Transporte público pirata un mal para la movilidad del Valle de México - Pasajero7

Transporte público pirata un mal para la movilidad del Valle de México

taxis piratas

Alrededor de 20 mil unidades “pirata” brindan servicio de transporte público de pasajeros en la Ciudad de México; de acuerdo con Ignacio Rodríguez Mejía, presidente del Movimiento Nacional Transportista, en esta cifra se contemplan unidades conocidas como vehículos que ofrecen el servicio a través de aplicaciones, taxi de montaña y autos particulares. Inseguridad para el usuario, competencia desleal y falta de control por parte de las autoridades, son algunas de las consecuencias que el líder transportista enlista con la circulación de estas unidades prestadoras del servicio.

Para poder erradicar esta práctica, Ignacio Rodríguez dijo en entrevista con Pasajero7, que “La solución no es fácil porque muchos taxistas que tenían concesión prefirieron pasarse del lado de las aplicaciones, pero tampoco es un servicio regulado, sigue siendo pirata porque no opera de manera legal. No usan tarjetón, no pagan revista, no están rotulados los vehículos, y no usan taxímetro como los taxis tradicionales”.

Agregó “los Uber son pirata porque no tienen concesión para ofrecer servicios de transporte de pasajeros toda vez que la ley lo dice y es muy clara en ese sentido, eso de alguna manera ha fomentado la mala competencia; hoy ya no pedimos que los saquen de circulación, simplemente que se les regule, que dejen de operar como “piratas” y que cumplan con todos los requisitos que le exige la autoridad al transporte convencional”.   

El servicio “no regulado” es común en las partes altas de la ciudad

Particularmente hablando de unidades que brindan el servicio de transporte público tipo “taxi”, Pasajero7 observó que en colonias de las alcaldías Tlalpan, Tláhuac, Gustavo A. Madero, Cuajimalpa y Álvaro Obregón, la gente realiza viajes -principalmente cortos- en los llamados taxis de montaña, cuyos servicios se ofrecen en autos particulares visiblemente en malas condiciones.

Por ejemplo, en el pueblo de Santo Tomás Ajusco de la alcaldía Tlalpan, vehículos tipo Tsuru, Volkswagen, Pointer y Chevy, aguardan a la llegada de las unidades de la Ruta 39 y Ruta 70, para movilizar a los pasajeros que habrán de continuar su camino.

En la Alcaldía Tláhuac no es la excepción ya que adicionalmente a los mototaxis, los habitantes se movilizan en vehículos particulares. Una de las características de estos vehículos es que, ante la ausencia de permiso para operar como tal, solo pueden ofrecer el servicio en tramos cortos para evitar sanciones de las autoridades verificadoras como el INVEA.

Lo mismo ocurre en las inmediaciones del Cablebús Línea 1; durante un recorrido que realizó Pasajero7 para conocer la operación de la primera línea aérea de transporte público en la CDMX, se registró que la gente llega a las estaciones utilizando diversos modos de transporte como camiones urbanos y vehículos particulares habilitados como taxis.

En las alcaldías Cuajimalpa y Álvaro Obregón también se presenta esta irregularidad, ya que se constató que para realizar recorridos cortos entre determinadas colonias las personas se mueven en este tipo de vehículos, los cuales de acuerdo con Ignacio Rodríguez ponen en riesgo a los usuarios, al no contar con seguro e inspección físico- mecánica.

Pérdidas económicas

Para magnificar las pérdidas económicas que han ocasionado la proliferación de taxis no regulados, el representante del Movimiento Nacional Transportista, comentó que los taxistas tradicionales perdieron el 40 por ciento del ingreso a causa del transporte “pirata”.

Para resolver el problema que afecta al sector, el Movimiento Nacional Transportista propone actualizar el marco regulatorio para el transporte y aplicar para todos los ofertantes de servicio de transporte público, lo que indica la ley; en ello señala que, es necesario incluir al transporte de aplicación con el fin de generar una sana competencia. El líder del movimiento reiteró que, para esta causa, se está solicitando regulación para todos quienes no están regulados, principalmente los que trabajan a través de aplicaciones.

No que se vayan ni que se retiren, pero que sí haya equilibrio, equidad y justicia para los trabajadores del volante”.

Los transportistas están actualmente en conversaciones con las autoridades de la Secretaría de Movilidad local, “Estamos en espera de una reunión con Martí Batres, secretario de Gobierno de la CDMX “, solo que se niegue a reunirnos nos iríamos al acto de protesta”.

Transporte “pirata” presente en las carreteras

El problema del transporte público “pirata” o no regulado, no es exclusivo de los taxis; la Cámara Nacional del Autotransporte de Pasaje y Turismo (CANAPAT) ha expresado que “es un hecho lamentable que comiencen a circular de nueva cuenta  y a prestar el servicio de transporte autobuses que no cuentan con seguro ni permiso de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes”, lo cual aseguran es un riesgo para el usuario.

Sixto Hernández Zubieta, delegado de la cámara, dio a conocer que tuvieron acercamiento con la Guardia Nacional división carretera y la SCyT, para denunciar ese tipo de empresas que operan sin ningún tipo de permiso.

Estamos pidiendo el apoyo a la Guardia Nacional para que detengan las unidades que no cumplen con todos los estándares requeridos, brindando de una manera anómala el servicio”, refirió el representante de la CANAPAT.

De acuerdo con información periodística publicada en diversos sitios informativos, transportistas del  Estado de México, Puebla, Querétaro, Chiapas, Jalisco, Zacatecas y Tlaxcala han solicitado a las autoridades de movilidad local la extinción del transporte “pirata”, al considerar que ponen en riesgo la seguridad del usuario y generan una mala competencia entre quienes se encuentran regulados.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *