Los proyectos de transporte, entre la emoción y la razón - Pasajero7

Los proyectos de transporte, entre la emoción y la razón

metrobus durango

Hace unos días en un evento en Durango, el presidente Andrés Manuel López Obrador, acompañado del Gobernador de ese estado, José Rosas Aispuro, hizo una consulta a mano alzada que determinó la cancelación del proyecto de ampliación de Metrobús en la entidad.

Si la gente dice no, el pueblo manda, se utilizaría en otras necesidades”, dijo el Presidente. Vino la votación y la mayoría de los asistentes se manifestó en contra de la obra. “Ya no hubo Metrobús”, sentenció.

Es necesario reflexionar porqué cualquier proyecto de inversión en el transporte apuesta a la mejora de la región donde se desarrollará, además de traer beneficios sociales y ambientales, por mencionar sólo algunos.

Cancelar un proyecto ya en marcha retrasa la urgente inversión en movilidad sustentable y genera pérdidas de los recursos públicos y privados invertidos.

Una decisión tomada así, a la ligera, es un duro golpe para cualquier proyecto de transporte y para la región en términos de la movilidad porque frena el desarrollo de infraestructuras urbanas e interurbanas para el transporte público; pero también cancela el derecho a la movilidad de los habitantes, eleva los tiempos traslado, genera costos económicos, impacta en el presupuesto familiar y deteriora las condiciones de vida de la población.

La consecuencia de esa decisión generará la falta de integración del transporte con la planeación del desarrollo urbano, causa principal del modelo desarticulado de movilidad que predomina en las ciudades mexicanas y que generan descenso de la productividad, impacto en la salud, en la calidad de vida y el deterioro ambiental. Es decir, implica que la población seguirá atendida por autobuses bajo el esquema del modelo hombre-camión.

Cancelar como se realizó, en una votación donde a la emoción le gana a la razón, implica -además de la pérdida de recursos invertidos en estudios-, años y meses de negociación, primero entre los gobiernos, en este caso de Durango y Coahuila, y las de sus diversos municipios, así como en las reuniones con transportistas de la región.

El riesgo de tomar una decisión como la cancelación de un proyecto que conectaría a dos estados, Coahuila y Durango, y cuatro municipios: Torreón, Matamoros, Gómez Palacio y Lerdo, conlleva altas complicaciones. México necesita infraestructura, no se puede detener el desarrollo y el beneficio social de la manera como se realizó la cancelación del Metrobús, por encima de la ley.

Necesitamos la inversión, no hay crecimiento con austeridad, este gobierno que gasta menos e invierte menos debe generar el escenario para que lleguen las inversiones, pero sólo se invierte cuando hay mensajes claros por parte del gobierno.

Se requiere de un Estado fuerte que respete y haga respetar la ley y que cumpla con la infraestructura de transporte, que ofrezca certeza a las inversiones y crecimiento de la economía.

Es inadmisible que al levantar la mano unas cuantas personas, el Presidente opte por detener el desarrollo y el beneficio social para La Laguna. La inversión del Metrobús en la región sería la primera en transporte masivo, de acuerdo a la estructura financiera del proyecto este contempla la participación del sector público federal de 470 millones de pesos, además de una participación estatal de 893 millones y privada de 800 millones de pesos. (Fuente: WRI)

El Metrobús ha demostrado que cuando se planean e implementan adecuadamente, traen beneficios directos para la población y el medio ambiente, como fue el Metrobús de la Ciudad de México, que el actual Presidente impulsó, apoyó y defendió durante su gestión como Jefe de Gobierno, del entonces Distrito Federal.

Un corredor de transporte tipo Metrobús es un sistema de transporte masivo con operación regulada y controlada, a través de sociedades mercantiles,  recaudo centralizado que opera de manera exclusiva  en una vialidad, con carriles reservados para el transporte público, total o parcialmente confinados, con paradas predeterminadas y con infraestructura para el ascenso y descenso, estaciones ubicadas a lo largo del recorrido y terminales  en su origen y destino, su planeación y gestión, requiere de estudios y diagnósticos técnicos para su conceptualización y diseño.

Cancelar el proyecto del Metrobús anula la posibilidad de ofrecer un sistema de movilidad metropolitana fundamental para el desempeño económico de la región. El corredor no sólo implica la inversión en infraestructura, sino la reestructuración del funcionamiento ordenado de la red de transporte público que aumente la productividad, la calidad de vida, la competitividad y la equidad en la región.