La necesaria rehabilitación de la Línea 1 del Metro de la CDMX - Pasajero7

La necesaria rehabilitación de la Línea 1 del Metro de la CDMX

GENTE EN METRO

Con una inversión de 37 mil millones de pesos, la Línea 1 del Metro, la más antigua de la red, con 53 años de operación, será rehabilitada con el objetivo de brindar a los casi 500 mil usuarios que la transitan por día, un servicio más seguro, de calidad y eficiente.

Se trata de un proyecto de obra pública financiado a 19 o 20 años, el cual se llevará a cabo en dos fases; en la primera de ellas dejará de funcionar el tramo Pantitlán-Salto del Agua, mientras que en la segunda etapa de intervención estará suspendido el servicio de Balderas a Observatorio con miras a que las adecuaciones concluyan en el año 2023.

MAPA LINEAEntre los beneficios que traerá consigo esta rehabilitación destaca la disminución en los tiempos de traslado que pasarán de 50 a 30 minutos, así como la incorporación de 39 nuevos trenes, incremento de un 35% en la capacidad de traslado y adecuación de las instalaciones, dijeron las autoridades de la capital del país.

Aspectos que determinaron la remodelación

  • Sistema de control obsoleto
  • Vías deterioradas
  • Balasto y cableado desgastado
  • Túneles que requieren de mantenimiento
  • Trenes averiados
  • Necesidad de accesos especiales para personas con discapicadad.
  • Mal estado de pisos, luminarias y filtraciones

Caos durante los primeros días

En un recorrido realizado en las inmediaciones del Metro Balderas, durante el segundo día de suspensión de operaciones de la Línea 1, Pasajero7 observó que entre las 7 y las 9 de la mañana, se presentó una alta concentración de usuarios lo que ocasionó la saturación de las unidades RTP habilitadas como servicio alterno; así como confusión por parte de los usuarios en la forma en cómo debían abordar las unidades para continuar su recorrido a alguna de las estaciones o hasta el punto final la estación Pantitlán; en contraste, entre las 12 y las 14 horas, se apreció que el RTP realizó salidas con autobuses  a media capacidad al igual que los vehículos del sistema Mexibús.

Para tomar el tiempo de traslado de Balderas a Pantitlán, abordamos uno de los vehículos habilitados RTP, el recorrido fue de 54 minutos -ya que se prioriza el desplazamiento a través del carril confinado- además de que se realizaron paradas solo en cada una de las estaciones que conforman la Línea 1.

La mayor concentración de usuarios se percibió en las estaciones Balderas, Salto del Agua, Isabel La Católica, Pino Suárez, Merced, San Lázaro, Zaragoza y Pantitlán.

De acuerdo con José Hernández, operador de la unidad RTP 0665 del sistema alterno, hay horarios donde más se concentran las personas y es cuando se puede saturar el servicio de apoyo, sobre todo en las horas pico, aunque reconoce que conforme los días pasen, los usuarios buscan otras opciones para llegar a su destino, por lo que considera suficiente las unidades que actualmente prestan el servicio.

PAG 35

¿Qué opinan los usuarios?

“Es molesto pero necesario, no hay de otra, pues ya qué se le hace, a mí me parece bien si queremos un mejor transporte”, es una de las opiniones que dieron los pasajeros sobre el cierre de esta línea y quienes, al hacer la fila para abordar las unidades, comentaban entre sí sus acuerdos o desacuerdos.

La señora Lourdes Estrada corrió para abordar una de las unidades con destino a Pantitlán, sin embargo al subir, su tarjeta de movilidad integrada no contaba con saldo en efectivo, solo portaba un billete de 50 pesos -pero fue advertida de que únicamente se recibía pasaje exacto- “imagínese que me tengo que meter al Metro para cambiar un billete o recargar mi tarjeta”, exclamó; afortunadamente y ante la necesidad de otros usuarios por abordar el autobús, se le permitió el paso.

Necesaria intervención, coinciden especialistas

Para conocer su opinión sobre el cierre de esta Línea 1, Pasajero7 entrevistó a Víctor  Alvarado, coordinador de movilidad en El Poder del Consumidor AC, quien dijo que, “la rehabilitación de esta línea ya era necesaria, incluso debió haberse llevado a cabo desde hace tiempo atrás. Qué bueno que se tomó la decisión por parte de las autoridades de la Ciudad de México, me parece que es una buena oportunidad para tomar el aprendizaje que surja, -como una curva de aprendizaje para otros proyectos- ya que de la información que se vaya obteniendo, se puede hacer un balance cada tres meses y así saber qué se puede mejorar o implementar para futuros proyectos”.

Sobre los sistemas de transporte que se han habilitado para atender la demanda del Metro, el representante de El Poder del Consumidor consideró que aun con ellos y la oferta de transporte público que ofrece la Ciudad de México, al menos en los siguientes 50 años no existirá sistema de transporte que sustituya al Metro.

“Lo que hay, sin lugar a duda sirve para mejorar la calidad de la movilidad de las personas, sin embargo, el sistema Metro hoy por hoy es la columna vertebral del transporte público de la capital del país; yo considero que antes de avanzar en la planeación de más líneas, hay que rehabilitar y hacer funcionales las que ya se tienen.

La movilidad no es estática, no es la misma forma en cómo nos movíamos hace algunos años y cómo lo hacemos ahora, actualmente tenemos diversas opciones de movilidad, pero con todo y ello es evidente la capacidad de movilización que tiene el Metro”.

Por su parte Roberto Remes, urbanista y especialista en temas de movilidad, dijo a Pasajero7, que la medida de rehabilitación es adecuada, y agregó que “con todo y el desastre que ha sido esta administración, nunca habíamos tenido un Metro que se cayera a pedazos, esto ha sido literal, entonces, parece una decisión responsable (el cierre para mantenimiento), me parece adecuado.

“El hecho de plantear el proyecto con miras a incrementar cerca del 20% la capacidad, me parece acertadísimo, va a ser un hito en la modernización de las siguientes líneas. Creo que es positivo si vamos haciendo inversión en las otras líneas -salvo la 12 que tiene sus procesos- las demás ya tienen 30 años, si la siguiente administración moderniza a las líneas 2 y la 3 está bien; entonces, la siguiente tendría que modernizar las líneas 4, 5, 6, 7, y así sucesivamente, son los retos que tiene la ciudad, es un reto financiero fundamental, tener para pagar la expansión y la modernización, de no hacerlo entonces va a tener un resultado muy desastroso.”