Movilidad Activa

movilidad activa

El concepto de Movilidad Activa busca disminuir la cultura del vehículo particular  de motor para los desplazamientos de corta y mediana distancia, buscando otros modos de transporte sostenibles como el transporte público, la bicicleta o a pie.

Sin duda, en el tema de  la movilidad están sucediendo cambios muy importantes en las ciudades del mundo, gracias a los fenómenos de urbanización que estamos viviendo y los cambios políticos y económicos a nivel global, impactando de manera local en términos de la nueva movilidad.

Esto, debido a que las ciudades se enfrentan hoy en día a numerosos retos que ponen en duda su habitabilidad, tales como: la contaminación del aire, la congestión del tráfico y la falta de seguridad vial, entre otros aspectos.

Las organizaciones no gubernamentales (ONG), conscientes de ello, proponen soluciones y toman medidas para tratar de atajar los distintos problemas; una de estas organizaciones es el WRI México, explica Iván de la Lanza, Gerente de Movilidad Activa de dicha institución.

“Estamos tratando de establecer, como parte de una política pública y como parte de las visiones de las ciudades, qué tipos de ciudades queremos y cómo queremos movernos en ellas. En ese sentido, la Movilidad Activa ha tomado relevancia en los últimos años y se está consolidando actualmente como un componente muy importante, no solo de las ciudades y de las Smart Cities, sino también por los sistemas integrados de movilidad de estas ciudades, es decir, cómo pensamos en mover gente y no vehículos”.

QUE ES LA MOVILIDAD ACTIVA

“Más de un 50 o 60 por ciento de la movilidad en las ciudades se genera mediante la movilidad activa, y no hablamos solo de caminar o andar en bici, sino incluso la movilidad con animales, la movilidad en medios como patines o patinetas. Este es  un gran componente de la movilidad mundial y desafortunadamente, en términos de políticas públicas está muy poco atendido y está muy poco vigilado.

“En la Ciudad de México se llevó a cabo un estudio en el cual se plantea que la Movilidad Activa genera grandes beneficios en términos de salud pública. Sabemos, al menos, que el costo total de las inversiones de ciclovías en esta ciudad representa una sexta parte de los beneficios que se han tenido por esta inversión; es decir, las inversiones han tenido seis veces su retorno en términos económicos por los beneficios de salud pública y también en términos del contexto de ciudad.

“La mala calidad del aire y las épocas de contingencias ambientales, debido a los más de cinco millones de vehículos que circulan tan solo en la capital del país, desembocan a urgir medidas tales como la Movilidad Activa”.

INCENTIVOS PARA BAJARSE DEL AUTO

“Como en otras partes del mundo, en México no se cuentan con incentivos para dejar el auto y llegar en bicicleta al trabajo; no obstante, en la trinchera del WRI México, trabajan en políticas para impulsar al ciudadano a bajarse del automóvil.

“Es por esto que fomentamos desde estas instituciones la consecución y el logro de los sistemas integrados de transporte; es decir, tenemos que pujar por un sistema integrado de transporte con una mayor calidad y tenemos que pujar cada vez con más urgencia por sistemas integrados de transporte más completos y eso incluye precisamente que su accesibilidad esté garantizada a través de los medios activos, a través de caminar y andar bicicleta.

“Esto no se logrará si los gobiernos no ofrecen ciudades que garanticen el tránsito hacia condiciones de infraestructura segura, así como redes de transporte más seguras e integradas y así poder migrar del auto particular al transporte sustentable”.

VIAJES CORTOS DONDE EL AUTO NO ES IMPRESCINDIBLE

“La realidad que vivimos en México y en particular en la capital de la República es que, de acuerdo con los datos de encuesta de origen-destino del 2008, el 50 por ciento de los viajes totales en la ciudad son iguales o menores a 8 km de distancia, longitud muy asequible al transporte público, caminando y en bicicleta.

“El WRI México estima que el 70% de los viajes en la capital se realizan en transporte público, caminando y en bicicleta.

“Tenemos un grave problema, la movilidad en vehículos particulares se concentra en el 30% de los viajes que generan estos cinco millones de automóviles, afectando la calidad de vida de todos, en la accidentalidad, en que no hay una disminución de velocidades de tránsito en las calles, en que no hay calidad del aire para todos.

“Tenemos que ver desde lo particular, cómo planear estas rutas de movilidad, y exigir que sean seguras para que podamos comenzar con una Movilidad Activa”.

ESFUERZO INDIVIDUAL

“Sin duda cada uno puede hacer esfuerzos en lo individual, que impliquen ciertos cambios importantes y que podamos ver ciertas transiciones en términos de sustentabilidad y en términos de Movilidad Activa. Dejar uno o dos días a la semana el automóvil, tratar de caminar más, de transitar en bicicleta”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *