Logros y pendientes legislativos de la movilidad y la seguridad vial en México - Pasajero7

Logros y pendientes legislativos de la movilidad y la seguridad vial en México

DERECHO A LA MOVILIDAD

ESCRITO POR: Carlos Orozco, Director de Movilidad Urbana de WRI-México

  • El reconocimiento del derecho constitucional a la movilidad de las personas marcó la ruta para la entrada en vigor de la nueva Ley General de Movilidad y Seguridad Vial y la instalación del Sistema Nacional de Movilidad y Seguridad Vial, algunos de los más importantes avances que se dieron en el país el año pasado.
  • Estos logros nos obligan a continuar con los esfuerzos emprendidos para concluir el proceso de armonización de las leyes locales, la implementación de la Estrategia Nacional de Movilidad y Seguridad Vial y la instalación del Sistema de Información Territorial y Urbano.

Los cambios en la legislación en materia de movilidad y seguridad vial registrados en nuestro país durante 2022 representan un avance importante hacia un modelo eficiente y sostenible que nos alienta, y al mismo tiempo nos obliga a refrendar el compromiso y redoblar esfuerzos para continuar con la transformación del sector, buscando que las personas ejerzan su derecho constitucional a la movilidad en forma segura, eficiente y sostenible. No hay que olvidar que la construcción de entornos mejor conectados, más seguros y a escala humana es una labor de largo aliento, y las acciones para avanzar estos objetivos deben continuar a lo largo del 2023.

Los grandes avances registrados en el 2022, en gran medida gracias a las reformas legislativas en materia de movilidad y seguridad vial, resultan más que relevantes en el proceso de creación de ciudades sostenibles, mejorando la calidad de vida de sus habitantes. Estos avances son resultado del trabajo coordinado, no solo entre autoridades de los tres órdenes de gobierno, sino en conjunto con las organizaciones de la sociedad civil, la academia, los organismos de cooperación internacional, pero sobre todo de la participación de la ciudadanía en general.

El reconocimiento constitucional del derecho a la movilidad, aprobado en nuestro país el 18 de diciembre de 2021 mediante Reforma Constitucional, abrió el camino para los cambios legislativos en materia de movilidad y seguridad vial que experimentó el país durante el año que acaba de concluir, contribuyendo a crear las condiciones necesarias para garantizar que todas las personas que viven en México puedan acceder a este derecho.

El 17 de mayo de 2022 se aprobó la Ley General de Movilidad y Seguridad Vial[1], la cual establece las bases para garantizar el derecho a la movilidad en condiciones de seguridad vial, accesibilidad, eficiencia, sostenibilidad, calidad, inclusión e igualdad. En consecuencia, el Gobierno Federal, los estados y los municipios han comenzado procesos para armonizar sus normativas e instituciones hacia el cumplimiento de este nuevo marco legal de aplicación nacional. SEDATU, con la colaboración de la GIZ, Liga Peatonal y WRI-México, buscando apoyar en el proceso de armonización y sociabilización de esta Ley General, ha publicado Lineamientos para la armonización de las legislaciones locales a la LGMSV[2].

Entre los principales logros de esta nueva Ley, está la conceptualización e implementación del enfoque de sistema seguro, con el que se promueve el diseño adecuado de infraestructura, estableciendo medidas para limitar velocidades máximas de 50 km/h para vías primarias en zonas urbanas. Asimismo, esta Ley hace obligatorio el uso de cascos para conductores y pasajeros de motocicletas, el uso de sistemas de retención infantil para personas menores de 12 años y la implementación de pruebas de alcoholemia para prevenir la conducción bajo efectos del alcohol.

Para facilitar la coordinación entre autoridades de movilidad y seguridad vial y cumplir los objetivos de la Ley, se establece la creación del Sistema Nacional de Movilidad y Seguridad Vial, el cual se instaló oficialmente el 11 de octubre, dando así inicio al proceso de socialización y desarrollo de la Estrategia Nacional de Movilidad y Seguridad Vial, mediante la conformación de los grupos de trabajo temáticos.

Por otra parte, la modificación a la NOM-194-SCFI-2015[3] para dispositivos de seguridad esenciales en vehículos nuevos, publicada el 9 de mayo en el Diario Oficial de la Federación, y los trabajos para la reforma a la Ley para establecer menores velocidades para garantizar entornos escolares seguros[4], son otros de los grandes logros legislativos que nos dejó el 2022.

Y aunque el nuevo marco legislativo empieza a dar frutos, aún hay temas pendientes, como la integración de indicadores de movilidad y seguridad vial al Sistema de Información Territorial y Urbano (SITU), acción establecida por la LGMSV para la cual los gobiernos subnacionales deberán llevar a cabo acciones que permitan la recopilación de información de manera periódica. El SITU permitirá que todos estos datos se encuentren estandarizados y concentrados en una herramienta que facilitará el análisis de contextos y tendencias, la identificación de áreas de oportunidad y la evaluación de políticas públicas.

Entre otros datos, la Ley especifica que el sistema incluirá la información del Registro Público Vehicular, de licencias de conducir, seguros registrados por vehículo, infracciones, operadores de servicios de transporte, y el número de unidades, capacidad y rutas de transporte público.

Otro pendiente para este 2023 es la publicación de la Estrategia Nacional de Movilidad y Seguridad Vial que, de acuerdo con la LGMSV, deberá ser publicada a más tardar el próximo mes de mayo. Este documento será la base para el diseño de políticas, planes y acciones en materia de movilidad y seguridad vial en los tres órdenes de gobierno y estará alineada con el Plan Nacional de Desarrollo.

Si bien algunos estados y municipios ya han publicado nuevas leyes y reglamentos alineados con la LGMSV, en muchos otros casos los trabajos de armonización continuarán durante este año . Es importante que los procesos de discusión, construcción y aprobación de estos instrumentos cuenten con la participación de una amplia coalición de actores, incluyendo autoridades, sociedad civil, empresas, academia y ciudadanía. Adicionalmente, es esencial que las normas se construyan con base en los contextos individuales de cada jurisdicción.

BIBLIOGRAFÍA

[1] Ley General de Movilidad y Seguridad Vial. https://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/LGMSV.pdf

[2] Lineamientos para la armonización de las legislaciones locales en materia de movilidad y seguridad vial: https://www.gob.mx/sedatu/documentos/lineamientos-para-la-armonizacion-de-las-legislaciones-locales-en-materia-de-movilidad-u-seguridad-vial

[3] Norma Oficial Mexicana NOM-194-SCFI-2015, Dispositivos de seguridad esenciales en vehículos nuevos-Especificaciones de seguridad: https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5436325&fecha=09/05/2016#gsc.tab=0

[4] Informa Cynthia López que Cámara de Diputados aprobó, por unanimidad, su iniciativa en materia de límite de velocidad en entornos escolares: http://comunicacionsocial.diputados.gob.mx/index.php/notilegis/informa-cynthia-lopez-que-camara-de-diputados-aprobo-por-unanimidad-su-iniciativa-en-materia-de-limite-de-velocidad-en-entornos-escolares-

Comisión avala proyecto que establece velocidades máximas en zonas y entornos escolares, hospitales y asilos: https://comunicacionsocial.senado.gob.mx/informacion/comunicados/4572-comision-avala-proyecto-que-establece-velocidades-maximas-en-zonas-y-entornos-escolares-hospitales-y-asilos