Interminable crisis en el transporte de pasajeros - Pasajero7

Interminable crisis en el transporte de pasajeros

interminable crisisComo insostenible y crítica, calificaron transportistas, la situación actual del transporte público de pasajeros, que a más de un año de cumplido el periodo de confinamiento, produjo la reducción de un 60% en el número de usuarios y pérdidas que podrían alcanzar 9 mil 800 millones de pesos.

Transportistas del Estado de México, CDMX, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León, Puebla y Chihuahua -entrevistados por Pasajero7- coinciden en que se está ante la peor crisis que haya enfrentado el sector.

Organizados en grupos para protestar o hacer públicas sus peticiones de apoyo, señalaron que hay una especie de indiferencia por parte del gobierno, ya que a excepción de los bonos de gasolina que otorgó en su momento la Ciudad de México a propietarios de autobuses y microbuses, en otras localidades no ha habido ningún tipo de apoyo y mucho menos para propietarios de taxis que han quedado prácticamente fuera de los programas de ayuda.

Entre las problemáticas a las que se enfrentan propietarios y conductores, coinciden que se ha tenido que reducir la flota de unidades lo que ha ocasionado que no puedan cumplir con el pago de las mensualidades de aquellas que aún están en financiamiento; asimismo,  quienes aún no han podido renovar sus unidades se ven imposibilitados en hacerlo debido a que el ingreso que se percibe actualmente “no llega ni alcanzar el mínimo que cubra sus necesidades básicas de alimentación, salud e incluso educación para sus hijos.

tabla efectos por la disminucion de servicios

En este contexto de afectación, organismos como el Instituto de Recursos Mundiales México (WRI México), la Asociación Mexicana de Autoridades de Movilidad (AMAM), y con el apoyo de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), propusieron la implementación de siete acciones como medidas urgentes para apoyar al sector:

1. Reconocer al transporte público colectivo como un componente esencial para la superación nacional del impacto de la crisis sanitaria, así como sus dimensiones sociales y económicas. Se requiere una visión de Estado, una intervención conjunta con el liderazgo del gobierno federal, en coordinación con los gobiernos locales.

2. Priorizar el diseño y la implementación de medidas que brinden seguridad laboral a las personas trabajadoras del sector.

3. Asignar fondos de emergencia entregados a través de mecanismos transparentes y eficientes, que aporten a la sostenibilidad financiera y operativa de largo plazo.

4. Diseñar esquemas de apoyo federal que contribuyan a la reactivación financiera, económica y social del transporte público, que consideren las necesidades de las distintas ciudades y los diferentes tipos de modelos de operación de transporte público colectivo, siendo los más importantes por su participación en el sector el modelo hombre-camión, el modelo de cooperativas y las pequeñas empresas.

5. Priorizar la aplicación de recursos en sistemas que cuenten con mecanismos de ejecución transparentes y eficientes para la aplicación de los recursos de emergencia, como son las cuentas concentradoras de recursos, los sistemas de recaudo, las tarjetas personalizadas para estudiantes y personas de la tercera edad.

6. Prever la recuperación del sector, tomando en cuenta no solo la compensación de las pérdidas sino la inversión que reactive su transformación y mejora.

7. Establecer esquemas legales e institucionales futuros que prevean la ocurrencia de contingencias y otras emergencias.

Al respecto Nicolás Rosales Pallares, presidente de la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad, mencionó que la recuperación del sector requerirá de un año y medio a dos, ya que tan solo en un periodo corto de tiempo la pandemia por el Covid-19 se ha convertido en la mayor crisis económica para los servicios de transporte público en décadas. Los sistemas de transporte vieron una caída de la demanda entre el 75% y el 80%, sostuvo el directivo, quien puntualizó que en el caso de los sistemas de transporte público, solo viven de la tarifa, ya que no cuentan con algún tipo de subsidio.

Rosales Pallares, quien se encarga además de la curaduría del Congreso Internacional de Transporte que organiza anualmente la AMTM, comentó que “el problema más grave que enfrentan los operadores de transporte público ya sea en el modelo hombre-camión o empresa, derivado de la baja percepción de recursos, es la factibilidad de continuar la operación de los propios sistemas y cumplir con sus compromisos financieros, como los pagos relacionados con flota, operación, mantenimiento, nómina, etc.”.

Transportistas piden apoyo

En la Ciudad de México, transportistas bloquearon el pasado mes de marzo avenidas de la capital del país para solicitar a las autoridades un aumento de dos pesos en el costo de la tarifa dado que, aseguran que las circunstancias actuales no les permiten tener una buena operación y menos pensar en algún tipo de renovación de unidades.

Tras el bloqueo, los agrupados en la Fuerza Amplia de Transportistas señalaron “solo nos dieron excusas para avanzar en el problema económico-financiero que tenemos por la falta de una tarifa justa, lo cual provoca que las mesas de trabajo se conviertan en un diálogo de sordos donde ellos ganan tiempo y nosotros seguimos perdiendo cada día capacidad de operación”.   

A la reunión asistieron Nicolás Vásquez Figueroa, Francisco Carrasco, José Luis Tenorio, Enrique Hernández, Pedro Chávez, Esteban Medina, Domingo Pérez y Víctor González, entre otros, quienes dialogaron con las autoridades en representación de los transportistas. En este encuentro, las autoridades propusieron condonar el 20% en algunos trámites como la revista vehicular, sin embargo, el grupo considero que en nada ayuda al sector porque ha sido generalizado en los recientes años que reciban un 15% de descuento.

“Eso y nada es lo mismo”, refirieron los representantes de los transportistas al reseñar los resultados de la reunión pactada con autoridades del gobierno de la Ciudad de México, entre ellos el Secretario de Movilidad, Andrés Lajous. “No fuimos a que nos entretengan y desgasten nuestro movimiento, fuimos por respuestas claras y no las tienen”.

El vocero, Nicolás Vásquez, dijo que las mesas de trabajo son un recurso retórico del gobierno para crear un ambiente de simulación, pero que solo sirve para desgastar a los ciudadanos mientras ellos (gobierno) quieren ganar tiempo.

En entidades como el Estado de México, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León, Puebla, Chihuahua y Sonora, no hay excepción sobre esta crisis. En entrevista para Pasajero7, Mario Hernández, representante de la Confederación Nacional de Transportistas Urbanos y Suburbanos de la República Mexicana A.C.(CONTURMEX), aseguró que las molestias que tiene el transportista en el país son justificadas, ya que se sabe que ellos solo viven de la tarifa y no hay ningún tipo de subsidio.

Si a lo anterior le sumamos -expresó- que hay estados con elecciones este año, la situación se vuelve más complicada; los que están no quieren hablar de apoyos, menos de incrementos a la tarifa y los que aún no llegan tampoco se quieren comprometer en tanto no pasen las elecciones.

“A los compañeros en Guerrero, Sonora, Toluca y otros lados se les dice que tenemos que ser institucionales y aguantar un poco más, ahorita tenemos que esperar que haya beneficios para nosotros o apoyos como bonos para diésel o gasolinas; no estoy a favor de los bloqueos o de las protestas pero si se tienen que realizar, sí será necesario levantar la voz y que nos escuchen a los transportistas”.

Hernández quien recordó que anualmente se lleva a cabo una reunión entre transportistas de toda la República Mexicana, como parte de las acciones que realiza la CONTURMEX, dijo que al estar limitados por el tema de la pandemia y la sana distancia, espera que al menos a través de eventos (de manera virtual) los transportistas de cada entidad puedan expresarse y pedir a cada uno de sus estados el apoyo que más le convenga.

“Hay estados en donde a inicios del 2020 se actualizó el tema de la tarifa; ellos no piden un aumento pero sí un apoyo, contrario a los transportistas de la CDMX que sí buscan el aumento, entonces, en cada región las necesidades son diferentes pero de qué se necesita el apoyo se necesita, eso es real”.

El caso Estado de México

Algunos de ellos semidesnudos y con pancartas, más de 130 taxistas bloquearon las avenidas Carlos Hank González, en Ecatepec, y la López Portillo en Coacalco, para pedir a las autoridades se les brinde algún tipo de apoyo, ya que aseguraron que desde el inicio de la pandemia el gobierno del Estado de México no los ha apoyado.

“Estamos cansados de tanta simulación, de que salgan en la televisión con caras bonitas y que el gobernador mienta y diga que todo está bien. Todo está de la fregada, estamos cansados, de que no hay apoyo. Se le pidió directamente el apoyo al gobierno del estado y literal, nos mandó a la fregada, si no nos mata el Covid-19, nos matará el hambre”, destacó Noé Benítez, líder transportista, cuyo video en redes sociales da cuenta de la desesperación de muchos transportistas por obtener algún tipo de apoyo.

En duda renovación de unidades

En tanto que la crisis ha afectado a propietarios y conductores de transporte público, es casi impensable que en la mayoría de los casos se pueda pensar en algún tipo de renovación. Durante una charla con varios transportistas, en su mayoría coinciden en que no hay posibilidad en que puedan solicitar un crédito para renovar sus vehículos; el gobierno, dicen, que no les otorga un aumento porque no renuevan, pero ellos no renuevan porque no hay aumento, entonces esto se convierte en un círculo vicioso en donde expresan-solo se gana tiempo-. La charla transcurre mientras ellos esperan en los paraderos el ansiado pasaje cuando el tiempo se agota, así sea con un pasajero o ninguno a bordo, la unidad tiene que marchar en espera de que el camino hacia la base destino, les depare mejor suerte.

Tal como nos explica Juan Carlos coinciden sus compañeros, “salimos a trabajar para hacer la lucha pero a veces nos llevamos cien pesos y a veces nada, ni lo de la cuenta ni lo del combustible, así de canija esta la situación”.

Para saber

De acuerdo con el WRI México, el transporte público colectivo es el medio que utiliza aproximadamente 40% de los mexicanos (50 millones) del cual dependen más de 160 mil empleos.

El organismo precisa que en los meses que dure la emergencia, las pérdidas alcanzarán 9 mil 800 millones de pesos; y que de acuerdo con un estudio, 38% de las personas que han cambiado su modo de transporte, experimentará un aumento en su gasto en este rubro en el doble o más del doble.

Para la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad, “Sobrevivir a la crisis financiera, adaptarse a la nueva normalidad y buscar nuevos modelos de financiación son prioridades del transporte público”

REFLEXIÓN

La velocidad de la pandemia nos ha traído incertidumbre y con ello la inseguridad de cómo se verá afectada la movilidad urbana. Estamos buscando respuestas sobre qué caminos tomar, qué cambios considerar. Sin embargo, existe una certeza para que podamos recorrer los caminos futuros de la movilidad urbana, debemos, en primer lugar, preservar su columna vertebral, el transporte público colectivo y toda la cadena productiva del sector, establece la AMTM en el contexto de la realización del 12º Congreso Internacional de Transporte.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *