¡La tarifa no es tema!

la tarifa no es el tema

Hace un tiempo ya, que escuché esta expresión de un cliente que asesorábamos en la planeación de un nuevo transporte masivo en su ciudad -Ahora entiendo lo equivocado que estaba-. Si bien es cierto que la definición de tarifas en los sistemas de transporte público es parte fundamental de su diseño y dimensionamiento, casi siempre las autoridades lo merman en el sentido que deciden mantener tarifas reducidas a estándares de calidad altos, lo cual es casi imposible de cumplir o mantener en el tiempo sin un subsidio de por medio. Considero que la consecuencia principal es la visión equivocada que se tiene del transporte público, comúnmente catalogado como un bien social y no un bien económico generador de beneficios lo suficientemente sostenibles y asequibles en el tiempo.

Analizando lo anterior, encontramos que es una controversia, ya que por un lado se desea tener un transporte masivo bajo el concepto de empresa, pero por otro con rentabilidades negativas como consecuencia de la definición de tarifas bajas, lo cual ha ocasionado problemas entre concesionarios y autoridad en muchos de los sistemas de reciente creación en México. Si bien es cierto que la tarifa debe satisfacer las necesidades de la empresa para cubrir sus costos y generar utilidades, también deben ser las adecuadas para que el usuario esté en capacidad de pagar teniendo en cuenta la calidad de la oferta.

Pienso que, para mitigar un poco los problemas entre concesionarios y autoridad, esta última debe estar dispuesta a adoptar soluciones acordes a sus necesidades, dejando un poco fuera el deseo de tener lo mejor al menor costo posible. Hay que tener bien claro que el modernizar o tener lo mejor cuesta y que alguien debe absorber ese costo, y no solo debe ser el usuario o concesionario o autoridad, sino encontrar el equilibrio que genere los mayores beneficios posibles para cada uno de ellos.

De igual forma, creo que también se han dejado de lado el análisis de estrategias para la definición de tarifas, casi siempre la autoridad decide mantener una tarifa statu quo o similar a la actual. Si hiciéramos un símil a cómo se definen precios en productos o rompemos paradigmas, desde mi punto de vista la definición de tarifas debería basarse en el análisis de las siguientes estrategias:tabla la tarifa no es tema

Por otra parte, además de lo descrito anteriormente, lo que considero desde mi percepción pragmática para lograr el entero entendimiento de lo que conlleva la definición de la tarifa, es que todos los involucrados, principalmente concesionarios y autoridad, tengan bien claro la interacción de las variables de la siguiente expresión:

ecuación

A simple vista parece una expresión cualquiera, pero si analizamos a fondo se tiene que la variable fundamental es el volumen de demanda, ya que a partir de este se definirán la Capacidad Vehicular o dimensionamiento del sistema de transporte (Metro, BRT o Autobuses Convencionales) que movilizará dicho volumen de demanda, Factor de Ocupación o calidad de espacio ofertado antes de la saturación del vehículo, e intervalos de paso que pueden ser expresados en frecuencias horarias. Estas últimas serán el insumo para la obtención de los km/veh/día que permitirán estimar costos de operación que a su vez alimentarán al modelo financiero o de negocio que evalúe la sensibilidad de las distintas estrategias de definición de tarifa planteadas en párrafos anteriores. Por ello, siempre se recomienda elaborar un estudio de demanda lo más detallado y confiable posible que permita estimar los insumos requeridos por el modelo.

Sin duda la tarifa es tema y no debe dejarse a la ligera, ya que es tan importante, que el decidir una política equivocada en cuanto a su incremento o disminución puede llegar a costar gubernaturas en estados o municipios o llevar al éxito o fracaso al sistema. Así mismo, llevar una adecuada gestión de la misma implica un elemento fundamental en la estrategia de marketing, ya que puede determinar no solo si un usuario utiliza o no el transporte público sino también el posicionamiento de la marca en su mente.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *