Menos autos a favor de aire limpio - Pasajero7

Menos autos a favor de aire limpio

aire limpio

Cada día es un gran día para sacar algunos automóviles de las vialidades y pensar en ello” (Britton,1994). 

En esta ocasión veo oportuno hacer un recordatorio de dos efemérides que se conmemoran durante septiembre, fechas que terminan siendo un recordatorio anual de los impactos adversos y afectaciones a los que estamos sujetos por la mala calidad del aire, pero también donde se enmarca un componente de solución que busca sensibilizar las ventajas de no depender del uso del automóvil particular.

Me refiero al Día Internacional del Aire Limpio, el 7 de septiembre que surge a partir de la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas desde diciembre de 2019, y al Día Mundial Sin Automóvil, el 22 de septiembre, que tiene un punto de partida desde 1994 en Toledo, España, con el llamado a “Cada día es un gran día para sacar algunos automóviles de las vialidades y pensar en ello” (Britton, 1994).

La primera fecha busca hacer un eco de la preocupación de los Estados Miembro ante los altos índices de contaminación atmosférica y hacer un llamado a tomar medidas para reducir dicha contaminación (A. Velasco, 2021), además en la Resolución se reconoce que:

puntos victor alvarado

La segunda fecha alienta a que las personas que cuentan con un vehículo privado renuncien a sus automóviles por un día.

El evento en lo general busca visibilizar los numerosos beneficios de los ciudadanos sin automóviles, experimentar calles sin tránsito vehicular, apropiarse del espacio público, promocionar modalidades de transporte activos en condiciones de entornos más seguros e incluyen el factor de la reducción de la contaminación del aire (UNEP, 2018).

En México, se decretó en el Diario Oficial de la Federación la fecha del 22 de septiembre como el “Día Nacional sin Automóvil” desde el 11 de mayo de 2018 con el objetivo de incentivar a la población mexicana a reducir el uso excesivo de los vehículos particulares motorizados y optar por modos de transporte más sustentables como la caminata, la bicicleta y el transporte público. Sin embargo, la iniciativa se sustentó en la buena voluntad y compromiso de los ciudadanos.

Las fechas son de alta relevancia puesto que en materia de calidad del aire en México y de acuerdo con el último Informe de calidad del aire publicado en 2021 por el Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), durante el 2019, de las 53 ciudades capaces de medir ozono (O3) el 66% no cumplen con las normas oficiales mexicanas.

En lo que se refiere al material particulado, de las 63 ciudades y zonas metropolitanas con capacidad para medir PM10 en el 52.4% de los casos se sobrepasó el límite normado y en lo que se refiere a las 53 regiones con capacidad de medir PM2.5 en el 47.2% de los casos también se sobrepasó el límite que las autoridades mexicanas han definido como base para entornos saludables.

Debemos recordar que estos últimos contaminantes son altamente dañinos, ya que pueden llegar hasta los bronquiolos ocasionando enfermedades respiratorias, daño pulmonar y bronquitis en las personas (SEMARNAT, 2008).

En tanto con los datos del Institute for Health Metrics and Evaluation se estima que, en México, en 2017 se registraron 48 mil 072 muertes prematuras a causa de la contaminación del aire y de acuerdo a H. Riojas, Director de Salud Ambiental del Instituto Nacional de Salud Pública de México señala que, en nuestro país, la contaminación del aire es el noveno factor de riesgo de muerte y discapacidad combinadas, en tanto el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) en ese mismo año indicó que los costos por la degradación ambiental debida a la contaminación atmosférica fueron de 619 mil 114 millones de pesos, equivalentes al 2.6% del Producto Interno Bruto (PIB).

En lo que se refiere a información sobre el automóvil particular y sus externalidades el INEGI indica que de tener 3.9 millones en 1980 se pasó a 34.7 millones de automóviles particulares en 2019. La misma dependencia señala que en 2020 de las más de 35 millones de viviendas particulares ocupadas en México, el 47% de ellas dispone de automóvil o camioneta.

Además, este sector, que en las principales regiones metropolitanas del país atiende menos del 42% de las necesidades de viaje, por varios años ha sido favorecido por más del 79% de los recursos del orden federal en cuestiones de pavimentación e infraestructura vial (ITDP, 2020).

Asimismo, esta hegemonía que orienta al uso indiscriminado del uso del automóvil particular ha sido alimentada por el sector automotriz y privado de México mediante prácticas que facilitan la adquisición de un vehículo, no obstante, estas facilidades no van acompañadas de una información a las y los usuarios de forma visible en cuanto a su eficiencia, rendimiento e impacto al medio ambiente mediante un etiquetado como en su momento ocurrió en los 80’s (solo rendimiento). A la anterior práctica se suma el tema del doble estándar, que se resume como el hecho de que en México se producen automóviles con los más altos estándares de seguridad vehicular, sin embargo, estos se comercializan en otras geografías.

Bajos estas prácticas hay una correlación de las externalidades negativas por el uso recurrente del automóvil particular en cuanto a la contribución de altas concentraciones de diversos contaminantes a la atmósfera e impactos a la salud pública por operar con vehículos sin estándares de seguridad, en este sentido el último Informe sobre la Situación de la Seguridad Vial (2019) indica que de los siniestros viales (donde estuvo presente un automóvil) los peatones son quienes concentran el mayor porcentaje de fallecimientos: 3,587 atropellamientos fatales (23.0%), le siguen los ocupantes de vehículo motorizado con 2,638 fallecimientos (16.9%) y los ciclistas con 148 (0.9%).

Si bien las fechas señaladas de forma resumida buscan que las ciudades y entornos regionales cuenten con una buena calidad del aire, así como visibilizar y contener los impactos por el sobre uso del automóvil particular y conocer las bondades de migrar a sistemas de transporte colectivos y activos, además de la apropiación del espacio público por las personas, son prácticas que ya están contenidas en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, ambos dentro del artículo 4°. Bajo esta disposición las acciones para su cumplimiento son de todos los días y no solo deben ser atendidos, señalados o para generar propuestas una vez al año.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *