Mobility ADO, soluciones de movilidad para México y el mundo - Pasajero7

Mobility ADO, soluciones de movilidad para México y el mundo

ADO

La empresa Autobuses de Oriente (ADO) que inició en diciembre de 1939, con un autobús Beck con chasis International, con 16 pasajeros como pasaje de su primer corrida, se ha transformado, ya no se limita a los autobuses regionales, su servicio se ha ampliado a trenes, bicicletas, Sistemas BRT y centros intermodales e innovaciones de todo tipo, con presencia además de México en países de Latinoamérica y Europa.

Más de 70 años de rodar por las brechas, caminos, carreteras y autopistas de México le dio el aprendizaje sobre el mercado del transporte de pasajeros que requerían para adentrarse por nuevas rutas, pues pasaron de ser una empresa que inició con seis unidades, a una compañía con más de ocho mil autobuses con presencia en cuatro países.

La transformación comenzó en 2013, cuando el grupo mexicano adquirió a Grupo Avanza en España, a partir de ese momento empezaron a crear modelos de movilidad y a aprender de todos los sectores urbanos y de los transportes de cercanías, y se arriesgaron a evolucionar, a ser una empresa que brinda soluciones de movilidad; se convirtieron entonces en un jugador internacional.

Cinco años después, ya para 2018, se concretó el cambio de identidad y se anunció la nueva piel de ADO, llamado ahora Mobility ADO, desde entonces han logrado posicionarse en el mundo  como un grupo de movilidad integral que ofrece soluciones para gobiernos, empresas, turistas y usuarios finales; pese a esto, en México aún luchan para que se les reconozca como una empresa de soluciones integrales y no solo como una línea de autobuses de servicio regional.

DE MÉXICO PARA EL MUNDO

Si bien, sus directivos reconocen que no pueden ofrecer todos sus productos y servicios en México, Mobility ADO encontró en España y Portugal un terreno nuevo para ofrecer servicios integrales; incursionó con el servicio de bicicleta compartida en la comunidad de Getafe, una ciudad dormitorio de gente que todos los días va a Madrid; allí la firma mexicana tiene carriles confinados dentro de una autopista, lo cual le permite prestar el servicio con mayor eficiencia en las horas pico de tráfico, además tiene un sistema de abonos para estudiantes, cuyos precios los dicta cada comunidad, no los operadores.

En España, la organización ya posee alrededor de 2 mil autobuses y ofrece servicios en 22 ciudades que van desde un tren de cercanías, servicio de buses urbanos, un metro, y hasta bicicletas.

También se han colocado en el servicio de ciudades de Guatemala y Portugal; y aunque en México ha incursionado en líneas de Metrobús y opera el Centro de Control de BRT (CITI), que administra toda la red de este servicio en la Ciudad de México, aún buscan poder ofrecer más alternativas y soluciones de movilidad.

“Uno de los grandes retos que tiene la capital es, precisamente, una inversión en centros intermodales, para que la conectividad y la movilidad de todos sea más eficiente, y entonces sí podamos desincentivar el uso del automóvil”, comentó Alejandro Villalobos, socio líder del sector transporte de KPMG México, en entrevista.

Otros de los desafíos de la movilidad terrestre en México son la inseguridad y el mal estado de la infraestructura; asimismo, otro reto importante es la fuerte competencia por los usuarios del transporte de larga distancia que plantean las aerolíneas low cost, como Volaris y VivaAerobus, que, además, cuenta con sus propios autobuses, como parte de Grupo IAMSA, uno de los principales rivales de ADO.

Según Villalobos en esta evolución, la industria puede poner el ejemplo. “Más allá de que el gobierno lo haga todo, lo puede concesionar a que lo haga el sector privado. Hoy tenemos 45 centros intermodales que ya están concesionados para que se adapten, se mejoren y se hagan centros de transporte para que se conviertan en una gran experiencia de viaje. Es un tema en que los diferentes actores debemos participar, el gobierno no se va a dar abasto”.

La tendencia es clara, el futuro estará marcado por la integración entre varios medios de transporte y por una oferta que se complemente, señalan los expertos, y ponen como ejemplo el servicio que se ofrece en ciudades europeas, en una colaboración público privada.

Ante esta realidad, Mobility ADO marca el primer paso para estar listos para el futuro. “Todas las ciudades medianas necesitan un sistema inteligente de transporte, y te debes adelantar antes de que sean un caos. Se necesitarán ciudades muy bien planeadas, con periféricos y demás, pero con infraestructura para los sistemas de movilidad, y que la gente pueda ver el bajarse de su auto como una opción”, precisa Aldo Alarcón, director general de Mobility ADO.

Mobility ADO cuenta con más de 26 mil colaboradores, más de 6 mil autobuses foráneos en el país, 2 mil autobuses foráneos y urbanos en España y Portugal; atiende a  un estimado de 500 millones de pasajeros por año y cuenta con más de 450 terminales, algunas de las cuales son autosustentables y amigables con el medio ambiente; y han recorrido más de mil millones de kilómetros, según la información de su página oficial.