La movilidad y el corto plazo ¿Qué pasará después? - Pasajero7

La movilidad y el corto plazo ¿Qué pasará después?

OPINION ROMERO MARZO

Mientras los administradores de la ciudad requieren de resultados a corto plazo que mediáticamente confirmen su actuar ante sus votantes, sin importarles el costo-beneficio de sus acciones, los que habitamos las ciudades, anhelamos acciones que su beneficio sea mayor que su costo y que reduzcan la presión que hoy padecen las vías urbanas.

En una ciudad como el área metropolitana de Guadalajara (AMG), las únicas cosas que no se deben permitir son: soluciones sin consensos políticos-sociales, así como, soluciones sujetas a acciones electoreras, recordemos que han pasado muchas décadas desde la gestación del problema y la falta de solución, o acciones parciales, por lo que me atrevo a concluir que estos, están tan enquistados, que requieren de análisis y soluciones técnicas, imposibles de solucionar con acciones a corto plazo.

Recientemente el poder legislativo de Jalisco, habló de la posible obligación que las escuelas ubicadas en el área de influencia de la Av. López Mateos, cuenten con servicio de transporte escolar. 

La primera impresión que registró mi cerebro, fue de aceptación de la política planteada, ya que años atrás, desde el CEIT propusimos un sistema para los viajes con motivo escuela, por su alto porcentaje de viajes realizados.

Después de algunos minutos, llegaron a mi mente algunas ideas, claro, por mi formación profesional. ¿en que sustentan su propuesta?, cuando menos deben contar con datos como: ¿cuántas escuelas, niveles escolares, y número de estudiantes hay en el área de influencia de la Av. López Matos, ¿Cuál es el porcentaje actual de viajes que hoy se realizan con motivo escolar sobre la avenida López Mateos?, de este porcentaje ¿cuántos viajes se realizan a escuelas en el área de influencia de la Av. López Mateos?, finalmente, ¿Cuál es el porcentaje de  viajes que regresan a su vivienda, después de dejar a los estudiantes?. Estos son los datos duros con los que los asesores técnicos de los diputados, debieron valorar el costo-beneficio de su propuesta anunciada.

Desconozco si se cuenta con esa información, si la respuesta es no, ya conocen mi opinión “una ocurrencia cortoplacista”, con un elocuente discurso como tantos que hemos escuchado.

Quiero abundar el por qué las ciudades requieren de una política de movilidad con visión de largo plazo. Desde mis inicios en el estudio de la ciudad, trabajando en lo que fue el antiguo DEPUEJ –departamento de planeación y urbanización del estado de  Jalisco-, este problema se empezaba a gestar, 40 años después, no solo no se solucionó el problema, sino que se crearon las condiciones  para la multiplicación de los problemas viales.

Somos conscientes que los impactos de la movilidad cambian de acuerdo a las acciones realizadas, al crecimiento poblacional y del parque vehicular, además de la reubicación de funciones urbanas, me explico, cambios de viviendas y fuentes de trabajo. Lo anterior nos obliga a direccionar los esfuerzos de la autoridad a la eficiencia funcional de las vías urbanas y sobre todo a la consolidación de sistemas transporte masivos, semimasivo y convencionales con condiciones de eficiencia y suficiencia.

Enfrentar la crisis de la movilidad de acuerdo al que escribe debe basarse en dos principios:

Primero.

Debemos de estar conscientes de que la ciudad al ser un ecosistema urbano, y quiero poner acento sobre este concepto, ya que no ha sido utilizado con frecuencia y le debemos dar la prioridad que merece esta disciplina (tema), por lo que comparto con ustedes la definición de este concepto, que fue acuñado por Leonardo Martínez Flores, en su libro “introducción a los ecosistemas urbanos. Una ciudad es un ente vivo que funge como la forma más sofisticada de organización social. La ciudad se construye paulatinamente como parte de un proceso muy complicado en el que los humanos se van relacionando con una larga y variada lista de elementos físicos y materiales y conviven con otros seres vivos pertenecientes a la flora y fauna endémica”.

Los que hemos trabajado en el diseño de la ciudad, sabemos que esa construcción paulatina de la que habla Martínez Flores impide que las soluciones sean definitivas, por lo que acciones que no estén sustentadas en una planeación estratégica, son acciones que no tendrán el impacto anunciado. 

Segundo.

Las acciones de desarrollo urbano y movilidad deben desarrollarse bajo el mismo principio, me atrevería a decir que la infraestructura para la movilidad debe ser la inductora del desarrollo urbano

La movilidad al ser un problema multicausal y cada una de ellas se entrelaza –recuerdo las jornadas de movilidad, realizadas a principio de este siglo donde se analizó la movilidad,  desde 6 áreas del conocimiento, siendo estas: desarrollo social y cultural, desarrollo urbano y regional, ecología y medio ambiente, patrimonio histórico y arquitectónico, política y legislación y tecnología, economía y productividad, donde más de 50 instituciones generaron 450 acciones de corto, mediano y largo plazo.

La verdad es preocupante que se realicen esfuerzos y que estos no sean tomados en cuenta, cada nuevo gobierno tiene su verdad, y recordemos que la única verdad es la ciudad, una ciudad que perdió sus características de dignidad es decir amable, sustentable, confortable, rápida. Hoy vivimos en una Guadalajara lenta, sin confort, gravemente insustentable y agresiva.

El poder legislativo debe de encontrar la base legal para que las nuevas administraciones no lleguen diciendo “borrón y cuenta nueva”, sino que todo se sustente con un plan estratégico de desarrollo que vaya uniendo las acciones que nos redireccione hacia la sustentabilidad.    

Recordemos que este tipo de planeación, es sin duda el más difícil de realizar, ya que requiere experiencia y capacidad de anteponerse a los problemas, pero también es el tipo de planeación que se necesita para alcanzar los objetivos estratégicos de la movilidad .

Las autoridades lo saben, que la principal ventaja de disponer de una planeación a largo plazo radica en que siempre podremos disponer de una guía que nos muestre el camino en los momentos de crisis. Recordemos que el objetivo final está en el horizonte y contamos con el derrotero de cómo queremos llegar a ese objetivo.

Finalmente, es importante mencionar que este tipo de planeación permitirá a las autoridades planificar los recursos que demandará el tema de construir una movilidad eficiente.