12º CIT Congreso Internacional de Transporte y Movilidad - Pasajero7

12º CIT Congreso Internacional de Transporte y Movilidad

loby congreso

El transporte público está enfrentando una crisis histórica que además les exige a los transportistas una transformación total, renovar sus flotas ya no es suficiente, las dificultades que están enfrentando requieren de cambios de fondo, desde la administración, la adopción de nuevas tecnologías, repensar la forma en la que se ofrece el servicio, nuevas políticas públicas que entiendan la movilidad como un derecho; en fin, la pandemia llegó a mostrar lo frágil que es el sector y al mismo tiempo a poner a prueba su capacidad de resiliencia.

Sobre todo el panorama que enfrenta el transporte público y hacia dónde debe encaminarse la movilidad, hablaron transportistas, políticos, activistas y especialistas en el ramo, durante dos días en la 12º edición del Congreso Internacional de Transporte y Movilidad (12CIT virtual) organizado por la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad (AMTM), los días 28 y 29 de abril.

2021-05-03 (3)“La pandemia es un reto de resiliencia para nuestro sector; lo hemos señalado por más de 12 años y lo seguiremos haciendo, necesitamos seguir impulsando el derecho universal a la movilidad de manera integral, eficiente, suficiente, incluyente y amigable.

“El transporte público debe ser el eje transversal de la agenda de todos los gobiernos, para apostar por una movilidad sustentable”, señaló el fundador de la AMTM, Jesús Padilla Zenteno, durante la inauguración del encuentro.

Por su parte el presidente de AMTM, Nicolás Rosales Pallares, indicó que el transporte público registra la mayor caída de su historia, con una pérdida del 80% de la demanda.

2021-05-03 (5)“Es un momento desafiante para todos, pero también una oportunidad para repensar y hacer las cosas diferentes también teniendo nuestros objetivos muy claros, promover e impulsar el transporte sustentable”.

Durante los dos días de actividades, en conferencias magistrales, mesas de diálogo y exposiciones se habló de temas como: equidad en el transporte, salud, medio ambiente y movilidad, el impacto de la Covid-19 al sistema de transporte concesionado, políticas públicas, recuperación del sector, entre otros temas.

Un freno desafiante

El transporte público es el eje esencial de la economía de las ciudades ya que permite a los habitantes llegar hasta sus centros de trabajo y realizar las actividades que mantienen viva la economía de las urbes, coincidieron especialistas durante diferentes mesas de diálogo, en las cuales se refirieron a las afectaciones económicas que han frenado al sector.

Según el Banco Mundial, el rubro del transporte de pasajeros registró pérdidas cercanas a los 400 millones de dólares mensuales por la reducción de entre el 60 y 90% en el uso de transporte público en América Latina debido a la parálisis de las actividades económicas y el temor de los pasajeros a viajar.

Sin embargo y pese al temor, Roberto Sganzerla, experto internacional en Marketing de Transporte y Movilidad, sostuvo que debido a sus características, el transporte público no es un foco de infección de Covid-19.

Mencionó que estudios realizados en Francia, Gran Bretaña, Japón y Estados unidos, han concluido que el transporte colectivo no presenta alto riesgo de transmisión de SARS-CoV-2, en virtud de los protocolos de seguridad que se aplican.

Por otro lado, Pere Calvet Tordera, presidente de la Unión Internacional de Transporte Público (UITP), reconoció que el impacto de la pandemia ha sido para los sistemas de transporte de todo el mundo un golpe inesperado, y que si bien al inicio de la crisis sanitaria había confusión, el compartir experiencias y buenas prácticas a nivel mundial ha permitido que la reactivación paulatina se vaya dando de manera adecuada.

“El compartir buenas prácticas y aplicar las medidas adecuadas ha demostrado que el transporte es seguro, además ha confirmado ser esencial para la movilidad y la recuperación de las ciudades de la crisis… con las medidas adecuadas el transporte es seguro, no se ha comprobado lo contrario”, dijo.

Nuevos modelos de negocios y de planeación de ciudad

Para lograr que el transporte se recupere después de la pandemia y logre una adecuada transparencia económica, es necesario que los medios de financiamiento se renueven y con ello se evite presión financiera, señalaron los especialistas participantes en la mesa “Los nuevos modelos de negocio y esquemas de financiamiento”.

Expertos indicaron que en toda América Latina el sector transporte vivió un severo problema de deuda por la llegada del Coronavirus, con pérdidas que podrían llegar a un billón de dólares, de no atenderse de manera asertiva los créditos vigentes.

Carlos Botello, director para México de Ascendai Group, indicó que se debe impulsar el fortalecimiento de la calidad del servicio, con una inversión en buses eléctricos con mayor capacidad de usuarios, pero en un esquema donde no exista presión por el pago de crédito.

2021-04-28 (35)

“Hay que fortalecer todo el transporte público, porque hay una crisis de liquidez y el costo financiero es muy alto para el sector transporte, con riesgo a perder su concesión o perder las unidades por eso se deben cambiar los esquemas de financiamiento a aquellos que permitan la amortización en un plazo que esté separado de la operación”, expuso.

Por su parte, Orlando Meneses, Heard Of E-Mobility de Chile at Enel X, apuntó que es necesario buscar financiamiento para autobuses de calidad con energía limpia, que permitan la competitividad. Además, planteó la necesidad de esquemas que permitan ir virando hacia la electromovilidad.

Flavio Chevis, director de ADDAX, añadió que es importante tener un sistema de adquisición de autobuses más balanceados y equilibrados. “Se debe tener la operación del sistema como un servicio y tener además una política pública adecuada, que admita  ofertar a la población las unidades apropiadas, y obtener esa oferta a través de estudios que permitan tener garantías que no tengan un costo elevado para el concesionario”.

Martha Lucía Gutiérrez, secretaria ejecutiva de la Red de Sistemas Integrados de Movilidad, manifestó que los espacios urbanos deben ser autónomos y concebir la reconversión de las grandes áreas urbanas hacia zonas multifuncionales y políticas públicas que favorezcan esa idea.

“La pandemia permitió reinventarse a las empresas de suministro y de carga, pues tuvieron que organizar horarios y espacios, lo que tiene que ver con un cambio trascendental”, dijo.

En ese sentido, consideró que las ciudades también deben reinventarse, porque el concepto de movilidad urbana es integral, e incluye al transporte urbano, carga logística y micromovilidad eléctrica.

Se estima que en 2024 en América Latina habrá más de 5 millones de patinetas eléctricas, por lo que será necesaria infraestructura inteligente y un desarrollo urbano, advirtió.

En tanto, Fernando Páez, director de Movilidad de World Resources Institute México, expresó que se debe tener infraestructura segura, que responda a su relación con el espacio público y permita las necesidades de movilización.

Es necesario cambiar la visión de ciudad, dijo, entendiendo que se necesitan ciudades para la gente, integrando la movilidad en la planificación territorial y urbana, con servicios de transporte público e incorporar criterios ambientales para un sistema de movilidad ecoeficiente, además de promover el uso de tecnologías de comunicación e información.

Finalmente, Javier Torner, coordinador del Laboratorio urbano ONU-Hábitat, explicó que la tendencia en el futuro próximo será el de “Ciudades de 15 minutos”, donde los recorridos básicos deben ser de ese tiempo, por lo que hará falta acercar las actividades prioritarias a las personas, con una política de movilidad e integración del transporte, planificación, medio  peatonalización y seguridad vial.

Solo así, indicó, existe la posibilidad de generar una respuesta al cambio climático, mediante movilidad no motorizada y microciudades autosuficientes en la propia urbe.

Transporte, medio ambiente y salud

Además de enfrentar el golpe económico y adecuarse a una nueva movilidad que deberá venir de la mano con un nuevo modelo de desarrollo de ciudad, el transporte y la movilidad deberán adaptarse a las exigencias que trae consigo la crisis climática que se vive actualmente.

De acuerdo con expertos, el planeta exige que se apresure el paso hacia la descarbonización del transporte, toda vez que la combustión de petróleos y derivados es uno de los contaminantes más agresivos y persistentes del mundo, esto además impacta de manera directa en la salud de la población.

“Urge un cambio en la manera en cómo estamos gestionando nuestra demanda y nuestra tecnología en torno a cómo nos movemos; cuáles son las tecnologías del transporte que necesariamente tenemos que implementar para impulsar una descarbonización acelerada para reducir las emisiones y revertir ese colapso climático global.

“La electromovilidad es una tendencia y necesidad en transporte masivo primero, y después en el transporte privado, pero además el cambio tecnológico no es suficiente, necesitamos evitar las emisiones a través de una reducción importante de la demanda de viajes, un primer elemento para disminuir el uso del automóvil y por lo tanto la combustión de petróleo”, comentó, Jorge Villareal Padilla, director de Política Climática de la Iniciativa Climática de México.

Por su parte Arturo Cervantes Trejo, presidente de la Alianza Nacional de la Seguridad Vial (ANASEVI), señaló que más del 80% de las ciudades en México superan los niveles de contaminantes recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para un aire seguro.

2021-04-29 (39)

“El aire en México tiene una media anual de 20 microgramos por metro cúbico de partículas, y esto es más del doble considerado como seguro por la OMS.

“Esto es elemento clave en muchas de las enfermedades que aquejan a la población, hay más de 8 millones de enfermedades no transmisibles relacionadas con el medio ambiente; sin duda, el aire es un asesino invisible y aunque no siempre se percibe está relacionado con casi el 40% de las muertes por cáncer de pulmón y una tercera parte de las cardiopatías… Esto nos da un panorama de la gravedad de la situación y de la necesidad de mejorar la calidad del aire”.

Durante su participación en la mesa “Transporte, medioambiente y salud”, Bernardo Baranda Sepúlveda, director en Latinoamérica del ITDP, agregó que, la mala calidad del aire y sus consecuencias, impactan de manera negativa entre un 3% y un 5% en el Producto Interno Bruto (PIB) del país, por todas las afectaciones económicas y de calidad de vida de la población.

“Después de la pandemia podemos observar que, los viajes caminando aumentaron, al igual que los viajes en bicicleta, sin embargo, lo que es muy preocupante es que los viajes en autobús y Metro disminuyeron, mientras que los viajes en vehículo privado aumentaron; esto nos puede servir como una señal, un recordatorio de lo que queremos y no queremos en el futuro… la reflexión es que la motorización y la contaminación aumentan los riesgos de salud pública”.

La moderadora de la mesa, ‘Transporte, Medio Ambiente y Salud’, fue Adriana Lobo, directora ejecutiva del WRI México, quien para cerrar externó que “una buena movilidad tiene que ver con nuestra salud y el de nuestro planeta, y la entrada de la pandemia nos ha planteado retos adicionales a los que ya teníamos, pero también algunas oportunidades… vale la pena pensar ¿cuál es el nuevo modelo? Hay un cambio a los modos de movilidad muy importantes que serán complementarios al transporte público, y todo eso debe de analizarse y encontrar el mejor híbrido para hacer frente a los cambios con una movilidad limpia”.

La innovación como eje de la recuperación

Ante un panorama desolador, o bien un espacio de oportunidades, durante los dos días de diálogo establecidos en el marco del 12CIT, los ponentes coincidieron en que solo quienes se atrevan a innovar, a transformarse sobrevivirán a esta situación extraordinaria.

Durante su conferencia magistral “El futuro de la movilidad post Covid-19”, Rodolfo Guzmán, socio gerente para las Américas de Arthur D Little, enfatizó en que la innovación y la capacidad de adaptarse a los cambios en la movilidad que han llegado con la pandemia, serán ejes claves para la recuperación del sector del transporte de pasajeros, pues los empresarios del sector “deberán adaptar sus ofertas y modelos operativos para aumentar la  preferencia y la resiliencia”, subrayó.

Guzmán realizó una serie de reflexiones y recuento de cómo la pandemia ha impactado a los diferentes modelos de movilidad en todo el mundo y agregó que “es un momento decisivo para la movilidad. La Covid-19 ha hecho que la sociedad se dé cuenta que es posible cambiar los hábitos de movilidad”.

Sin embargo, esta situación debe entenderse como una oportunidad para los transportistas de adoptar nuevos modelos de administración, adecuar el servicio y favorecer herramientas tecnológicas que mejoren la oferta y el rendimiento de su empresa, pues de no hacerlo su existencia está en juego.

“Es probable que la crisis acelere las tendencias preexistentes que afecten a la oferta y la demanda… que podrían ser beneficiosas si se actúa sobre ellas; es decir, si se adaptan y transforman a una nueva realidad que llegó de manera vertiginosa sobrevivirán y saldrán fortalecidas, de no hacerlo la extinción de la empresa es algo seguro”, apuntó en sus conclusiones.

Aseguró que las autoridades tienen un papel fundamental para acelerar el cambio formulando y facilitando sistemas de movilidad más avanzados, que se adapten a la demanda social y necesidades de las ciudades.

Como parte de las conclusiones del encuentro en el que participaron de manera virtual 59 especialistas internacionales de Brasil, Argentina, Costa Rica, Colombia, Chile, Uruguay, Estados Unidos de América, España, Israel y México, se enfatizó en la necesidad de apostar por un cambio en la movilidad con subsidios al transporte y nuevas tecnologías.

Indicaron que, después de lo vivido en la pandemia, en México, al igual que en gran parte de las ciudades de Latinoamérica, es necesario cambiar el actual esquema de movilidad, con más inversión pública, programas de subsidios y uso de nuevas tecnologías.

El reto es la sobrevivencia

Previo a la clausura del evento, Jesús Padilla Zenteno, explicó que el verdadero reto de las ciudades “siempre será mover más personas en transportes amigables, verdes y que generen el mínimo de contaminación para mejorar la salud de los habitantes”.

Añadió que para los transportistas el reto ahora es la sobrevivencia, porque tras la pandemia no todos los bancos fueron generosos para dar tiempos de gracia en el pago de activos financieros por la flota de unidades y muchos no tienen para pagar los adeudos, por lo que están en riesgo de quebrar, sobre todo en la Ciudad de México, donde se realizan 23 millones de viajes por día, por lo que urgen esquemas para fondear los nuevos modelos de transporte y los anteriores.

“Este momento que estamos viviendo nos obliga a una gran reflexión que pone a prueba nuestra capacidad de cambio; en los siguientes años debemos trabajar para tener una nueva configuración en la prestación y organización del transporte, es un hecho que la relación con el gobierno tiene que cambiar, debemos estar mucho más cerca y debe haber una gran inversión pública, como nunca, para que esto sea posible en términos de la realidad que vivimos”, destacó Padilla.

A su vez, Eleonora Pazos, jefa de la oficina para América Latina de Unión Internacional de Transporte Público, expuso que hay una preocupación por el sector transporte, ya que tras el Covid están desapareciendo muchas empresas de ese sector, que no consiguen como operar sin subsidios y sin usuarios.

“Es fundamental rescatar el transporte público, que no solo forma parte de la economía de las ciudades, sino que ayuda a mejorar la calidad de vida, porque es un sector que emplea, que se moderniza y que moviliza a miles de millones de personas en toda América Latina.

“Las autoridades en todos sus niveles deberán tener una participación más activa y un papel importante por la pérdida de usuarios, acrecentada por la pandemia y el aumento del costo operacional en los sistemas y la suspensión de servicios por los proveedores, para tener un rescate del transporte y no crear una competencia desleal”, añadió la especialista.

Felipe Targa, especialista en transporte urbano del Banco Mundial, señaló que el financiamiento es importante para los transportistas y con ello acabar las inequidades que dejó la pandemia.

“Se debe avanzar en erradicar brechas y generar aspectos no tradicionales, que permitan sacar a flote y evitar la quiebra de algunos de servicios”, expuso.

En el cierre del 12 CIT Virtual, el presidente de la AMTM, Nicolás Rosales Pallares, quien fue el moderador de la mesa final, reportó que durante el encuentro hubo 2 mil 200 registros de 22 países.