La incidencia delictiva en el transporte público a la alza - Pasajero7

La incidencia delictiva en el transporte público a la alza

ASALTOS PADILLA

Nuevo León, Guanajuato, Estado de México, Ciudad de México, Morelos, Puebla, Oaxaca, Veracruz, Tabasco, Chiapas y Quintana Roo, son los estados donde es más frecuente el robo o asalto en el transporte público, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre la Seguridad Pública (Envipe) 2018, del INEGI.

El estudio precisa que en nuestro país, el transporte público con mayor incidencia delictiva, es el que tienen menor calidad, los que reportan mayor inseguridad de traslado, incapacidad de la autoridad para mejorar los servicios y un alto índice de impunidad.

Uno de los ángulos más reveladores, indica que el 94 por ciento de los delitos en transporte público no se denuncian y es la tercera causa por la cual la población manifiesta sentirse más insegura en los espacios públicos o privados, con el 71 por ciento, mientras que la inseguridad en automóvil representa el 46 por ciento de los encuestados.

Las cifras revelan que los robos o asaltos en la calle y el transporte público se encuentran en primer lugar de la tasa de incidencia delictiva, que aumentó de 9 mil 599 delitos a 11 mil 81 por cada cien mil habitantes de 2016 a 2017.

En ambos casos, las mujeres se sienten más inseguras que los hombres. El 34.3 por ciento de las personas decide no usar taxi, mientras el 33.4 por ciento decide no salir a caminar.

Aunque este estudio precisa que para muchos pasajeros, el modo de transporte se elige con base en la seguridad, el tiempo, la flexibilidad en el traslado y la posibilidad de optimizar el viaje, aclara que no todas las personas tienen opción de cambiar el modo de transporte, y el tema de la inseguridad queda entre las clases más desfavorecidas.

Sin embargo, las pérdidas monetarias más graves, según el reporte del INEGI, son en el robo total de vehículos, con una pérdida promedio anual de 29 mil 139 pesos por encima del fraude y la extorsión, y los estados donde este delito es más frecuente, son Baja California Sur y Aguascalientes.

De acuerdo con datos de la Agencia Digital de Innovación Pública de la CDMX, así como de la Encuesta sobre Seguridad y Victimización en el Transporte en la Ciudad de México y la Zona Metropolitana, de Beatriz Magaloni de la Universidad de Stanford, existe una correspondencia entre trayectos inseguros y el tiempo que les toma a las personas trasladarse, sobre todo entre semana.

“Una persona que se traslada más de dos horas para llegar a su destino principal tiene una probabilidad de experimentar trayectos inseguros de 70%, mientras que esta probabilidad corresponde a 41% para quienes pasan menos de 15 minutos en el trayecto a su destino principal”.

Las mujeres por lo general reportan más miedo que los hombres de ser víctimas de delitos. “El transporte más inseguro es el microbús, dado que 90% de las mujeres y 85% de los hombres tiene miedo de ser víctimas de un atraco si se suben a este medio de transporte”.

Además, las jóvenes de entre 18 a 25 y 26 a 35 años tienen una probabilidad mucho mayor de ser víctimas de acoso sexual. “El acoso sexual en los trayectos cotidianos afecta desproporcionadamente a las mujeres, quienes tienen un 40% de probabilidad de ser víctimas de este delito, contra el 10% en hombres”.

“La probabilidad de ser víctima de acoso sexual para una mujer que pasa hasta 15 minutos en el transporte es del 28% y esta aumenta a un 53% para una mujer que pasa más de dos horas en el traslado”.

“Los autobuses regulares son el segundo medio más inseguro, ya que 86% de las mujeres y 79% de los hombres tiene miedo al considerar que es probable o muy probable que si se suben a éstos pueden ser víctimas de algún delito”.

Es de hacer notar que 66% de las mujeres tiene miedo de ser víctimas de un robo, versus 53% de los hombres. Las diferencias estadísticamente son significativas, lo que demuestra que las mujeres son particularmente vulnerables.

Sin duda, la sociedad civil organizada debe movilizarse para exigir al gobierno que implemente las medidas de seguridad que pueden permitir a los usuarios del transporte público viajar más tranquilos, como pueden ser: botones de pánico, cámaras de seguridad, iliminación, policías a bordo o encubiertos, entre otros.

El cambio del modelo de negocio de hombre- camión a sociedad mercantil, permite incorporar mejores unidades y tecnología a las unidades, tanto por parte de las empresas prestadoras del servicio como de los gobiernos, para mitigar o disminuir la incidencia delictiva, y permitir que se viaje de manera más segura y protegidos frente a los hechos de delincuencia, además  con ayuda de la comunidad se podrá paulatinamente disminuir a este foco de inseguridad en cualquiera de sus formas presentes.

Las sanciones y penas a quienes delinquen deben ser aplicadas de acuerdo a la normatividad vigente en cada estado de nuestro país, porque mientras el sistema penal sea flexible, el delincuente siempre actuará para obtener sus propósitos sin importar el daño causado en sus víctimas.

Es indispensable la presencia de la fuerza pública, la policia debe ser parte de la solución, porque los lugares y sistemas más congestionados como el del transporte siempre van a necesitar más presencia policial y de seguridad privada, es primordial que siempre exista el acompañamiento que permita apoyar en caso de ser víctimas, pero esto solo se logra con un mayor compromiso de las autoridades encargadas y que en verdad muestren balances y resultados de las capturas y acciones en contra de ese flagelo que es la delincuencia.