Seguridad en carreteras, una prioridad

en el camino julio

Un desafortunado suceso ocurrió el pasado 2 de mayo en la autopista México-Puebla en el que un menor de dos  años perdió la vida por arma de fuego y una joven de 14 años y su mamá fueron abusadas sexualmente.

Los hechos sucedieron la madrugada de aquel martes cuando la camioneta familiar circulaba a la altura del kilómetro 93, comunidad de Santa María Moyotzingo; ahí el vehículo detuvo su circulación para que el padre de familia atendiera necesidades fisiológicas, sin embargo, en ese momento ocho sujetos aprovecharon el descuido para abordarlos y ultrajarlos física y materialmente.

No debió haberse detenido o haber expuesto a su familia al viajar de madrugada, fueron algunos de los pocos comentarios que leí en las redes, el resto de los post condenaba lo sucedido.

Ante ello, me viene la pregunta ¿Qué vivir en México no nos otorga como ciudadanos la libertad de movernos a nuestra consideración? Podríamos decidir viajar a las 3 de la mañana lo mismo que a las 8 con la misma tranquilidad de que todo estará bien.

Por ello, es importante exigir a las autoridades federales, estatales y municipales en sus ámbitos de competencia, que cumplan la obligación que adquieren como gobernantes para proveer y garantizar las acciones necesarias de seguridad en las carreteras y en general para un libre tránsito.

El Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal A.C. cita en un comunicado de prensa que “México está considerado por el Banco Mundial (2013) como un país con alto riesgo en materia de robos en transporte de carga con un elevado índice de eventos en los estados de México, Jalisco, Michoacán, Morelos y la Ciudad de México, donde se registra un alto índice delictivo en sus carreteras”.

Transportistas de carga, de pasaje o vehículos particulares, han sido el blanco perfecto para los asaltantes cuya mafia organizada ha observado en las carreteras libres y federales, un modo viable de delincuencia.

Salvaguardar la integridad de las personas, garantizar, mantener y restablecer el orden y la paz públicos en las carreteras federales, vías férreas, aeropuertos, puertos marítimos autorizados para el tráfico internacional, el espacio aéreo y los medios de transporte que operen en las vías generales de comunicación, son una de las atribuciones y obligaciones de resguardo de la Policía Federal cuya labor ha sido rebasada en los estados antes citados.

Durante el pasado puente, ocurrido el 5 de mayo, la Comisión Nacional de Seguridad, a través de la Policía Federal, dio a conocer que para ese periodo y en lo sucesivo, se refuerza  el despliegue de protección, seguridad y servicio en todo el territorio nacional con el objetivo de evitar delitos y auxiliar a los usuarios, por lo que los servicios de verificación serán permanentes en los 49 mil kilómetros de carreteras federales del país; además, se instalarán puestos de ayuda y orientación a los usuarios de terminales aéreas y de autobuses, puertos marítimos, centros turísticos y puntos fronterizos.

Para dar una dimensión de lo que los espacios carreteros representan para la economía del país y ahora para la delincuencia, haremos un balance de los programas que instancias gubernamentales implementan para garantizar la seguridad en sus tramos carreteros de competencia.

…“La infraestructura y los servicios de transporte aún necesitan ser más seguros, limpios y accesibles, particularmente en los países en desarrollo. Estos servicios requieren responder a la creciente urbanización y motorización con soluciones que faciliten la movilidad urbana”… cita en su sitio oficial el Banco Mundial.