La Liga Peatonal

puentes peatonales

Hasta hace tres años, los peatones vivían sin conocer sus derechos como dueños de la calle, hasta que la Liga Peatonal llegó para empoderar el espacio urbano que le pertenece al peatón.

Todos nacemos siendo peatones, y caminar es una de las primeras cosas que como seres humanos aprendemos a hacer. Sin embargo, con el paso de los años, esta actividad fundamental en nuestra vida diaria, se ha visto impedida por la mala infraestructura o poca seguridad que las calles ofrecen.

Hoy en día, el peatón ha ido ganando terreno gracias a diversos colectivos y asociaciones civiles, que le han abierto los ojos al pueblo como a la autoridad para recordarles que en cualquier momento de la vida, todos somos peatones.

La Liga Peatonal es uno de estos organismos que apelan por el peatón y su objetivo principal se centra en regresar la tranquilidad de las calles, logrando esa conciliación entre el automovilista y el peatón, para que éste último recupere esa jerarquía como rey de la calle.

Soluciones mal implementadas

Entre las soluciones que los gobiernos del país han encontrado para proveer de esta seguridad a los peatones, es la de construir  puentes peatonales, los que más que ayudar, dificultan el paso de los peatones, así lo expone Claudina de Gyves, integrante de la Liga Peatonal.

“Como Liga Peatonal nos hemos enfocado en la importancia de difundir derechos y de que tenemos que cambiar el modelo de ciudad y de infraestructura. Muchas veces no pensamos que los peatones son personas con discapacidad o adultos mayores. La ciudad no está cumpliendo con un diseño que permita que ellos ejerzan su derecho de movilidad”.

Puentes Antipeatonales

Un estudio realizado en el 2008 por el Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), reveló que 26.6 por ciento de los accidentes en la Ciudad de México ocurren a menos de 300 metros del 66.4 por ciento de los puentes peatonales, por lo que la Liga Peatonal expone que la construcción de puentes antipeatonales tiene una lógica de ingeniería urbana que favorece el desplazamiento de los vehículos de automotores y no de prevención de lesiones.

Por su parte, Peatonito, integrante de la misma Liga Peatonal, refiere que hay estadísticas muy claras de que gran parte de los peatones muertos y lesionados, son debido a un puente peatonal y la falta de semaforización adecuada.

Entre las acciones que realiza la Liga Peatonal, se encuentra la campaña contra los puentes antipeatonales, la cual argumenta el por qué no deberían de existir los puentes peatonales en las ciudades; “hay ciertas excepciones en las que tiene que haber un puente y éste debe construirse bajo ciertos lineamientos”.

Como lo indica Claudina, la campaña implica evidenciar porque los puentes no deben existir, pero también proponen una alternativa para esto. Hacer cruces seguros comprende ciertos elementos que tiene que ver con accesibilidad universal, reducción de velocidades y generar infraestructura fiable para los peatones.

Derechos y obligaciones

Un cuestionamiento recurrente al que hace frente constantemente la Liga Peatonal, es que se habla de responsabilidades y no de derechos, “que se tiene que cruzar por el puente o por las esquinas; hay una serie de responsabilidades que nos han impuesto alrededor de los años que van en detrimento de los peatones”, explica Claudina de Gyves.

“Nosotros hemos apelado que, mientras no tengamos una buena infraestructura que genere nuevos hábitos y que eduque, es muy injusto demandar que cumplamos ciertas reglas en un modelo de ciudad que está hecho para el automóvil. Nos quieren imponer reglas en una infraestructura que ni siquiera contempla las necesidades de quienes caminan”.

La finalidad de la Liga Peatonal

El propósito de estos luchadores sociales, es el difundir los derechos de los peatones y cambiar el modelo de ciudad e infraestructura destinada al automotor por una infraestructura que garantice el ejercicio efectivo de estos derechos antes de imponer reglas que no contemplan las necesidades de quienes caminan.

“Mientras no se nos provea de esa infraestructura, de ese espacio público, es muy injusto decir que tenemos que acatar ciertas reglas; son varios frentes que tenemos que atacar y nos estamos centrando en hacer énfasis en cuáles son los derechos que durante mucho tiempo han sido relegados, y como tendríamos que estar haciendo nuestras ciudades para que esos derechos, sin necesidad de que impongamos reglas, se vean reflejados y todos podamos convivir de maner armónica en el espacio público”, finaliza Claudina de Gyves.