La relevancia del operador del transporte público y su profesionalización - Pasajero7

La relevancia del operador del transporte público y su profesionalización

operador
La mayoría de las ocasiones que se organizan mesas de
análisis o discusiones en torno a cómo mejorar la calidad del servicio de transporte público, se habla de renovación de flotas, reestructura de rutas, aplicación de sistemas de administración, tecnología aplicada al transporte, entre otros, pero pocas veces se habla de la relevancia del operador y su profesionalización como eje central de la mejora del servicio.

Es el conductor u operador de las unidades el primer contacto con el usuario, son ellos la imagen del servicio, es por esto que la capacitación para este grupo debe ser básica y permanente para que toda la inversión en planeación, unidades y tecnologías sean valoradas por el usuario, señalaron expertos durante el programa Diálogos de Movilidad en Casa, una producción de Pasajero7.

“Son pieza clave para la mejora del servicio; la mayoría de las ocasiones son conductores que necesitan de capacitación permanente, y ésta debe dejar de verse como un gasto innecesario, pues realmente es una inversión en seguridad vial, reducción de gastos en siniestros, y mejor manejo de las unidades, por lo tanto, es menor el gasto en mantenimiento”, indicó Armando Maldonado, Subdirector de Transporte Privado de la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee).

Leticia Muñoz, delegada de la Asociación Internacional de Profesionales para la Seguridad Vial, aseguró que es básica la profesionalización de los operadores para minimizar los accidentes viales, y es responsabilidad de empresarios y autoridades hacerlo.

“Hay que tomar en cuenta que los conductores de transporte público llevan vidas,  y la responsabilidad es tremenda; es responsabilidad de los empresarios transportistas y autoridades, no solamente acercar nuevas unidades, sino también garantizar la seguridad de la vidas que se mueven”, afirmó.

Por su parte, Carlos Dueñas, Instructor en Transporte, detalló que “el trabajo del operador debe dignificarse y que se deben establecer programas permanentes de capacitación, permanentes o periódicos, que les doten de nuevas herramientas para su mejor desempeño… deben ser programas completos y por niveles, para que no sientan que cada que asisten a un curso ven lo mismo, sino que siempre consideren que se les está capacitando con nuevas herramientas y eso dé valor agregado al conductor”.

Áreas de capacitación

Los expertos coinciden en que es importante que la capacitación sea gradual, es decir, que sean diferentes módulos o cursos que permitan al conductor ir evolucionando en su formación para que el entusiasmo sea mayor, y además se les pueda dar un valor agregado a su trabajo; esto es, que contar con estas certificaciones les de la posibilidad de acceder a mejores oportunidades de empleo, condiciones de trabajo y mejores sueldos.

Entre las materias que deben darse como básicas destacan:

1.- Conocer las condiciones físicas y normativas de las unidades: Esto permite al operador conocer de primera mano las características físicas y mecánicas del bus que opera, características del aceite, líquidos de frenos y anticongelantes; componentes básicos de los sistemas del automóvil; características de una bitácora; y documentación establecida para proporcionar el servicio.

2.- Conducción eficiente del vehículo: Significado de los señalamientos de tránsito; manejo seguro; acciones a realizar ante una descompostura/imprevisto del vehículo; acciones a realizar cuando se poncha un neumático durante un traslado; accidentes viales; marco legal y normativa de la Secretaría de Movilidad.

3.- Atención a usuarios: Necesidades de los usuarios especiales; acciones ante un comportamiento inusual en la salud del usuario cuando está en el vehículo; números telefónicos para notificar emergencias en la localidad donde se proporciona el servicio.

“Además de lo anterior, debemos considerar que la tecnología va cambiando y con ello las características de las unidades. Nosotros desde Conuee promovemos el uso óptimo de la operación que va marcado el tacómetro, la conocida zona verde, es ahí donde se da el mayor rendimiento del motor”, expresó Armando Maldonado.

La Salud Mental

De igual manera, las empresas deben valorar contar con áreas para el cuidado de la salud física y mental del operador, ya que es eje básico en la mejora del servicio de transporte público.

“Los conductores se enfrentan a largas jornadas en el tráfico, sentados y sometidos a un alto nivel de estrés, mala alimentación, poco consumo de agua y con ello llegan consecuencias que merman su desempeño, como enfermedades cardiovasculares, ansiedad y conflictos socio familiares, es decir, tienen problemas con el usuario, otros conductores o en su hogar por las consecuencias de su jornada”, señaló Carlos Dueñas.

Es de considerar que, de acuerdo con los datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) sobre los viajes que se realizan en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM) para ir al trabajo, el 36.6% duran hasta media hora; el 58.1% tardan de 31 minutos hasta 2 horas y, en el 5.3% más de 2 horas. En el caso de la capital, 6 de cada 10 viajes tardan de 31 minutos a 2 horas, en tanto que en los municipios conurbados, el 7.2 % de los viajes emplean más de 2 horas, esto nos da un panorama de las jornadas laborales de los operadores.

De acuerdo con un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el riesgo para los transportistas incluye exposición a los contaminantes del aire, emisiones sonoras de vehículos motorizados y riesgos de traumatismos causados por el tránsito.

“Debemos lograr operadores capaces de controlar sus emociones, sanos, esto es muy importante; muchos conductores tienen presión alta, diabetes, dolores de cabeza, gastritis, y todo esto afecta su comportamiento y desempeño.

“Por eso insistimos en la importancia de que el empresario transportista sea consciente de los efectos de la capacitación y atención del conductor. Muchas veces las empresas dan por hecho que el operador sabe manejar y está sano, y no es así en la gran mayoría de los casos por no decir que en todos, es por ello que hay que trabajar varios aspectos de manera integral, entre ellos el lado humano”, resaltó el Subdirector de Transporte Privado de la Conuee, Armando Maldonado.

operadores 1

operadores 2

La capacitación es la mejor inversión

Los especialistas coinciden al señalar que es sumamente importante que los empresarios del transporte vean la capacitación y atención a la salud de sus operadores como una de las mejores inversiones que pueden hacer en su negocio.

“Muchos ven a la la capacitación como un gasto, y no debe verse así, es la mejor inversión que pueden hacer, porque están apostando a contar con una flota mucho mejor cuidada, y aprovechando la tecnología que adquirieron, contarán con personal capacitado y disminuirán el grado de deserción, además de un mejor trato al usuario; y en conjunto estarán brindando un mejor servicio”, dijo Armando Maldonado.

Al respecto, Leticia Muñoz, delegada de la Asociación Internacional de Profesionales para la Seguridad Vial, agregó que “la capacitación tiene  entre sus objetivos el lado humano, que es evitar accidentes y salvar vidas. Las empresas con responsabilidad social saben que al invertir en capacitación están haciendo su mejor inversión, pues le están apostando a la profesionalización y a la vida, además, es mejor invertir en capacitación que en responder por pérdidas humanas”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *