igual que los ITCS, transmiten la información al centro de gestión, quien regresa instrucciones a los semáforos para cumplir con la demanda que tienen las vialidades. Además, a partir del 2019, el gobierno de la CDMX ha iniciado con la instalación de semáforos inteligentes en los cruces más conflictivos de la capital, lo que puede dar como resultado mayor seguridad, reducción en las demoras y un mejor nivel de servicio para vehículos y peatones.

La Ciudad de México se encuentra relativamente atrasada en función de la infraestructura para el control del tránsito con respecto a las jurisdicciones japonesas, sin embargo, los sistemas de gestión del tráfico universal cuentan con la facilidad de poder implementar paulatinamente los diferentes subsistemas, tal y como algunas prefecturas de Japón lo hicieron.

Esto puede permitir a la capital, y a diferentes ciudades de la república, realizar la introducción de los sistemas integrados de información de tráfico que solucionen sus problemas, con el objetivo de mejorar la movilidad de vehículos, transporte público y peatones.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *