El creciente uso de la motocicleta es el reto es el gran reto de la seguridad vial - Pasajero7

El creciente uso de la motocicleta es el reto es el gran reto de la seguridad vial

el creciente uso de la motocicletaMás de la mitad de los siniestros con motociclistas fallecidos son causados por el motorista, de acuerdo al estudio presentado por la Fundación MAPFRE y la Asociación Española de la Carretera. El informe destaca, además, que el exceso de velocidad, manejar sin precaución, el consumo de alcohol y la ingesta de drogas son los factores de riesgo que más influyen en un accidente mortal de moto.

Otro factor importante es el de no usar un casco, o que no sea de la talla adecuada, que se encuentre abrochado y ajustado correctamente, algo que llega a provocar hasta el 6% de los fallecimientos en motociclistas y casi el 30% en conductores de ciclomotores, según el estudio.

Se subraya que la mayoría de fallecidos, un 95%, son hombres y que los siniestros mortales de moto se producen principalmente durante el fin de semana.

El informe señala que en 2019 uno de cada cuatro fallecidos en siniestros de tráfico en España eran motociclistas y que casi la mitad de ellos perdieron la vida durante el fin de semana.

El número de fallecidos en moto y ciclomotor en los últimos 10 años se ha reducido menos que el de ocupantes de automóviles y el estudio ha concluido que esto se debe al aumento del parque de motos en un 38% en España desde 2009, mientras que el de turismos solo ha aumentado en un 12%.

Otro dato significativo es que, aunque en las zonas urbanas se registran más siniestros, estos son menos mortales, mientras que en las zonas interurbanas se producen menos colisiones, pero con mayor mortalidad.

Este retrato de lo que sucede en España, es solo un acercamiento a lo que se vive en todas las ciudades de América Latina; otro ejemplo es el Estado de México, donde los percances en los que se vieron involucrados motociclistas se duplicaron de 2015 a 2019, de acuerdo con información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y en la mayoría de estos hechos la responsabilidad fue atribuida a los conductores.

Acorde con la encuesta “Accidentes de tránsito terrestre en zonas urbanas y suburbanas”, hasta 2019 se habían contabilizado 3 mil 985 accidentes en los que motociclistas estuvieron involucrados, sólo en el EDOMEX.

Para los mexiquenses 2019 fue el año con más accidentes donde están involucradas motocicletas, por esta razón los conductores de motocicletas están sujetos a ser víctimas en los accidentes de tránsito derivado de la conducción de los operadores.

En los últimos cinco años, poco más del 80 por ciento están relacionados con ellos; mientras que en menor grado se registraron como causas que un peatón se atravesó, la falla del vehículo, la mala condición del camino o alguna otra causa no contemplada en el catálogo del INEGI.

Si bien el año con más percances de tránsito para este sector fue 2019, sobresale que en 81.73% es decir, en cuatro de cada cinco accidentes los conductores de automóviles fueron los responsables. Sin embargo, en 2 mil 149 hechos solo fueron reportados daños de tipo material; en mil 789 documentaron episodios no fatales; y en solo 47 se registraron muertes, 43 de ellas vinculadas directamente con los operadores.

La responsabilidad del conductor

De acuerdo a los estudios, el 98% de los conductores accidentados no llevaba ninguna prenda reflectante y un 3% de ellos ni siquiera utilizaba casco. Además, se destaca que las lesiones no mortales más frecuentes se produjeron principalmente en el tronco, en un 28%, y en las piernas, en un 27%, y que la mayoría de los incidentes mortales fueron resultado de una salida de la vía, una colisión frontolateral y una caída.

Los estudios reflejan que cuatro de cada diez conductores no utilizaban equipamiento de seguridad, exceptuando el casco, y el uso de algún otro elemento de protección —como airbags, chaquetas con protecciones, guantes y botas especiales, entre otros— eran más habituales en carretera, donde los usaban más de un 70% de las personas que perdieron la vida, que en ciudad, donde solo los utilizaban el 25% de los fallecidos de los que se disponía información.

El informe español, y parte del reporte del INEGI coinciden al presentar una serie de propuestas para reducir la mortalidad vial de los motociclistas.

El perfil del fallecido es el de un varón, de entre 35 y 44 años, con permiso clase A y con 20 años o más de antigüedad, que se sale de la vía o se cae de la moto sin implicación de otro vehículo.

Los niños, los más vulnerables a la inseguridad vial en México

Niños-moto-El-EsquiuLos accidentes de tránsito cobraron la vida de 11 mil 155 niños menores de 14 años en la última década, lo que ubica a estos percances como el principal motivo de muerte infantil por causas violentas o accidentales en nuestro país, tras superar las obstrucciones de vías respiratorias por objetos o los ahogamientos en ríos o piscinas.

Cifras del INEGI revelan que entre 2010 y 2019 las distracciones de los conductores derivaron en un promedio de tres muertes infantiles por día en los últimos 10 años, una media similar a las 4.2 defunciones diarias que ocasionaron los tumores malignos en sus diferentes variables.

Las estadísticas revelan que el simple hecho de caminar en la calle o jugar en espacios públicos representa el mayor peligro para un infante en nuestro país, ya que 3 mil 703 niños perdieron la vida tras ser atropellados, lo que equivale a un tercio de las muertes totales por incidentes viales.

De hecho, el riesgo de atropellamiento es más alto a temprana edad, pues mil 740 niños que perdieron la vida ante el impacto de un auto en movimiento tenían 4 años o menos; mientras que en el rango de 5 a 9 años se presentaron 994 defunciones y entre los adolescentes de 10 a 14 años se registraron 969 casos.

En el informe Calles para la Vida. Trayectos seguros para los niños de América Latina y el Caribe, auspiciado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), señala que 60 por ciento de los niños que viven en Ciudad de México se dirigen a sus escuelas caminando y que la mayoría de ellos provienen de familias de ingresos bajos o medios. Además, el informe sostiene que “la relación entre la pobreza infantil y las lesiones por accidente de tránsito se observa claramente en los centros urbanos de México, donde los niños peatones son los más vulnerables (…) Aunque el padrón ha quedado claro, la respuesta política ha faltado”.

En lo que respecta a los niños que murieron dentro de un vehículo, el INEGI señala que mil 665 viajaban en un automóvil, mientras que otros 441 infantes fallecieron en camionetas y otros 107 lo hicieron en autobuses de pasajeros.

Un aspecto que destaca en las muertes infantiles es el uso de la motocicleta, ya que al menos 426 menores de 14 años perdieron la vida mientras utilizaban este medio de transporte ligero.

Además, la mayoría de los casos se observan en Jalisco (39), Tabasco (33), Veracruz (30) y Chiapas (28); la mayoría son entidades con altos niveles de rezago social. Ante esta situación, la Unicef explica que “los niños pequeños rara vez utilizan cascos autorizados, en parte porque no existen cascos autorizados para niños menores de tres años, pero también porque no está regulado ni se impone” y que el uso de otras medidas como el uso de ropa de gran visibilidad en América Latina es muy bajo.

Menores de 4 años, los más vulnerables En general, el grupo de niños y niñas más afectado por los accidentes de tránsito fue el que oscila entre los cero y 4 años, el cual registró 4 mil 380 defunciones a lo largo de la década; datos oficiales revelan que al menos 765 de las víctimas mortales todavía no cumplía un año de vida.

Con el fin de prevenir los decesos de los bebés durante un choque vehicular, la Fundación Mapfre señala en sus guías de transporte del recién nacido que las sillas de transporte infantil deben colocarse en el asiento de atrás, dando la espalda al conductor hasta que los niños cumplan cuatro años.

Después de dicho periodo los infantes pueden dejar de usar los sistemas de retención infantil, pero deben seguir viajando en el asiento trasero hasta que cumplan 12 años o superen los 1.45 metros de altura, según se explica en el Reglamento de Tránsito de la Ciudad de México.

A pesar del relajamiento en las medidas de seguridad conforme crecen los niños, los grupos de edad entre los 5 y 9 años reportaron un descenso significativo de las muertes por accidentes de tránsito con 2 mil 867 casos y entre los 10 y 14 años sumaron 3 mil 908 decesos.

Casos por entidad

Los registros del INEGI ubicaron al Estado de México y a Jalisco como las entidades federativas con más defunciones de niños menores de 14 años por accidentes automovilísticos, pues ambas demarcaciones concentran casi 20 por ciento de todas las muertes registradas en la década pasada.

En la demarcación gobernada por Alfredo del Mazo, perdieron la vida mil 39 infantes por percances vehiculares, de los cuales 459 casos fueron peatones atropellados, 200 murieron dentro de un auto o camioneta particular, 22 por ir a bordo de una motocicleta o bicicleta y el resto está catalogado como “otros accidentes de transporte terrestre”.

Por su parte, Jalisco tuvo un número de muertes infantiles similar al sumar mil 10 casos, entre ellos 433 fueron por atropellamiento, 73 fallecieron como ocupantes de un vehículo y otras 47 en percances con motonetas o bicicletas; el resto fue catalogado como “otros”.

A las dos entidades mencionadas le siguen Guanajuato (775), Puebla (620), Chihuahua (569) y Sinaloa (511) como las zonas con mayor mortalidad infantil por accidentes viales. Entre estas seis entidades se concentra el 40 por ciento de todas las defunciones registradas en el país.