Revolución tecnológica 4.0 - Pasajero7

Revolución tecnológica 4.0

revolución 4.0Que la tecnología permita realizar nuestra vida cotidiana de manera más sencilla, es la apuesta por el uso de ésta a nivel global.

Si bien la tecnología aporta en diversos aspectos cotidianos, el transporte no es la excepción. Poder realizar actividades de manera sencilla como pedir un servicio de transporte a través de una App, recargar el Tag o realizar el prepago de la tarjeta del transporte público, son solo un par de aportaciones al transporte y la movilidad.

José Ángel Mejía Domínguez, jefe de la oficina de vinculación Académica del programa de Ingeniería en Control y Automatización de la ESIME, Unidad Zacatenco del IPN, dijo a Pasajero 7, que el transporte se ha convertido en una de las principales preocupaciones de las urbes, debido a los tiempos de traslado; en ocasiones, estos momentos representan una tercera parte de una jornada de trabajo, lo que incide directamente en su productividad.

“Las ciudades son el hogar de un 54% de la población mundial, se espera que para el año 2050, pase a un 66%. Esto representaría un parque vehicular de 2,5 billones de autos para ese año lo que atraería: reducción de la productividad, contaminación local y aumento de las emisiones de carbono; muertes y lesiones por accidentes de tránsito; creciente inequidad y división social”.

Ante ese panorama, la tecnología automotriz tendría que cambiar sus paradigmas para atender a criterios de sostenibilidad y funcionalidad aplicando tecnologías que apoyen la reestructuración de la movilidad urbana para responder a los retos inmediatos y del futuro.

Ante la revolución tecnológica que se vive actualmente surgen las siguientes interrogantes:

¿La tecnología puede ayudar al mejoramiento del transporte? ¿La industria 4.0 tendrá efectos en el transporte? ¿México está preparado para esta revolución tecnológica? ¿Hacia dónde vamos con la electromovilidad?

En opinión del académico del IPN, los avances en las tecnologías de la información y las comunicaciones han permitido tres factores de cambio en el transporte.

Las redes de intercambio de información, son  plataformas en línea que facilitan la oferta y demanda haciendo que el usuario tome la decisión, ya no solo bajo criterios económicos. (Transporte mediante App)

La tecnología eléctrica donde la innovación en el diseño de baterías, sus capacidades y tiempo de carga, así como la masificación de la tecnología eléctrica hacen al vehículo eléctrico la alternativa.

La automatización de las unidades automotrices de la última década se caracterizó por un control crítico para la seguridad aplicada a los sistemas de dirección, aceleración y frenado. La aparición de los vehículos autónomos no es lejana. Se espera que para el año 2050 el parque vehicular sea obligatoriamente autónomo.

Según el especialista, el factor que reviste mayor importancia en la actualidad es la automatización en la conducción ya que permitiría diferentes tipos de vehículos más ligeros y seguros haciendo a los vehículos eléctricos los más adecuados. Los vehículos autónomos y las infraestructuras especiales de carriles confinados reducirían la intención de ser propietario de un vehículo facilitando la transición a vehículos autónomos ligeros en modo de viaje compartido, con lo cual, el transporte público estaría exclusivamente dirigido a las vías primarias, logrando que las políticas de planificación urbana para generar ciudades compactas, sustentables, saludables y habitables sean viables.

José Ángel Mejía destacó que si bien la tecnología se mueve rápidamente, hay que encontrar un empate de coincidencias que sean operables.

Ante ese panorama, la tecnología automotriz tendría que cambiar sus paradigmas para atender a criterios de sostenibilidad y funcionalidad aplicando tecnologías que apoyen la reestructuración de la movilidad urbana para responder a los retos inmediatos y del futuro.

Ante la revolución tecnológica que se vive actualmente surgen las siguientes interrogantes:

¿La tecnología puede ayudar al mejoramiento del transporte? ¿La industria 4.0 tendrá efectos en el transporte? ¿México está preparado para esta revolución tecnológica? ¿Hacia dónde vamos con la electromovilidad?

En opinión del académico del IPN, los avances en las tecnologías de la información y las comunicaciones han permitido tres factores de cambio en el transporte.

Las redes de intercambio de información, son  plataformas en línea que facilitan la oferta y demanda haciendo que el usuario tome la decisión, ya no solo bajo criterios económicos. (Transporte mediante App)

La tecnología eléctrica donde la innovación en el diseño de baterías, sus capacidades y tiempo de carga, así como la masificación de la tecnología eléctrica hacen al vehículo eléctrico la alternativa.

La automatización de las unidades automotrices de la última década se caracterizó por un control crítico para la seguridad aplicada a los sistemas de dirección, aceleración y frenado. La aparición de los vehículos autónomos no es lejana. Se espera que para el año 2050 el parque vehicular sea obligatoriamente autónomo.

Según el especialista, el factor que reviste mayor importancia en la actualidad es la automatización en la conducción ya que permitiría diferentes tipos de vehículos más ligeros y seguros haciendo a los vehículos eléctricos los más adecuados. Los vehículos autónomos y las infraestructuras especiales de carriles confinados reducirían la intención de ser propietario de un vehículo facilitando la transición a vehículos autónomos ligeros en modo de viaje compartido, con lo cual, el transporte público estaría exclusivamente dirigido a las vías primarias, logrando que las políticas de planificación urbana para generar ciudades compactas, sustentables, saludables y habitables sean viables.

José Ángel Mejía destacó que si bien la tecnología se mueve rápidamente, hay que encontrar un empate de coincidencias que sean operables.

tecnologia aplicada al transporte