Necesario pensar la movilidad de las ciudades con enfoque de género - Pasajero7

Necesario pensar la movilidad de las ciudades con enfoque de género

reportaje generoSegún datos de ONU Mujeres, la región latinoamericana es la más atrasada en términos de la paridad en la toma de decisiones en materia de transporte y movilidad; del total de autoridades que deciden sobre la movilidad en el continente solo un 12% son mujeres; en México el promedio se reduce a un 4%, estas cifras toman relevancia cuando se traducen en una movilidad insegura, ineficiente y en muchos casos inaccesible para el sector de la población que más se mueve en el transporte público.

Sobre la urgencia de pensar la movilidad con una visión de género, se habló durante la segunda edición del Congreso 50-50: Ciudades para las Mujeres, que se realizó los días 23, 24 y 25 de noviembre; en este encuentro Laura Ballesteros, representante de la Red de Mujeres en Movimiento, resaltó poca presencia de las mujeres en la toma de decisiones para construir mejores ciudades.

“Somos el país con menos acceso de las mujeres a la toma de decisiones en materia de transporte y movilidad, y si hablamos y traducimos eso en materia de operación de servicio, empresariado, y si lo traducimos a cómo resolvemos las intersecciones de las mujeres en la calles, creo que estamos muy lejos de alcanzar el porcentaje promedio de la región”, señaló durante el arranque del congreso.

Si bien desde hace años existen estudios que definen de manera muy clara la movilidad de las mujeres en las ciudades, es necesario recapitular algunos números que dieron sustento a los diferentes paneles que se realizaron a lo largo de los tres días de actividades del Congreso 50-50.

De acuerdo  con el estudio de Women4Climate: acciones de igualdad de género contra el cambio climático en grandes ciudades 2016-2020, las mujeres usan menos el coche privado en sus desplazamientos, consumen más transporte público, caminan más que los hombres y sus itinerarios por la ciudad no están tan relacionados con el trabajo como los de los hombres, sino con diferentes tareas asociadas a la unidad familiar: visitar a parientes dependientes, recoger a los niños en el colegio o ir a comprar los artículos necesarios para el hogar.

Según este informe, un 13% de los hombres usan el coche privado para sus desplazamientos, mientras que esa cifra baja al 5% en el caso de las mujeres. También hay más motoristas masculinos (10%) que femeninos (5%) y, en cuanto al uso de un transporte sostenible, como la bicicleta, los hombres (4%) superan a las mujeres (1%)

Una de las razones de estos porcentajes puede ser el hecho de que las mujeres caminan más que los hombres para desplazarse a su trabajo: un 57% lo hacen, frente a un 47% de los hombres. En el uso del transporte público, las mujeres también superan porcentualmente a los hombres: lo usan un 31%, frente a un 25% de los hombres.

Ante esta realidad, México como la mayoría de los países de América Latina tienen la responsabilidad de pensar las ciudades y la movilidad con perspectiva de género.

Enfatizando en la relevancia de la movilidad, Laura Ballesteros, apuntó que, “hoy debemos pensar en ciudades post pandemia, en ciudades que nos permitan resolver lo que trajo la pandemia y lo recrudeció, y el espacio urbano va a ser el lugar perfecto, como ya se ha demostrado en muchas regiones del mundo para poder resolver las desigualdades, las violencias y el acceso a los derechos, y la movilidad es ese engranaje perfecto que nos permite el acceso a derechos y servicios”.

Movilidad de cuidado

Un enfoque recurrente en los paneles del congreso fue la movilidad de cuidado y el concepto de las cadenas de tareas, términos que se remontan a los 90 y hacen notar que la movilidad cumple no solo con mover a las personas, sino que es fundamental para el desarrollo y cuidado de la vida de quienes habitan las ciudades, así como para la realización de tareas.

Durante la primera conferencia magistral “Diálogo por ciudades feministas”, Inés Sánchez de Madariaga, Directora de la Cátedra UNESCO de Género y Políticas de Igualdad en Ciencia, Tecnología e Innovación, explicó que el urbanismo moderno responde a la técnica de la planificación, separando el uso de la ciudad entre vivienda, empleo, ocio, transporte, y equipamiento para el soporte de la vida; sin embargo desde la Carta de Atenas, donde el urbanismo se revisa desde el género, hay una separación por el enfoque de la planeación de las ciudades desde lo funcional y las limitaciones que para las mujeres representa este modelo.

“Este modelo de planificación de las ciudades basado en lo funcional, representa una barrera para la movilidad de las mujeres, porque no han sido planificadas las ciudades considerando las necesidades de sus habitantes”, dijo.

Desde el género, cuando se analiza el urbanismo moderno y se incluye el concepto de cuidado, se invita a mirar la realidad tomando en cuenta la vida de hombres y mujeres; el concepto incluye todas las necesidades de mantenimiento y cuidado de la vida que generalmente no son remuneradas, están inequitativamente distribuidas, y se atribuyen a los roles y normas de género, y a la división sexual del trabajo donde las mujeres siguen recibiendo doble carga de trabajo considerando las actividades del hogar.

“El concepto de tareas, que permite entender las vinculaciones espacio temporales en la vida cotidiana son complejas sobre todo para las personas que tienen responsabilidades de cuidado, en su mayoría para las mujeres porque hacen viajes diversos, irregulares e impredecibles… bajo este panorama, la movilidad de cuidado es un concepto sombrilla para cuantificar y visibilizar los desplazamientos efectuados por personas adultas para el cuidado y mantenimiento del hogar, actividades que son generalmente realizadas por mujeres”.

Mujeres transformando ciudades

Durante el panel de Feminismos en las ciudades, se planteó cómo se puede aplicar la mirada femenina a la arquitectura, diseño urbano, infraestructura y equipamiento de los sistemas de movilidad de las ciudades.

Como parte de la ponencia se analizó el urbanismo feminista en tres líneas:

Los cuidados: Cambiar prioridades poniendo la vida en el centro de las decisiones urbanas, desjerarquizando y despatriarcalizando los espacios y el urbanismo actual, incluyendo perspectiva ecofeminista.

Seguridad y Autonomía: Hacer espacios y ciudades seguras para todas y todos libre de violencia machista y hacia las mujeres.

Participación y experiencia de las mujeres: Trabajar desde la experiencia cotidiana de las mujeres reconociendo y visibilizando sus vivencias y conocimientos.

La académica e integrante de la colectiva “Femibici”, Jéssica Coyotecatl, enfatizó en el derecho a la ciudad mediante la eliminación de infraestructura urbana que excluye para retomar los espacios comunes, recordando que todas las personas tienen el derecho a vivirla y a habitarla.

“En la eliminación de los privilegios, en el reconocimiento de que todas y todos necesitamos condiciones dignas y un buen vivir. Una infraestructura que esté en manos de la gente”, dijo Coyotecatl.

Al concluir, las participantes coincidieron en la necesidad de crear infraestructura adecuada además de intervenir y rediseñar los espacios públicos para las mujeres, niñas y adolescentes para tener espacios seguros durante sus trayectos en la ciudad; así como en enfocar proyectos y acciones que no solamente contemplen a las mujeres que son quienes generalmente son las víctimas de la violencia, sino también considerar la seguridad para el resto de la población.

Jalisco presenta tarifa con perspectiva de género

Al ser Jalisco el anfitrión del Congreso 50-50, el Gobierno Británico, a través del programa Ciudades del Futuro del Fondo de Prosperidad del Reino Unido en coordinación con el Gobierno de Jalisco, anunciaron la implementación de un programa de tarifa social para el servicio de transporte público con perspectiva de género para atender a mujeres en condiciones de vulnerabilidad que habitan en la periferia del Área Metropolitana de Guadalajara.

De septiembre de 2019 a septiembre de 2020, se brindó asistencia técnica para el desarrollo de un diseño conceptual de un subsidio a la tarifa del servicio de transporte público que considera patrones de movilidad y la zona geográfica de residencia de mujeres con alto grado de vulnerabilidad para incluirlas en los beneficios del programa Mi Pasaje.

La Embajadora del Reino Unido en México, Corin Robertson, participó en el anuncio encabezado por el Gobernador del Estado de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, que en una primera etapa permitirá la ampliación de los beneficios de subsidios a través de la tarjeta Mi Pasaje a favor de 11 mil 732 mujeres.

Se detalló que durante el último año, un grupo de consultores internacionales expertos en diversidad de temas que conforman la Alianza Implementadora del Programa Ciudades del Futuro e integrado por PricewaterhouseCoopers (PwC), Steer, el Instituto de Recursos Mundiales México (WRI México), el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP) y C230 Consultores, brindaron el acompañamiento técnico a las autoridades locales para dar este primer paso.

La Alianza Implementadora trabajó en el diseño de criterios de selección para ampliar los subsidios actuales otorgados a través de Mi Pasaje, considerando factores de género, económicos, geográficos y de inclusión social. Como resultado de este análisis, se identificó que las mujeres que residen en lugares con un nivel de marginación alto y tienen un nivel de ingresos promedio bajo son quienes más podrían beneficiarse con la ampliación de estos subsidios.

Esta fórmula orientó la preselección de las mujeres beneficiarias de la primera etapa del subsidio de entre un universo integrado por 49 mil mujeres que atendieron a la convocatoria del programa Mujeres Líderes del Hogar.

Los trabajos se realizaron en forma coordinada con organismos gubernamentales como las Coordinaciones Estratégicas de Gestión del Territorio y Desarrollo Social, las Secretarías de Transporte, Igualdad Sustantiva entre Mujeres y Hombres, y del Sistema de Asistencia Social, así como el Instituto de Planeación y Gestión del Desarrollo del Área Metropolitana de Guadalajara (IMEPLAN).