los trenes de alta velocidad en China - Pasajero7

los trenes de alta velocidad en China

trenes de alta velocidad

Por Mtro. Miguel Franco

Integrante del Colegio de Profesionistas de la Movilidad Urbana del Estado de Jalisco A.C. (COMUJ)

@mifrancov / @comuj_org

China, uno de los países más grandes, desarrollados y poblados del mundo ha sido pionero en el desarrollo e implementación de trenes de alta velocidad, también conocidos como trenes bala (THSR, por sus siglas en inglés). Con una extensa red ferroviaria de alta velocidad que se extiende por miles de kilómetros, China ha revolucionado el sistema ferroviario moderno y ha establecido nuevos estándares en términos de velocidad, comodidad y eficiencia en el transporte de pasajeros.

El desarrollo de los trenes de alta velocidad en China comenzó en la década de 1990, cuando el gobierno decidió invertir en la modernización de su sistema de transporte ferroviario; desde entonces, se han construido y operado muchas líneas de alta velocidad en todo el país, conectando ciudades importantes y regiones remotas con velocidades de hasta 350 km/h en algunas rutas, lo que ha permitido a los viajeros llegar a su destino de manera rápida y cómoda.

pag 25Una de las ventajas clave de los trenes de alta velocidad en China es su impacto en la economía y el desarrollo regional. La construcción de infraestructuras ferroviarias de alta velocidad ha impulsado el crecimiento económico en muchas regiones del país, al fomentar el desarrollo en nuevas áreas urbanas y promover la inversión en sectores como el turismo, el comercio y la industria. Además, la conexión de ciudades remotas con el sistema de trenes de alta velocidad ha mejorado la movilidad de las personas, facilitando el acceso a oportunidades de trabajo, educación y atención médica en áreas previamente aisladas.

La tecnología y la innovación son elementos clave en los trenes de alta velocidad en China. Los trenes de alta velocidad en ese país son conocidos por su avanzada tecnología y su diseño aerodinámico, lo que les permite alcanzar altas velocidades con una eficiencia energética notable. Los trenes son impulsados por motores eléctricos y son alimentados por una red de electrificación, lo que los convierte en una opción más sostenible y respetuosa con el medio ambiente en comparación con otros medios de transporte. Además, los trenes de alta velocidad están equipados con características de seguridad y comodidad de última generación, como sistemas de frenado de emergencia, monitoreo en tiempo real, asientos cómodos y conexiones de internet de alta velocidad, lo que garantiza una experiencia de viaje agradable y segura para los pasajeros.

La red de trenes de alta velocidad en China ha experimentado un rápido crecimiento en los últimos años. En 2008, China inauguró su primera línea de alta velocidad, conectando Beijing y Tianjin, con una velocidad máxima de 350 km/h. Desde entonces, se han construido y operado muchas más líneas de alta velocidad en todo el país, formando una red ferroviaria de alta velocidad que se extiende por más de 35,000 kilómetros, lo que representa más de dos tercios de la longitud total de las vías de alta velocidad en el mundo. Esto ha convertido a China en el país con la red de trenes de alta velocidad más grande y de mayor velocidad del mundo. Rebasando mucho a la Unión Europea, Japón y los países anglófonos.

Esto ha permitido la conexión de muchas ciudades importantes en China, como Beijing, Shanghái, Guangzhou, Shenzhen, Chengdu, Wuhan, Xi’an y muchas más, lo que ha facilitado los viajes de negocios, turismo y visitas familiares en todo el país.

En la República Mexicana tenemos muchos pendientes con respecto a este tipo de movilidad. Recordando que en sexenios pasados se privatizó la red ferroviaria, lo que prácticamente eliminó el transporte de pasajeros en esta modalidad.

También es importante mencionar el tan sonado proyecto del tren del Bajío, que conectaría a las metrópolis de Querétaro, León y Guadalajara, con ramales hacia Aguascalientes y Zacatecas, pero que se ha quedado en el tintero.

Actualmente, el único proyecto que va en esta dirección es el Tren Maya, cuyos resultados están por verse. En los últimos años se ha hablado de más planes ferroviarios que podrían tener un impacto positivo, contrarrestando la alarmante cantidad de siniestros viales que lamentablemente ocurren a diario en nuestro país.

Es urgente que estos proyectos se concreten y se ejecuten en cuanto a los trenes de alta velocidad. El país debe avanzar en esa dirección, tratando de dejar atrás la influencia perjudicial del modelo exclusivamente automovilístico, que se importó de otras latitudes en décadas pasadas.