Unificar Prepago en el Valle de México requiere de acuerdos - Pasajero7

Unificar Prepago en el Valle de México requiere de acuerdos

prepagoMientras no exista una autoridad metropolitana en materia de transporte, no podemos pensar en sistemas integrados de movilidad, señaló el experto en la materia Ángel Molinero, quien en entrevista para Pasajero7, precisó que para unificar el transporte público y sus sistemas de recaudo a través del prepago en la Zona Metropolitana del Valle de México, se requiere un cambio desde la visión del transportista hasta el trabajo coordinado entre las autoridades con una perspectiva metropolitana incluyente.

Ángel Molinero, quien ha publicado diversos libros e investigaciones en materia de transporte y movilidad, dijó “desde siempre se ha venido hablando de una autoridad metropolitana de transporte, si bien en el caso de la Ciudad de México y el Estado de México se han realizado trabajos coordinados, el sistema integrado requiere una visión metropolitana donde inclusive estados como Hidalgo, Puebla y Morelos debieran ser integrados; como ejemplo, comentó que así como la Comisión Nacional del Agua que funciona para varios estados para resolver un problema, es similar lo que se tiene que tener para el transporte, como un ente que integre las funciones de transporte de dos, tres o incluso más entidades”.

tabla molinero

Hay avances

A partir de este año, en la Ciudad de México entró en funcionamiento la tarjeta “movilidad integrada” un plástico de prepago que permite al usuario utilizar la tarjeta en los sistemas de transporte de la ciudad como el Metro, Metrobús, Tren Ligero, Trolebús, Red de Transporte de Pasajeros (RTP), Ecobici, biciestacionamientos y cuando estén en funcionamiento, en las líneas del Cablebús.

De acuerdo con datos oficiales del Gobierno de la CDMX, entre octubre de 2019 que inició la venta de la tarjeta “movilidad integrada” y enero 2020, 3.4 millones de personas adquirieron este dispositivo, con lo cual se eliminó el uso de plásticos diferentes para cada sistema de transporte.

Caso Estado de México

En sentido opuesto, para recaudo en el sistema de transporte del Estado de México, en su mayoría aún la ecuación es el manejo del dinero en efectivo a salvedad del Mexibús y Tren Suburbano que disponen de una tarjeta específica para su uso.

En la agenda de trabajo de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Metropolitano del EDOMEX, se detalla que en materia de transporte y movilidad durante esta gestión, a cargo del gobernador Alfredo del Mazo, se promoverán diversas acciones con el fin de unificar el transporte. En cuanto a las acciones que se señalan, se observa que no se engloban en una perspectiva metropolitana.

En estas acciones es posible apreciar que tienen una visión de alcance local, ya que no muestran una visión de inclusión o integración con los sistemas de transporte de los estados aledaños, caso la Ciudad de México.

Sobre por qué no se ha unificado el sistema de prepago mediante una tarjeta en la entidad mexiquense, Ángel Molinero expresó “En la CDMX es relativamente más sencillo entrarle al tema del prepago y la unificación del transporte, y aun así ha costado mucho trabajo, ya que el transportista tiene diferentes visiones; en el Estado de México hay cacicazgos y grupos de poder en donde cada uno ve por sus intereses”.

acciones molinero

¿Qué se necesita para unificar el sistema de prepago en la ZMVM?

Molinero quien además es consultor en la Asociación Mexicana de Transporte y Movilidad, refirió: “si no hay un ente que se encargue a nivel metropolitano del tema del transporte, difícilmente vas a poder darle una permanencia y a poder consolidarlo, vas a tener decisiones sujetas a un cambio político”.

Explicó que técnicamente no hay problema para unificar el recaudo a través del prepago, hoy los avances de la tecnología permiten de todo, no es un gran problema el instrumentar un esquema de esta naturaleza, solo hay que ponerse de acuerdo.

La CDMX ya tuvo su sistema de transporte tarifario a partir del abono multimodal, que hoy de alguna manera se retoma, donde podías usar el transporte con una tarjeta o abono, no es una cosa nueva en México.

“Mientras la autoridad no tome el toro por los cuernos y diga aquí vamos a cambiar, va a ser un sistema de prepago, el transportista no va a cambiar”, dijo.

En el contexto del Covid-19

Ante la situación que actualmente se vive por temor al contagio a bordo de algún sistema de transporte, Ángel Molinero destacó que de esta situación se tiene que aprender y obtener un beneficio, uno de ellos es poner sobre la mesa eliminar el uso del dinero en efectivo, por seguridad y salud debe disminuirse y sobre todo en el transporte público.

“La oportunidad de oro se está perdiendo cuando menos en este momento en la CDMX, se tiene la gran oportunidad de decir: no podemos manejar efectivo, debemos evitar el contacto con el chofer y el dinero. Creo que es la oportunidad de forzar a las empresas transportistas en este momento a eliminar el pago con monedas y billetes, hay que poner los autobuses en sistema de prepago.

“El COVID-19 era un buen momento para cacarearlo y forzar su instrumentación con el pretexto de no manejar efectivo. Creo que no se está aprovechando la oportunidad”.

¿Hay resistencia para mejorar el recaudo?

“Cómo la Comisión Metropolitana Ambiental que opera las situaciones políticas de la calidad del aire, algo así, un poco más ejecutivo debe existir para el transporte en el manejo de toda la zona metropolitana, un manejo de esta naturaleza para adaptar más municipios; no son cosas nuevas, son temas que se han hablado desde los años 70 y  80; sin embargo, el transportista de manera histórica ha rechazado un sistema más organizado, ni siquiera los “arturitos” (alcancías), menos los pagos con tarjeta electrónica donde se puede hacer un recaudo de forma instrumentada”, comentó Molinero.

El consultor como los académicos reconocen que hay esfuerzos, pero ha hecho falta convencer al transportista para mejorar sus sistemas de recaudo; no es un sistema de fiscalización, dado que el transporte es un servicio los impuestos deben ser cancelados. Un sistema de recaudo bien manejado puede tener tarifas más realistas. Ninguna de las dos partes ha apostado al problema.

“Creo que el primer paso se dio al establecerlo en todos los transportes de la CDMX, tanto operados por la autoridad como por privados. Se lleva con esta idea desde los años 80´s y el transportista se niega, dado que lo ve como una forma de fiscalización.

“Lograr que el Estado de México y CDMX tengan un sistema de prepago común requiere una autoridad común, aspecto que veo lejano por el momento.

“Un sistema tarifario integrado requiere de un sistema integrado de transporte, una autoridad integrada y una operación igualmente integrada”, dijo.

La Ciudad de México y el Estado de México, un reto compartido

Recientemente, al participar en un foro de movilidad, Raymundo Carbajal Martínez, secretario de movilidad del Estado de México, señaló que la movilidad es un reto que comparten ambas entidades sobre todo por el número de personas que cada día se mueven.

“Compartimos el reto más importante de Latinoamérica, la Zona Metropolitana del Valle de México, que aglutina a más de 20 millones de personas y representa uno de los desafíos en materia de movilidad más grandes”.

En el Valle de México se mueven diariamente al menos 20 millones de personas en alrededor de 9 millones de viajes. De acuerdo con la información derivada de la Encuesta Origen-Destino (2017) que analiza la manera en cómo nos movemos en la ZMVM, de 15.57 millones de viajes en transporte público, en prácticamente 3 de cada 4 se usa el microbús o Combi. Mientras que en los municipios conurbados se utiliza un colectivo en 4 de cada 5 viajes.

“Conforme a los resultados de la EOD 2017, en la Zona Metropolitana del Valle de México se tiene una población de más de 20 millones de personas, 8.8 millones en la Ciudad de México y más de 12 millones en los 59 municipios conurbados del Estado de México y Tizayuca Hidalgo”.

Sobre esto, Ángel Molinero explica que hay que tomar en cuenta que en la actualidad los sistemas de transporte tradicionales más usados por la población siguen siendo la combi y el microbús, por lo que las autoridades al menos en estas dos localidades, deben apostarle a un transporte integrado que contemple un sistema de recaudo integral y consolidado para un mejor servicio.

“Es un cambio de mentalidad total que va a evolucionar siempre que haya voluntad política y no se detenga, que funcione con independencia de los cambios de gobierno, ejemplo de ello son las ciudades de Nueva York y París en donde se trabaja con un sistema de recaudo ya muy estructurado gracias a la voluntad por generar un transporte más eficiente”.

En contexto

La Encuesta Origen-Destino fue elaborada por el INEGI, en colaboración con los gobiernos de la Ciudad de México y del Estado de México y la participación de la Universidad Nacional Autónoma de México. La información recabada contiene datos sobre la movilidad del día a día de los habitantes de la Zona Metropolitana del Valle de México, así como las características de los viajes realizados. La información se recabó en las 16 alcaldías de la Ciudad de México y en 59 municipios conurbados del Estado de México y en Tizayuca, Hidalgo.