Lo que necesitan los transportistas, es no politizar la gestión del servicio

no politizar

En una charla en la que acompañé a un grupo de empresarios del transporte público y que fué amenizada con varias tazas de café, por cierto elaborado con granos de caracolillo y planchuela (ambas cerezas de origen arábigo), que a mi gusto contiene las cuatro características que tiene este sabroso elixir (buen cuerpo, buen aroma, buena acidez y por tanto buen sabor), plática en la que se tocaron diferentes temas, siendo uno de ellos la situación económica del sector.

Entre los diferentes temas tratados, llamó mi atención la incertidumbre con la que llegan a los próximos cambios en los mandos de la administración del Gobierno del Estado Jalisco. Cambio que hoy les preocupa a los miles de concesionarios del servicio de transporte, ya que están a cinco meses de que se presente el quinto informe de gobierno y sienten que su derrotero fue en sentido contrario, siempre los había escuchado entusiasmados ante los cambios y hoy fue la excepción.

Los empresarios con los que me encontraba reunido a decir de ellos son gente con 15 años de experiencia en el medio, y su proceso de aprendizaje ha sido superior a los 10 años, y repetían que la base de su incertidumbre es que estamos seguros de que el próximo equipo de responsables en la coordinación de la gestión del servicio de transporte, tendrá las mismas característica que han distinguido a los últimos equipos, el no tener conocimiento del tema ni de las necesidades de la ciudad, de sus habitantes ni de los prestadores de servicio.

El resto de la plática se centró en este tema, y de que al igual que los colectivos que promueven los desplazamientos de peatones y ciclistas, también debería existir uno que promoviera al transporte público como uno de los modos que menor contaminación provocan por usuario transportado, además que les permitiera presentar sus requerimientos, no solo la reiterada petición de incremento de la tarifa, también de la necesidad de determinar una política de largo plazo.

Fueron varios conceptos interesantes los que entre sorbo y sorbo de café, se fueron colocando sobre la mesa, me extrañó oír lo que los empresarios han crecido con base en el conocimiento empírico que día a día han consolidado con los años de experiencia. A decir de ellos, experiencia que los pone sobre los conocimientos de las nuevas autoridades si éstas son definidas con perfiles políticos; oír este  concepto me sorprendió agradablemente, sentí que el tiempo los hizo crecer.

Fueron muy claros al desear que la gestión del transporte público no se realice con principios políticos, que lejos de ayudar al sector está causando serios problemas y por ende a la ciudad y sus habitantes. Se requiere de perfiles que lo impulsen, no que detengan su desarrollo. Otro concepto que se puso sobre la mesa, fue la necesidad de que la política de transporte público sea definida con una visión de largo plazo y no cambiante con el ingreso de las nuevas administraciones estatales.

Finalmente, concluyeron la plática diciendo que los programas de transporte público cuando se realizan con objetivos distintos a mejorar el sistema solo detienen su crecimiento. A manera de conclusión personal de la plática a la que fui invitado, dos son las características que esperan los transportistas de la nueva administración,  primero, que no se politice la gestión del servicio, y segundo, que los programas estén definidos para mejorar la eficiencia funcional y económica del sistema.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *