2020 UN AÑO DE TRANSFORMACIONES - Pasajero7

2020 UN AÑO DE TRANSFORMACIONES

romero imagenEl entusiasmo de un año nuevo se hizo polvo con la llegada del COVID-19, sin imaginar los grandes cambios que este año traería, de lo que sí estoy seguro es que es un año lleno de desafíos, además de un parte aguas para toda la humanidad. Como nunca, el mundo está experimentando una desaceleración en sus funciones, es decir, el mundo vive la más larga cuarentena de la que se tenga memoria, generando una serie de consecuencias sociales y económicas.

Consecuencias que nos obligan a caminar hacia una nueva realidad, a la que se le conocerá como la realidad post covidiana. La primera etapa de la cuarentena fue de encierro, de mucho estrés y de no saber qué pasa. Lo realmente difícil fue que al retirar las medidas de encierro, nos enfrentamos a una nueva realidad; realidad que aún estamos tratando de entender.

Si de algo tenemos que estar satisfechos es que logramos enfrentar el proceso de distanciamiento social de una manera efectiva, cosechando beneficios como: reducción en el número de contagios, disminución de la contaminación ambiental, reducción del ruido, disminución de accidentes y fatalidades en las vías urbanas, y reducción del consumo de combustibles fósiles. Esta experiencia nos sirvió de preparación para futuras contingencias, sean ambientales (niveles altos de contaminación) o sanitarias (epidemias y pandemias).

¿CUANDO INICIÓ LA DESACELERACIÓN EN EL ÁREA METROPOLITANA DE GUADALAJARA?

Con la llegada del virus a México, las autoridades decidieron reducir  el ritmo de vida de las ciudades, llevando a cabo las siguientes acciones:

UNO. A partir del 13 de marzo del 2020, se suspendieron actividades en locales nocturnos, así como eventos y actos masivos.

DOS. El sector educativo cerró los centros educativos el 17 de marzo del 2020, esta función urbana de no haberla cerrado, aceleraría la tasa de contagio.

TRES. De igual manera, el 22 de marzo del 2020, el gobierno de Jalisco determinó reducir las actividades no esenciales, obligando a sus propietarios a mantenerlas cerradas.

Estas acciones generaron cambios, principalmente en la preferencia de las actividades de los diferentes sectores. La prioridad fue reducir el número de fallecimientos y evitar la pérdida de las fuentes de trabajo, buscando impedir una catástrofe económica y social. Estos cambios realizados son: las autoridades en la aplicación de las políticas públicas; el sector académico, en la forma de enseñar; el sector comercio, en la forma de adquisición de bienes y servicios; el sector empresarial, al efectuar algunas actividades desde casa. La mayoría de los cambios fueron resueltos por la tecnología. Es importante decirlo, en voz alta, “GRACIAS A LA TECNOLOGÍA, NO SE PARALIZÓ EL PLANETA”.

EFECTOS EN LA MOVILIDAD Y EL TRANSPORTE URBANO

Al cerrar parcial o totalmente algunas funciones urbanas, la movilidad y el transporte público de la ciudad se transformaron; el primero, al reducir el nivel de servicio de las vialidades a nivel de servicio  b, c y d (flujos estables), el segundo al presentar un fallo de mercado, provocado por una variable exógena (pandemia), ubicándolo a este, en una situación de ineficiencia en la asignación de los recursos comprometidos, por la pérdida de ingresos. Situación provocada al reducir hasta en un 60% de los usuarios transportados regularmente. Es necesario reforzar la idea, de que las pérdidas que se viven, solo se podrán recuperar haciendo eficiente la administración y operación de las empresas de transporte.

La desaceleración de la ciudad afectó principalmente a 4 de las funciones urbanas que obligadamente cambiaron, estos, ocasionaron un importante impacto al número de desplazamientos urbanos, sin poder asegurar si algunos de los cambios son de forma temporal o definitiva, lo realmente importante es dimensionar las variaciones en estas 4 funciones: social, el comercio, el estudio y el trabajo.

Para darnos una idea de los viajes que se perdieron por sector, y al no contar con datos actualizados, consideraré los resultados del Estudio Multimodal de Origen y Destino (EMOD) 2008, modificando el número total de viajes realizados, a 10.5 millones, respetando la distribución por motivo de viaje, esta información nos permite acercarnos a los valores de referencia.

VIDA SOCIAL

La cancelación de la vida social y diversión en áreas públicas puede generar una reducción de hasta el 9% de viajes según el EMOD; esta cancelación ha incrementado la relación familiar y disminuido las relaciones sociales entre amigos y amistades. Solo podemos decir que los viajes realizados por este motivo de acuerdo al EMOD son aproximadamente 945 mil.

COMERCIO

En lo que se refiere a las compras de artículos de primera necesidad, o pagos de productos o servicios, el EMOD dimensionó en un 17% los viajes efectuados por este motivo. De igual manera solo podemos decir que los viajes realizados por este motivo sumaron 1.785 millones de viajes.

ESTUDIO

Se considera a esta función urbana en esta pandemia la que mayor influencia tiene en los cambios de la movilidad, recordemos que este sector representa el 20% de los viajes realizados. Si cerramos en 10.5 millones el número de viajes diarios que se efectúan en el área metropolitana de Guadalajara, en términos generales se dejaron de realizar 2.1 millones de viajes.

Estos viajes se dividieron entre los siguientes modos: 52% de los viajes a la escuela se hacen caminando, representando 1´092,000; en segundo lugar es el transporte colectivo realizando el 27% de los viajes a la escuela, representando 567,000; en tercer lugar es el vehículo particular con el 17% de los viajes a la escuela, representando 357,000 viajes; el 4% restante se divide entre viajes en transporte escolar (3%) y viajes en taxi, bicicleta y motocicleta (1%).

TRABAJO

Los desplazamientos al trabajo representaron 32% de los viajes registrados en el EMOD. De igual manera solo podemos decir que los viajes realizados por este motivo son 3.36 millones.

Somos conscientes que la revolución digital que vive el mundo fue el cimiento para evitar la quiebra de muchas empresas que al ser reconocidas como empresas no esenciales, deberían cerrar sus actividades, enfrentando la inactividad y pérdidas económicas; algunas empresas ya contaban con incipientes políticas del trabajo en casa (digitalización de actividades), y han continuado algunas actividades desde la casa de sus empleados, otras, no tenían sentadas las bases al no tener sistematizadas sus empresas, por lo que han entrado en un proceso de crisis que en el mayor de los casos los pudieran llevar a la quiebra.

Finalmente, ante la desaceleración de actividades, la crisis económica no se hizo esperar, obligando a los diferentes sectores a prepararse para este tipo de eventualidades. No sabemos si lo realizado de manera improvisada se quedará, pero lo que sí nos queda claro es que juntos sociedad y gobierno deberán trabajar en el desarrollo de un protocolo que considere como enfrentar este tipo de problemas, y que su objetivo sea reducir el número de muertos, reducir el número de empleos perdidos, reducir la pérdida de los ahorros de las familias Tapatías, así como, de qué manera apoyar económicamente a las empresas de transporte público. Este protocolo debe ser la base para la determinación de programas y proyectos que hagan que este tipo de crisis puedan ser de menor impacto y que cada programa o proyecto hagan a nuestra ciudad y sociedad más resiliente.