La movilidad requiere tomadores de decisiones profesionales en su área - Pasajero7

La movilidad requiere tomadores de decisiones profesionales en su área

tomadores de decisiones

La movilidad urbana se ha convertido en uno de los pilares centrales del desarrollo de los países de las grandes ciudades. En México, expertos advierten la necesidad fundamental de que los funcionarios de las dependencias y áreas de movilidad en los diversos estados y municipios, tengan los conocimientos básicos o especialidades para encauzar políticas públicas que beneficien a millones de ciudadanos de las grandes urbes.

De acuerdo con los expertos, se debe poner en estos puestos a conocedores en movilidad, toda vez que dinamizar el movimiento social todos los días de miles de transportistas públicos y privados, vehículos particulares, taxis, peatones y el comercio en 32 estados, 2,457 municipios y 74 Zonas Metropolitanas que concentran el 65% de la población que producen el 70% del  PIB en todo el país, requiere ser dirigido por especialistas que organicen de manera profesional los modelos de ordenación en materia de movilidad.

Los especialistas piden dejar de lado el aspecto político en este tipo de cargos públicos, ya que se trata de puestos de representación popular que necesariamente necesitan a gente preparada y conocedora de las áreas indispensables para el desarrollo económico y social del país.

Funcionarios políticos y sus operadores especialistas

Fernando Páez, Director Operativo de WRI México, habla en exclusiva con Pasajero7 y contextualiza la importancia para la movilidad nacional y la importancia de que los secretarios de movilidad sean expertos certificados en su ramo

“Si, es imperativo que estos funcionarios se capaciten de manera permanente para su aporte en términos de la gestión. Esto va más allá de la experiencia que pudiera tener un funcionario al que se le asignó una función en el ramo que sea, y tiene que ver con el concepto de la gerencia pública. Ahí hay que entender muy bien que un gerente público de este nivel de secretario debe ser un profesional, eso sí, altamente calificado para lo que se denomina en términos de la gestión pública la profesión gubernamental.

“Lo que es importante en este tipo de niveles de funcionarios es que puedan tener habilidades para que a través de su liderazgo y activa cooperación, puedan lograr que el personal que tiene a cargo en su secretaría sea capaz de conseguir altos niveles de eficiencia para obtener los objetivos finales que tiene la entidad”, resalta.

En este sentido, sí se requiere experiencia en los secretarios. “Es lo ideal que el funcionario que está en educación sepa de educación, que el que está en movilidad sepa de movilidad, eso es lo ideal. Pero este ideal en los sistemas políticos nuestros es difícil de conseguir, pero lo que sí es importante, es que ese concepto de gerente público se entienda de tal manera que tenga la habilidad de dirigir esa orquesta a su cargo, en este caso la movilidad, y eso implica que en su equipo haya personal calificado que pueda desarrollar esa propia función”, explica Páez.

En este orden de ideas, destaca: “Yo creo que el problema está más allá. Es cómo lograr que la institucionalidad en México logre equipos de base que sean mucho más permanentes. Veamos ¿Qué pasa en las instituciones y en específico en las secretarías de movilidad? Cada vez que llega un secretario trae un nuevo equipo. Equipo que realmente no está tan fuerte en temas que  requieren de experiencia.

“En mi concepto, lo que hay que crear en las entidades públicas en áreas como los de movilidad, son grupos de funcionarios mucho más permanentes que produzcan y tengan capacidad técnica dentro de la institución y generen aprendizajes, de tal manera cualquier gerente público que llegara, ojalá con conocimiento técnico, pero si no lo tuviese, tiene una masa crítica dentro de la institución que le permite llevar a cabo las funciones que les son asignadas”, destaca el directivo de WRI.

Y expone: “Yo creo que en términos de instituciones mexicanas tenemos un gran reto. Porque esos cargos de funcionarios que ejercen la movilidad se mueven cada vez que se mueve la administración. La rotación de los secretarios de movilidad en México es altísima. Entonces, no hay tanto experto en movilidad para garantizar ese tipo de rotación. Pero sí al igual que rotan los secretarios, rotan los equipos que trae, pues es muy difícil generar esa capacidad técnica y ese conocimiento al interior de las organizaciones”.

Para resumir, agrega, “ es ideal que el gerente público encargado de una secretaria sea un especialista en el tema. Pero yo diría que eso podría llegar a ser utópico. Segundo, si debe tener habilidades de gerente público en términos de planeación, de gestión y también en términos de gestión política, porque la movilidad requiere eso. Pero también en términos de comunicación y en términos de lograr que los equipos a cargo alcancen esa eficiencia en programas, planes y proyectos alrededor de la movilidad”, alude.

El reto, concluye:

“No está en las cabezas. Sino en generar capacidad técnica permanente en las instituciones públicas sobre los temas de movilidad y la capacitación tiene que estar presente. Es muy diferente el liderazgo a la capacidad técnica institucional para lograr los cambios, para conseguir una movilidad sustentable en México”. 

Evadir los compadrazgos políticos

En conversación con Pasajero7, Eduardo Garduño Campa, catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México, pone énfasis en el grave problema de profesionalización en los burócratas a cargo de la movilidad en el país.

“La falta de resultados no solo es atribuible al titular de las secretarías en cuestión, sino también a subsecretarios, directores o responsables de área, entre otros. Ellos son los encargados de planificar, desarrollar y aplicar las políticas públicas. Se calcula que el 80% de los funcionarios a nivel nacional no tienen especialización en temas de movilidad y a diario vemos las consecuencias”, subraya.

Tiene en claro que estos espacios se dan por cuestiones políticas y no por especialidad.

“Esto obedece a que muchas veces se asignan personas en áreas que no son de su competencia. En ocasiones a los funcionarios los asignan en un cargo para el cual no tienen el perfil adecuado. La gran mayoría de los gabinetes se integran por gente que no está comprometida con el servicio público, sino con un grupo de interés político al que pertenecen”, declara el académico.

Para los conocedores en la materia, la dinámica social que incluye diversas vertientes incluido el transporte público, los peatones y el tan importante intercambio de bienes y servicios, debe de recaer en personas calificadas con un alto conocimiento en sus funciones, una profesionalización permanente en las instituciones y dejar de lado el compadrazgo político que tanto daño le ha hecho a la movilidad en todo México.