Proyectos de movilidad oportunidades para autoridades y concesionarios, que benefician al ciudadano - Pasajero7

Proyectos de movilidad oportunidades para autoridades y concesionarios, que benefician al ciudadano

PADILLA OCTUBRE 22

Para las autoridades y operadores de transporte público en el país, poner en marcha sistemas de transporte permite sumar esfuerzos institucionales y financieros, así como madurar procesos de transformación, sustitución y modernización, porque ello contribuye a modificar tiempos de traslado, ofrecer seguridad e información a bordo, reducir las emisiones contaminantes y mejorar la infraestructura del transporte.    

Esto ha generado un modelo que en el país ha permitido poner en marcha mejores prácticas que se replican en otros proyectos, lo que permite cambiar la forma tradicional de mover a las personas, y definir qué esfuerzos deben alinearse para que esto suceda.

En la capital del país este modelo de transporte ha generado transformación e infraestructura mediante esfuerzos institucionales, financieros, tecnológicos y técnicos, así como alineación de los líderes, creación de sociedades mercantiles, y otros eventos en materia de tecnología, como control de la operación y de la prestación del servicio. 

Hay, además, un alineamiento del esfuerzo del sector transporte, ya que sus líderes están convencidos de que este paradigma es importante para todos, pues permite definir los esfuerzos, como por ejemplo la actualización tarifaria, el uso de tecnología y de herramientas como la tarjeta integrada, que permite el control total de la operación y correcta explotación del servicio, así como nuevas reglas del juego e indicadores de calidad, que deben tener a la mano, tal como ocurre con la actualización de costos, entre otros instrumentos.

Cada vez más autoridades estatales entienden que la composición de calidad proviene de la tarifa y el subsidio de recursos públicos o privados, o la combinación de ambos. Por ejemplo, recientemente el gobernador de Jalisco anunció un subsidio de 500 millones de pesos para la tarifa del transporte público; me parece que ese tipo de mensajes deben comenzar a convertirse en algo natural.

Los concesionarios del transporte público tenemos la experiencia para el manejo de vehículos modernos, hemos sido los primeros en operar en la ciudad de México autobuses articulados, biarticulados, doble piso, híbridos, piso bajo y eléctricos, como resultado de los proyectos que se han detonado en la capital.

Hoy estamos ante un proyecto único e innovador, que coloca a la capital del país a la vanguardia: en México antes se tenía la errónea creencia de que los trolebuses formaban parte de una tecnología anacrónica, anticuada y en desuso. Sin embargo, por ejemplo, en Europa, estos sistemas se han conservado, ampliado y modernizado, y su operación ha demostrado múltiples beneficios técnicos, operativos, financieros y ambientales.

Todo ello demuestra que el trolebús moderno ha evolucionado, por la actual sofisticación de sus sistemas electrónicos para ofrecer un desempeño sobresaliente, óptimo consumo de energía, autonomía de varias decenas de kilómetros (en constante aumento) y variadas configuraciones, así como diferentes rangos de capacidad, desde líneas de moderado nivel de demanda, hasta líneas troncales con alto volumen de transportación.

El trolebús elevado representa la última fase en materia de electromovilidad, por sus vehículos vanguardistas, de piso bajo integral, accesibilidad universal y frenado regenerativo. Afortunadamente el actual gobierno de la Ciudad de México (CDMX) ha revertido la tendencia de desaparecer los trolebuses y, como parte de su programa de renovación del transporte público, consideró la adquisición de 130 nuevas unidades de este tipo de transporte. 

El futuro del trolebús para la capital del país es muy promisorio, ya que, desde su inicio, el actual gobierno dio a conocer que realizaría una inversión histórica para modernizar los sistemas de transporte de la ciudad, entre ellos el trolebús.

Desde 1951, año en que se inauguró este sistema en la CDMX, se colocó como un ícono del transporte, pero luego cayó en desuso; afortunadamente hoy sus unidades han evolucionado y actualmente lo vemos consolidado.

El Eje 8 de la CDMX, en conjunto con avenida de los Insurgentes, eran, en su momento, los candidatos para iniciar Metrobús, hoy el proyecto del trolebús se retoma en ese eje que conecta la zona oriente de la ciudad con el Estado de México, una región de gran demanda de servicio, aunque se espera que el proyecto crezca en un futuro a la zona poniente de la capital.

TROLEBUS ELEVADO

El trolebús elevado es el primer proyecto donde se involucra a los particulares para operar trolebuses en el país, en combinación con el Servicio de Transportes Eléctricos de la Ciudad de México (STE) y GM Transport.

Este esquema, donde se invita a los concesionarios que quieran continuar con la prestación del servicio y, por otra parte, donde el gobierno asume un importante costo de la inversión, permite enfocar en la operación a quienes se dedican a ello.

El proyecto de electrificación avanza utilizando los recursos como los ejes viales, el STE y la infraestructura existente. En este caso, al igual que en la primera línea del Metrobús, los concesionarios del transporte público damos un giro de 360 grados, en la forma de prestar un servicio renovado, donde el salto en la profesionalización de los operadores es indispensable para un proyecto como el Trolebús elevado de Iztapalapa, que demanda eficiencia y calidad.

La capacitación de los operadores de los trolebuses para este nuevo reto es fundamental para el buen funcionamiento del proyecto. Este nuevo transporte, con sus ocho kilómetros de recorrido y 11 estaciones, beneficiará a un promedio de 76 mil usuarios por día, cuya operación no sólo favorece la movilidad, sino también la conectividad con la Línea 8 del Metro y la Línea 2 del Cablebús.

El oriente de la CDMX, específicamente la alcaldía Iztapalapa, que tiene 1.8 millones de habitantes, el mayor número de la ciudad, contará con un servicio de transporte que beneficiará a la población.

Los usuarios pasan cinco años en el transporte público por temas de congestión vial.  Pero ahora, este concepto innovador ayudará a que esto mejore de manera sustantiva. Hoy no se trata sólo de tecnología verde de primer mundo (que sin duda lo es, y es importante), sino de la adopción tecnológica para la gestión de flota y el centro de control.

Se trata de la recuperación del espacio urbano, de mejorar la experiencia de viaje, de la seguridad a bordo, disminución de emisiones contaminantes y, en particular por su diseño, de una reducción significativa de los tiempos de traslado. Enhorabuena a las autoridades, concesionarios y a todos los técnicos y a quienes hicieron posible esta visión que hoy es una realidad.