En transporte público usuarios respiran 3.15 litros de aire que estuvo en sus compañeros de viaje

En transporte público usuarios respiran 3.15 litros de aire que estuvo en sus compañeros de viaje

En transporte público usuarios respiran 3.15 litros de aire que estuvo en sus compañeros de viaje

De acuerdo con una investigación, los viajes en transporte público podrían ser una de las principales fuentes de contagio, pues es un lugar donde las personas inhalan en promedio 3.15 litros de aire que ya estuvo en los pulmones de otras personas.

El estudio dedicado al dióxido de carbono y el SARS-Cov-2 fue realizado por los expertos Julio Soto y José Luis Jiménez. El resultado indica que la cifra mencionada representa 4.7 veces más de los límites marcados para evitar un contagio del Covid-19. En otras palabras cuando una persona realiza un viaje a través del Metro, por cada 15 minutos, el 3.52 por ciento del aire que ingresó a su cuerpo, ya estuvo en el sistema respiratorio de sus compañeros de viaje.

El estudio se enfocó al dióxido de carbono

El estudio se enfocó en la medición del dióxido de carbono para entender los posibles niveles de contagio de la enfermedad respiratorio.

Te podría interesar: IP destina 2.5 mdp a desinfección de transporte urbano

La investigación señala que respecto al dióxido se recomienda que este sea de 700 partes por millón al interior de espacios cerrados, siempre y cuando la gente utilice el cubrebocas, haya ventilación (ventanas abiertas) y nos usuarios no hablen. De lo contrario, tendría que ser de 550 partes por millón cuando no se use el cubrebocas.

¿Qué es el dióxido de carbono?

El dióxido de carbono (CO2) es un gas incoloro, denso y poco reactivo. Forma parte de la composición de la tropósfera (capa de la atmósfera más próxima a la Tierra) actualmente en una proporción de 350 ppm. (partes por millón). Su ciclo en la naturaleza está vinculado al del oxígeno.

Está muy extendido en el procesamiento de alimentos y bebidas. Pone el gas en la cerveza y los refrescos, y también se emplea en el empacado de ensaladas o carne fresca. El CO2 se utiliza también en la industria alimenticia para preservar los productos.