Se importaron en noviembre 72 tractocamiones usados por cada 100 nuevos vendidos

Se importaron en noviembre 72 tractocamiones usados por cada 100 nuevos vendidos

Se importaron en noviembre 72 tractocamiones usados por cada 100 nuevos vendidos

La Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT) informó que, de acuerdo con cifras del SAT, durante el mes de noviembre se importó un total de 1,329 vehículos pesados usados, lo que representa un incremento de 27.9% con respecto a las 1,039 unidades importadas el mismo mes de 2019 a pesar de ser el sexto productor global de vehículos pesados.

En lo que respecta a la importación de tractocamiones usados, en noviembre 2020, se importaron 839 unidades que, comparadas con las 727 unidades del mismo mes de 2019, representan un 15.4% de incremento. Si tomamos en cuenta que en noviembre de 2020 se vendieron 1,168 tractocamiones nuevos comparado con los 839 tractocamiones usados importados, refleja que en noviembre se importaron 72 tractocamiones usados adicionales por cada 100 tractocamiones nuevos vendidos al menudeo.

Por otra parte, en noviembre, el número de unidades importadas usadas de pasaje incrementó 92.1% respecto al mismo mes del año 2019, lo que significa que, se importaron 315 unidades de vehículos pesados usados destinados al pasaje, 151 unidades más que el mismo mes de 2019. “Es el quinto mes en el que la importación de autobuses urbanos usados es igual o mayor a las ventas de autobuses nuevos, lo que impacta doblemente la renovación de la flota y a los concesionarios de transporte que están enfrentando una caída de alrededor del 50% del aforo.

Es muy importante que las autoridades apoyen a los concesionarios de transporte urbano a sobrellevar esta crisis y no se impacte al servicio de transporte público,” comentó el líder de ANPACT.

Miguel Elizalde, presidente ejecutivo de ANPACT dijo que “México no debería recibir chatarra de otros países, recordemos que los vehículos que más contaminan son los más viejos no los más nuevos. Es necesaria una solución integral que impulse la renovación de la flota sin que impacte al micro y pequeño empresario que tiene que retirar de circulación su vehículo. Estamos poniendo en riesgo la vida y la salud de las y los mexicanos al continuar envejeciendo la flota”.

El directivo enfatizó que “por eso es muy importante que el gobierno federal y la iniciativa privada trabajemos en varios frentes: que la Secretaría de Economía actualice en los siguientes días el decreto de importación de vehículos usados, que SEMARNAT actualice el acuerdo ambiental y que la Comisión Reguladora de Energía inicie el grupo de trabajo de la norma de calidad de petrolíferos, la cual nos dirá cuándo tendremos diésel de ultra bajo azufre en todo el territorio nacional.

De esta forma, podremos reducir la asimetría normativa que tenemos con Estados Unidos, que es una de las causas de fondo de la importación de vehículos usados.

Así se aseguraría que solamente puedan ingresar al país vehículos con las tecnologías vigentes y se ponga el piso parejo entre vehículos importados usados y los vehículos que se pueden comercializar en el mercado nacional.

Es inminente respaldar a la industria nacional del autotransporte que sustenta a más de 2.5 millones de familias mexicanas. Todos queremos un autotransporte moderno que sea seguro, amigable con el ambiente y socialmente responsable”, finalizó Elizalde.