POLÍTICAS TARIFARIAS del transporte público como respuesta a la crisis urbana - Pasajero7

POLÍTICAS TARIFARIAS del transporte público como respuesta a la crisis urbana

ALIANZA SIMUS MARZO WEBInstrumentos Financieros y Política tarifaria para los sistemas de transporte público en América Latina.

La sostenibilidad de la movilidad urbana está en jaque, lo cual supone un atraso en el desarrollo de América Latina. Cada una de nuestras ciudades se está enfrentando al mismo dilema: ¿cómo evitar el colapso de los sistemas de transporte público mientras se intenta recuperar una economía en crisis? La respuesta está en la misma pregunta: potenciando los sistemas de transporte público, se recupera la economía de las ciudades.

Libro Blanco: Políticas Públicas de MUS

El Libro Blanco de la Movilidad Urbana Sustentable, publicado en 2014 marcó los determinantes de política pública. Entre ellos, la movilidad como derecho social, la institucionalidad, el desarrollo urbano y la estructuración financiera, son los pilares de la política pública de la movilidad urbana.

Captura de Pantalla 2021-03-01 a la(s) 16.20.40

Recientemente en México se dieron pasos de gigante en la inclusión de la movilidad como un derecho social, esto sin duda marca un hito en la región. Ahora bien, para darle efecto a la movilidad como un derecho social fundamental, es necesario contar con la estructuración financiera que permita tener transporte público de calidad con tarifas asequibles para los usuarios.

En cuanto a la estructuración financiera, el libro blanco describe los elementos que se deben tener en cuenta:

  • Modelo Integrado de Financiamiento:

Con una identificación clara de fuentes de financiación directas e indirectas de mediano y largo plazo, tanto pública como privada.

  • Modelo Integrado de Costos:

Donde se tienen en cuenta todos los aspectos de costo y calidad de transporte en el financiamiento de los modos.

  • Fondos recurrentes de Estabilización Financiera:

Que garanticen el funcionamiento diario del sistema, cerrando la brecha entre costos y tarifas, nutrido de fondos de fuente nacional y local.

  • Tarifa social asequible y competitiva:

Que garantice el acceso de todos los sectores de la población. No debe superar el 10% del ingreso familiar mínimo.

  • Financiación Pública de la Operación:

Que exista financiación a la operación y mantenimiento de Sistemas Multimodales, con prioridad al transporte público y no motorizado, con criterios claros y sostenibles en el tiempo.

  • Costo externalidades de todos los modos:

Que existen costos por las externalidades generadas de los modos, incluyendo a los particulares.

Si mientras leemos estas premisas, pensamos en nuestra ciudad y vemos que no se cumplen, estamos frente a un problema de estructuración financiera de nuestra movilidad urbana y es el tiempo perfecto para hacer algo al respecto.

Crisis de movilidad

Desde hace un año, entramos en la crisis social y económica más grande de este siglo, un desafío para todos, incluyendo los sistemas de transporte público. Palabras como colapso, crisis, caída y otras se han utilizado para describir la situación de la movilidad urbana. Sin embargo, hemos visto el estoicismo de todos los actores de nuestros sistemas de transporte: desde los conductores, empresarios, gestores y funcionarios han mostrado una capacidad enorme de trabajo y compromiso, al punto que ninguno de los sistemas de transporte público en América Latina ha cesado sus operaciones. Sin embargo, el problema sigue creciendo y estamos entrando a zonas de riesgo de colapso de nuestros sistemas.

Captura de Pantalla 2021-03-01 a la(s) 16.26.14

Propuesta SIMUS

Desde SIMUS hemos venido trabajando de la mano de las ciudades, en la elaboración de planes de acción para la recuperación de los sistemas. El esquema propuesto busca la sostenibilidad de los sistemas eliminando la enorme dependencia de la tarifa en los modelos de negocio de la movilidad urbana. Adoptando los elementos de política pública de estructuración financiera descritos, se propone un esquema mixto de financiamiento, donde los gobiernos nacionales aportan para la creación de un Fondo de Garantía de la MUS, con diferentes fuentes posibles como los Sistemas de Participación, Regalías y Créditos con la banca multilateral.

Por su parte, los gobiernos locales aportan a los Fondos de Estabilización Tarifaria desde el trinomio de lo relacionado al uso de vehículos, al desarrollo urbano y al medio ambiente. Con esto se busca principalmente el ingreso de recursos no tarifarios a los sistemas de transporte.

Captura de Pantalla 2021-03-01 a la(s) 16.28.06

Algunas de las fuentes que debemos tener en cuenta son:

Cobro por Contaminación

  • Tarificación Vial
  • Explotación Comercial de Desarrollo Orientado por  el Transporte
  • Reorientación de sobretasa de los combustibles
  • Nuevos ingresos por aprovechamiento de plusvalías
  • Aprovechamiento de NAMAS y Bonos Verdes
  • Reorientación de ingresos por comparendos
  • Reorientación de impuestos a vehículos
  • Cobro por estacionamientos
  • Transacciones de norma urbanística

Hasta aquí todo parece indicar que vamos a generar más impuestos, pero entonces ¿cómo es que generando más impuestos o redireccionándolos, vamos a salir de la crisis?.

Hoy, en las ciudades de América Latina, estamos gastando cerca del 30% de nuestro PIB en la forma en la que nos movemos, o al menos como nos movíamos antes de marzo del 2020. Esto incluye la infraestructura, gastos de capital y operación de toda clase vehículos, tiempos de viaje, decenas de miles de muertes y cientos de miles de personas con discapacidades en incidentes viales. Una movilidad urbana sostenible, cuya base sean los sistemas de transporte público y la movilidad activa como caminatas y bicis, pueden llegar a gastar menos del 10% de su PIB en la forma de moverse.

La oportunidad que tenemos es única, si evolucionamos a una movilidad urbana sostenible como eje conductor del desarrollo urbano, promoveremos un transporte más inclusivo, equitativo y resiliente, que nos permita ahorros hasta de un 20% de nuestro PIB, recuperando nuestro espacio público, nuestra salud y nuestro tiempo perdido.

Captura de Pantalla 2021-03-01 a la(s) 16.29.35

Para ilustrar cómo nos estamos gastando los recursos en la forma en la que nos movemos, realizamos esta adaptación de lo que sucede en Canadá en la forma de repartir los gastos entre lo que gastamos como individuos y lo que gastamos como sociedad.

De esta manera, si gastamos un peso caminando, la sociedad gasta 1 centavo para que nosotros podamos caminar, por cada peso que nosotros gastamos en ir en bicicleta, la sociedad gasta 8 centavos, y por cada peso que gastamos en el transporte público, la sociedad pone 1.5 (teniendo en cuenta que en Canadá hay subsidios al transporte, en América Latina, la cifra es considerablemente menor), mientras que por cada peso que gastamos al movernos en auto, la sociedad nos pone casi 10 pesos. Esto supone que la sociedad actualmente subsidia el transporte privado en una relación casi 10 a 1.