El trolebici, la convivencia y la cultura vial - Pasajero7

El trolebici, la convivencia y la cultura vial

sin motor

El pasado 24 de marzo el gobierno de la Ciudad de México inauguró el carril Trolebici de Eje 2 Sur, y con eso se puso nuevamente sobre la mesa la importancia de seguir abriendo espacios para quienes se mueven en bicicleta, pero con infraestructura segura y acompañados de una buena campaña de socialización y cultura vial, que aseguran especialistas aún queda pendiente.

En contexto a este modelo, Areli Carreón, fundadora de Bicitekas, resaltó que “el carril compartido de bus-bici es una tipología de infraestructura ciclista que está presente en la Ciudad de México desde 2014 en la que se hizo la transformación de la Ley de Movilidad, y que también fue incluido en el proceso de trabajo desde el Plan Integral de Movilidad; de igual forma, destacó que existe el antecedente del carril sobre Eje 7 Sur- Feliz Cuevas, el cual ha sido la base sobre la que se ha revisado la idoneidad de compartir el carril.

Señaló que lo que la evidencia arroja es que si puede convivir dada la velocidad del trolebús, su frecuencia de paso y el ancho de la vía; lo importante es asegurar que exista la infraestructura, el ancho que permita un rebase cómodo, y la vía en ida y vuelta.

“Aquí como dicen el diablo está en los detalles; es una buena propuesta que permitiría ampliar muy rápidamente y muy fácilmente la red de infraestructura ciclista de la ciudad, conectando de manera efectiva y eficiente a todas las alcaldías, siempre y cuando esto suceda con un diseño de infraestructura de calidad, es decir ancho adecuado, perfectamente señalizado y bien confinado, y que se complemente con una buena gestión del tránsito”.

Respecto a la infraestructura, la organización Greenpeace México ha señalado desde hace años que los trolebicis responden a la urgencia de implementar proyectos que mejoren las condiciones de movilidad en la capital del país, que responden a una propuesta de la sociedad civil, que debe ir de la mano del concepto de “calle completa”.

Subrayó que esa característica es, sin duda, una de las soluciones más viables para reducir el número de autos en las calles y, con ello, la emisión de gases contaminantes que afectan la salud humana.

La llamada “calle completa” parte de un concepto totalmente distinto al que se ha utilizado en el desarrollo de las grandes urbes en México en los últimos años, el cual privilegia la circulación del automóvil.

“Los trolebicis buscan darle este resguardo al ciclista, pero su razón de ser no es promover exclusivamente la movilidad de personas ciclistas, porque la esencia de estos corredores es la circulación de transporte público motorizado y semi masivo, expresó por su parte Víctor Alvarado, responsable de la agenda de Movilidad y Cambio Climático de El Poder del Consumidor.

Los tres trolebicis

  • El primer trolebici en la CDMX fue inaugurado el 1 de noviembre de 2012, el entonces jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, fue quien encabezó la puesta en marcha del corredor Cero Emisiones Bus-Bici, en la colonia del Valle, que corre a lo largo del Eje 7 Sur por 12.3 kilómetros.
  • El 17 de enero de 2020 fue inaugurada la vía Trolebici Eje Central en ambos sentidos, de Río Churubusco a Eje 5 Norte Montevideo; son 15 kilómetros de recorrido para los que se destinaron 160 millones de pesos para llevar a cabo las adecuaciones correspondientes.
  • El 24 de marzo de 2021 se inauguró el carril Trolebici de Eje 2 Sur, el cual tiene una extensión de 16.5 kilómetros y su inversión fue de 20 millones de pesos proveniente del Fondo Público de Atención al Ciclistas y al Peatón (FONACIPE).

Capacitación y cultura vial

El actual director general del Servicio de Transportes Eléctricos, Guillermo Calderón Aguilera, informó que los operadores de los trolebuses son capacitados para compartir los carriles confinados con los ciclistas, incluso alrededor de 80 conductores de la Línea 2 del Trolebús, que va de Pantitlán a Chapultepec, fueron recientemente capacitados en la biciescuela; pero ¿Quién capacita a los ciclistas?

“No debemos olvidar que estos carriles son para el transporte público semi masivo; una unidad de trolebús mueve alrededor de 100 personas en un horario de alta demanda, entonces habilitar las vías para bus-bici está bien, pero el gran pendiente es hacer entender al ciclista que no es una ciclovía, es un carril compartido donde el transporte público tiene prioridad.

“Será muy importante el lenguaje que utilizan las autoridades para promover este tipo de vías, si lo hacen desde la perspectiva de que se prioriza la movilidad ciclista, que se incentiva la movilidad en bicicleta, entonces debió haber habilitado una ciclovía”, puntualizó Víctor Alvarado.

Al respecto, Areli Carreón agregó que para que convivan apropiadamente estos dos modos de movilidad es necesario informar sobre el uso adecuado del espacio para que sean cómodos, seguros y que brinden los beneficios sociales, ambientales e individuales que estas obras traen a la ciudad.

“Necesitamos acostumbrarnos a no invadir los carriles exclusivos del transporte público, a entender que hay reglas que es primordial  atender por el bien de todas las personas, e ir logrando que la ciudad se mueva de una forma más saludable”.