Del transporte informal al irregular - Pasajero7

Del transporte informal al irregular

transporte irregular

A lo largo de los años, la mayoría de los países latinoamericanos han sufrido por tener un transporte público informal y poco estructurado lo cual ha generado un rezago importante en el sector.

De algún tiempo a la fecha, se ha empezado a generar un cambio en el modelo de negocio y organización en el transporte público; varias ciudades de la región han ido lentamente migrando del hombre-autobus a sistemas empresariales. Aunque no queda duda de las ventajas que brinda al transportista, usuario y a las ciudades la organización empresarial es de llamar la atención la reticencia que tiene un amplio sector transportista por constituirse en este tipo de organizaciones.

Y no es para menos, en cada ciudad y  cada país latinomaricano  existe más de una historia en donde liderazgos mal intencionados han dañado seriamente el patrimonio de sus asociados. Por lo tanto, es común ver que en el transporte existen dos realidades: el de las empresas formales y operacionalmente constituidas, capaces de modernizarse y hacerle frente a contingencias como la que vivimos generadas por la pandemia, y otro gran sector que lucha en solitario por mantenerse a flote.

Este último sector generalmente vive a días de la quiebra, lucha por salir a trabajar y ganarse el sustento diario sin una red que soporte los imprevistos de la operación. Acompañado a esta zozobra, la informalidad en la que operan estos transportistas conlleva efectos que la trascienden como la incapacidad para brindar un servicio consistente, seguro y oportuno, acceso limitado para la modernización de su flota y  tecnología, así como nulos programas de mejora continua.

Los transportistas que no han querido o no ha podido consolidarse en una estructura formal, además de los factores que ponen su operación cuesta arriba, nos muestra que la informalidad también provoca lejanía con las autoridades quienes no encuentran en ellos un interlocutor para impulsar sistemas de transporte de acuerdo a las necesidades de las ciudades, dando paso en muchas ocasiones a que estos transportistas pasen de la informalidad a la irregularidad ya que será complicado que al paso del tiempo, estos cumplan con las leyes y normativas vigentes.

No podemos olvidar que mucha de la oferta en el transporte ha nacido irregular y que ha surgido para atender necesidades de movilidad específicas, por lo cual es imperante que, de acuerdo a los criterios y normativas dictadas por la autoridad, se apeguen a las reglas del juego; pero también es importante no abandonar a aquellos rezagados que no se han podido estructurar como empresas, para ello se necesitan mejores programas para el desarrollo de proveedores del servicio de  transporte público e impulsarlos en un proceso de profesionalización para que no caigan en la irregularidad.