¿Por qué gas natural?

ABC GAS NATURAL DINA ABRIL

Tradicionalmente, el diésel ha sido el combustible más utilizado para el transporte de carga y pasaje, sin embargo, el factor económico y el cuidado del medio ambiente han generado la necesidad de utilizar diferentes fuentes de energía.

La fórmula del transporte ha cambiado y el costo del combustible se ha incrementado de una manera mucho más rápida que el precio de las tarifas. Eso afecta al transportista de manera directa y es cuando él empieza a buscar otras alternativas.

El gas natural está en el momento ideal para su utilización. Cabe resaltar que el precio más bajo de este combustible se encuentra en Norteamérica, debido entre otras cosas a la tecnología con la que se cuenta para su extracción y la transformación que ha tenido Estados Unidos como productor de combustibles quien al aumentar sus niveles de producción de gas y petróleo, está transformando la industria en esta parte del mundo.

Además de su precio, el uso de gas natural vehicular tiene otras ventajas:

MÁS LIMPIO:

En primer término, al ser un hidrocarburo gaseoso, el gas natural tiene la composición de un átomo de carbono por cuatro de hidrógeno (CH4); esto lo hace más limpio entre los combustibles fósiles. Otros, como el petróleo o la gasolina, tienen una relación de carbono más alta, lo que significa que al quemarse producen más hollín, más contaminantes.

MÁS SEGURO:

En cuanto a sus características físicas en proporción con el aire, si la densidad del aire es 1, la del gas natural es de 0.61; es decir que es 40% más ligero, por lo cual, en caso de una fuga, sube y se dispersa de manera más rápida. Al compararlo con el gas LP, compuesto por butano y etano, éste es 2.01 más veces denso que el aire, el doble de pesado. Si hay fuga, se forman nubes a nivel piso, donde está mucho más expuesto a una fuente de ignición y es mayormente factible un accidente.

Otra ventaja del gas natural contra los combustibles líquidos, es que en una fuga en autobús o estación de carga, al dispersarse en el aire, el riesgo es mínimo, en cambio el diésel o la gasolina pueden contaminar los mantos freáticos. La experiencia de las explosiones del 22 de abril de 1992 en la Zona Metropolitana de Guadalajara es una muestra muy clara, pues se dictaminó que había combustible en los drenajes. Con el gas natural, ante una fuga, no se tiene esa situación.

PODER ENERGÉTICO EQUIVALENTE AL DIÉSEL:

Un litro de diésel produce alrededor de 36 mil 600 BTU; ésta es la energía que se da al quemar un litro de diésel. Un metro cúbico (1m3) de gas natural, produce 36 mil 100 BTU, lo que quiere decir que tienen un poder calorífico muy parecido.

Podría decirse entonces, que el gas natural y el diésel tienen la misma eficiencia energética, sin embargo, hay que tomar en cuenta que en cuestión de volumen, estamos hablando de 1m3 contra un litro. Así, para poder tener suficiente gas natural en el vehículo, hay que comprimirlo para que ocupe menos espacio y se tenga suficiente combustible para lograr la autonomía de una jornada de trabajo.

En cuanto a la relación diésel-gasolina, ésta última produce alrededor de 32 mil BTU, o sea, cuatro mil unidades de potencia menos en un litro que el diésel, lo que se traduce en un menor poder energético que dicho combustible.

Es importante que el transportista sepa en qué unidad de medida les venden el gas natural o van a establecer sus proyectos y puedan hacer sus proyecciones financieras, rendimiento, pruebas o cualquier otro aspecto que se derive de esto. Lo pueden vender en litro equivalente a gasolina, a diésel o en m3. Al hablar de rendimiento de gas natural en kilómetros por litro, puede confundir; hay que saber lo que es equivalente a litro de qué, gasolina o diésel y tener claro esto para evitar confusiones o una mala interpretación de las cifras.

¿CUÁNTO DURARÁ LA ETAPA DEL GAS NATURAL EN EL MERCADO?

Las reservas que se tienen en Estados Unidos, Canadá y México, región que nos ocupa, pero incluso a nivel global, dan para más de 100 años, lo cual proporciona una certeza en cuanto a la disponibilidad del combustible. La Reforma Energética también abona en México, porque permite tener acceso de manera más clara, con una competencia de mercado libre y eso permite pensar que por lo menos durante 15 o 20 años, el gas natural será un combustible competitivo en el mercado.

Si bien el gas natural ofrece grandes ventajas, hay que considerar que no deja de ser un combustible, por lo que hay que manejarlo con las precauciones debidas. Sí tiene emisiones, pero mucho menores que otros combustibles. Asimismo, con la capacitación adecuada, equipos certificados, y las herramientas necesarias, puede ser incluso más seguro que otro tipo de combustibles como el diésel o la gasolina.