El Metro, 52 años de tejer historias en medio de la incertidumbre - Pasajero7

El Metro, 52 años de tejer historias en medio de la incertidumbre

METROLuego de llegar a un acuerdo con autoridades del Gobierno de la Ciudad de México, se suspendió la “falta colectiva” de trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo, Metro, la cual estaba programada para llevarse a cabo el pasado 14 de octubre. Entre las demandas de los más de 14,500 trabajadores de base y confianza, se encuentran: incremento salarial, equipo especializado, herramientas adecuadas, así como la petición de refacciones para dar mantenimiento a los trenes, vías e instalaciones eléctricas, electrónicas e instalaciones fijas. 

Recientemente el titular del STC Metro, Guillermo Calderon, informó que se contempla para el ejercicio 2022 un presupuesto de alrededor de 20 mil millones de pesos, 3 mil millones de pesos más que este 2021, cuyo presupuesto es de 17 mil mdp.

Pese al incremento en el presupuesto, Fernando Espino, líder del sindicato del Metro, señaló que sin duda el reto más importante que enfrenta el STC es el de obtener mayores recursos para su modernización, por lo que es necesario que tanto los diputados del Congreso de la CDMX como los encargados de las finanzas en la capital del país deben analizar el presupuesto que se le destina.

Nosotros requerimos independientemente de ese presupuesto engañoso 3 mil millones de pesos extra para invertir en los trenes y en las instalaciones fijas, con eso salimos anualmente y (podemos) remontar todas las deficiencias que se han generado durante 30 años de abandono”, dijo en entrevista exclusiva.

El líder de los sindicalizados dijo que el problema que enfrenta el Metro es que se ha dejado de invertir durante mucho tiempo. “Llegamos a una edad de 52 años de operación con muchas deficiencias por la falta de inversión en los trenes y también en todos los aparatos, en la parte eléctrica, electrónica, los aparatos de vías, las vías y las pistas, todo esto se ha dejado de atender y el perjudicado fundamentalmente es el usuario”.

El aumento de la tarifa no ha resuelto los problemas de operación

Fue en diciembre del año 2013, cuando el gobierno local autorizó el aumento a la tarifa de tres a cinco pesos, de manera que los dos pesos de aumento serían destinados a proyectos de mejora del Sistema de Transporte Colectivo. Tras ocho años de esta alza al pasaje, es claro que los problemas del propio funcionamiento, no solo no se resolvieron, sino que empeoraron.

Trenes en mal estado, descomposturas que ocasionan atrasos en los tiempos de viaje de los usuarios, e instalaciones en malas condiciones, son solo algunos de los problemas que enfrentan los cinco millones de pasajeros que en promedio utilizan este sistema metropolitano de transporte de manera diaria.

Espino, quien anunció un día antes del paro masivo de trabajadores que se había llegado a un acuerdo (13 de octubre), expresó que de ninguna manera el aumento de tarifa en este momento es factible, ya que sería un golpe muy fuerte para la economía de los usuarios.

“Es cuestión de que se dé mayor atención por parte del gobierno local para que se aumente el presupuesto para dar mantenimiento, porque el presupuesto que se aprueba está muy engañoso, se dice: aprobamos 15 mil millones de pesos, de los cuales 8 mil millones realmente son de los propios ingresos del STC; necesitamos de 3 mil millones de pesos más, pero que estén etiquetados para inversión, porque luego llegan los recursos y no sabemos en qué se utilizan”.

La opinión de los usuarios

En general cuando a un usuario del Metro se le consulta si percibe una mejora en el servicio, la respuesta suele ser no, asimismo lo documentan los videos testimoniales que se suben a redes sociales, por ejemplo cuando en temporada de lluvias el agua inunda las instalaciones, ni que decir de trenes que presentan fallas que ocasionan conatos de incendio dentro de los vagones, así como filas de usuarios para ingresar a los andenes las cuales suelen llegar hasta las escaleras de entrada ante la insuficiencia de trenes en horario pico, todo esto ha quedado documentado en videos virales de las estaciones Pantitlán, Hidalgo, Pino Suárez, Insurgentes, entre otras.

La tragedia en el Metro durante gestión de Florencia Serranía

Nombrada directora general por la jefa de gobierno, Claudia Sheimbaum, Florencia Serranía experimentó tres tragedias que hoy marcan la vida y forman parte de las historias tristes de este sistema público de transporte. Durante los tres años que duró la dirección de Serranía, hubo un choque de trenes en la estación de Tacubaya, un incendio en un puesto de control y la tragedia de la Línea 12.

El 11 de marzo de 2020, minutos antes de terminar el día, se registró un choque entre dos trenes en la estación Tacubaya de la Línea 1 que dejó como saldo una persona fallecida (cifra oficial), así como 41 personas lesionadas.

A inicios de 2020, el 9 de enero tuvo lugar un incendio en las instalaciones de control del Metro de Ciudad de México, con saldo de una persona fallecida y 29 intoxicadas, además de la suspensión del servicio en 6 de las 12 líneas (1,2,3,4,5 y 6). Empleados de este sistema de transporte señalaron que el incendio se debió al deterioro de las instalaciones y que esto ya había sido denunciado sin que se tomara atención por parte de las autoridades de la capital.

Una de las historias que quedarán en la mente de los mexicanos es la tragedia ocurrida el 3 de mayo de este año, cuando se derrumbó un tramo de estructura entre las estaciones Olivos y Tezonco y que ocasionó la caída de un tren, 26 fallecimientos y sobrevivientes quienes nunca volverán a ser los mismos.

“Nosotros estábamos viendo la televisión y de repente oímos cómo se cimbró la casa, un ruido muy raro, pensamos que estaba temblando pero de pronto escuchamos lo que pasó en las noticias y no lo podíamos creer; las ambulancias no dejaban de sonar, toda la gente del barrio acudió rápidamente a ver qué había pasado, en cuestión de minutos los vecinos ya estaban recogiendo escombros y ayudando a las personas”, relató Alicia Díaz quien es vecina del lugar donde ocurrió la tragedia. Comentó que, tras el cierre de la L12, ha tenido que acostumbrarse a viajar nuevamente dos horas y media, cuando con el Metro, hacía una hora y cuarto para llegar de Tláhuac a Tlalpan.

Excluyen a especialistas en investigación de la L12

Para Fernando Espino, el cambio de Florencia Serranía “fue muy saludable, ya hay otro trato y más tranquilidad entre los trabajadores; no había empatía ni coordinación de esfuerzos y por otro lado se contrataba gente sin perfil técnico para desarrollar sus funciones. Yo creo que es la única empresa técnica en el mundo donde nos meten gente sin el perfil técnico para desarrollar funciones, considerando que el Metro es 100% técnico, no es administrativo; se necesita gente de experiencia, es raro que corran a un técnico (éste se va ) hasta que se jubila y una vez jubilados, todavía los contratan para que sean asesores, pero aquí Florencia los corrió, como a 26 ingenieros altamente capacitados que le costaron al Metro su capacitación, su experiencia y eso fue una de las razones por las cuales no nos entendíamos”.

Sobre los trabajos que se realizan para rehabilitar la parte subterránea de la Línea 12, Espino mencionó que “en un principio nos incluyeron pero ya no nos llamaron para ver el problema de la parte subterránea, ya no se nos ha llamado; ya se conformó otro grupo de notables que están realizando estudios para restablecer el servicio de la parte de elevada y conectarla a la subterránea, respetamos el conocimiento y la preparación de los que conforman la comisión de personas externas al Metro, pero respetando la jerarquía (los trabajadores) somos los que más sabemos del Metro y somos a los que se les debe de consultar y dar la confianza por parte de la autoridad”.

En cuanto al mantenimiento en general, el líder sindical está solicitando a las autoridades que el mantenimiento que se realiza a los trenes lo lleven a cabo los propios trabajadores, ya que las labores están a cargo de la empresa CAF; de igual forma, se está solicitando realizar el mantenimiento de las vías “por parte de nuestro personal que es altamente capacitado y ahora está en manos de una empresa externa sin ninguna razón para que la hayan contratado, de ahí que no sabemos exactamente en qué condiciones estaba la L12 porque el mantenimiento no correspondía a nosotros como trabajadores. También estamos haciendo la propuesta de que bajo nuestra responsabilidad podemos echar andar la parte subterránea si es que hay voluntad política y administrativa de la parte correspondiente”.

Como parte de los acuerdos a los que se llegaron para evitar una “huelga”, Fernando Espino dijo que se firmó un documento en donde se estará en contacto permanente con la parte técnica y de gobierno, “nos urge muchísimo dar un buen servicio con seguridad a los usuarios, y es ahí donde estamos presionando para que se modernicen tanto los trenes como las instalaciones en beneficio de los usuarios; estaremos haciendo seguimiento para que la autoridad del gobierno de la Ciudad de México nos ponga más atención, es decir, que se cumplan los acuerdos”.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *