Los 90’s y sus microbuses

microbuses

La puesta en marcha del Sistema de Transporte Colectivo Metro, cuya primera línea fue inaugurada en 1969 por el entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz y el creciente número poblacional, trajeron consigo la necesidad de contar con mayores rutas de transporte colectivo que dieran servicio a los usuarios del Metro, quienes provenían de distintos puntos de la ciudad.

De acuerdo con las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en 1990 la población era de 81.7 millones de habitantes, de los cuales el 71 por ciento vivía en zonas urbanas, lo que evidentemente justificaba  la necesidad de contar con un mayor número de unidades para traslado de pasajeros.

Sin lugar a dudas, hablar de la historia del transporte público en nuestro país es referirse a los microbuses que empezaron a brindar servicio a finales de 1980 pero con auge durante la década de 1990.

En ese periodo los microbuses Casa Van, Chevrolet, Ford y Eurocar comenzaron a circular por las avenidas de nuestro país. En el caso específico de la Ciudad de México, el auge de los llamados micros fue mayor debido al desarrollo del Metro; inconfundibles por su color blanco con una franja vino y posteriormente verdes con blanco, las unidades tienen capacidad para entre 20 y 35 personas dependiendo el modelo.

De salvadores de la ciudad a obsoletos pasaron a ser los micros que dieron vida a las calles de la ciudad en los 90´s, cuya década en nuestro país estuvo marcada por diferentes acontecimientos, entre ellos el inicio de la presidencia de Ernesto Zedillo y las negociaciones entre el gobierno y el EZLN.

En 1987 se otorgaron 7 mil  concesiones y en 1989 se incrementaron para cubrir las rutas que R-100 dejó de atender. Este fue el inicio de la situación actual, pues se pasó de un sistema de transporte público planeado y ordenado, a uno privado, fragmentado en distintas rutas y ramales, de baja capacidad, sin planeación y sin responsables institucionales, cita en su trabajo de investigación Guillermo Cárdenas García, cuyo documento completo ofrece un panorama sobre el diagnóstico del transporte público en la Ciudad de México.

En breve estaré publicando la norma donde se va a prohibir, por primera vez en la Ciudad de México, que ahora y para siempre no circularán los microbuses; es decir, no habrá nuevos microbuses en concesiones, ahora si alguien quiere una concesión tendrá que ser con un vehículo que sea ecológicamente sustentable, pero no se va a dar a nadie más una concesión en un vehículo”.

Expresó Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno de la CDMX, en junio de 2016 al recordar que la vida útil de estas unidades habría llegado a su fin.