La visión del transporte de Juan Carlos Villarreal

 

banners sup copia

Fue ratificado como Presidente del FUSCEJ ¿Qué compromiso le merece?

El tema de la ratificación era un compromiso de la organización y de tu servidor con el tema de democratizar el frente. El  frente tiene 5 años que se creó. La idea es que hemos estado haciendo este ejercicio de ponerlos a consideración, de los transportistas cada determinado tiempo según nuestros estatutos en este momento era necesario hacer este ejercicio, se hizo una asamblea extraordinaria con la finalidad de decidir si se ratificaba al consejo directivo o se sustituía.

La confianza de los compañeros fue por unanimidad y eso nos ha dejado cosas muy importantes: un fuerte compromiso con los transportistas de la organización, que cada vez somos más y el asumir el reto de continuar en el reto de la modernización del transporte.

El ser ratificado como Presidente del FUSCEJ tiene como principal objetivo  ver cristalizado la modernización del transporte, ver cómo se transforma nuestro negocio en una actividad económica, que primero brinde un mejor servicio a la ciudadanía y que garanticemos la trascendencia de las familias que por generaciones venimos prestando el servicio.

Los dos retos más fuertes de esta nueva etapa al frente de la organización son: consolidar el servicio a través del nuevo modelo de transporte y dos, luchar por la trascendencia, por la continuidad de quienes venimos prestando el servicio.  Somos más los transportistas los  que queremos cambiar, hacer las cosas pero con mejor certeza jurídica, mejor esquema de organización y esto se traduzca en no tengamos el riesgo  de que en cualquier momento puedan quitarnos nuestras concesiones, ése es el reto más grande.

¿A cuántos transportistas representa FUSCEJ?

Ha crecido muchísimo la membresía, hoy tenemos aproximadamente a 2500 transportistas. Actualmente están afiliados con nosotros 43 de 51 rutas de subrogados, seis rutas de  concesionarios además de  todo el subrogado de Vallarta que son 4 rutas.

¿Cómo es la relación con los liderazgos de otras organizaciones?

Uno de los flagelos más fuertes es la polarización de los liderazgos en el transporte público. Es por eso que los miembros del FUSCEJ han autorizado a esta dirigencia y al Consejo Directivo a crear las alianzas necesarias con otras organizaciones para la transformación del transporte.  En un momento de incertidumbre y preocupación el reto es unificarnos, que sirva como un momento consolidación y no desaparición.

Estoy convencido que ese el camino. En algunos temas hemos estado unidos como el proceso de construcción de la nueva ley, de la determinación de la tarifa.  De este proceso deberíamos salir unificados, si no estamos todos juntos, no vamos a lograr muchas cosas.

Algunos transportistas muestran desconfianza de la interlocución que hoy tiene con el Gobierno del Estado,  ¿Qué les podrías decir?

La confianza se gana con acciones concretas.  La cercanía con el gobierno es un arma de dos filos, o te conviertes en un validador de las iniciativas del gobierno en turno o te conviertes en un crítico o un detractor. Guardar el equilibrio entre las acciones que haga el gobierno y que sean correctas para el beneficio del sector  y del  servicio en sí mismo y defender los derechos de los transportistas se vuelve complicado.

Este gobierno ha sido serio y de apertura, pero hay  que saber cuándo  tenemos que decirle si algo está en riesgo, las preocupaciones del  transportista, pero  también hay que decirles a los transportistas cuando algo que hace el gobierno, por mal que parezca, es por el  beneficio del servicio y del sector.

Hay una premisa en el FUSCEJ,  las acciones que tome el gobierno y que vayan encaminadas a beneficiar al usuario, deben ser, por difíciles que sean para  nosotros,  respaldarlas. Pero si hay acciones que tienen que ver con el solo ejercicio de la autoridad y que vulnera los derechos de los compañeros transportistas o que presiona al sector, que lo pone en un tema de incertidumbre o de sentir agresión debemos de decírselo al gobierno.

Ante la cercanía con el gobierno, tenemos  la tranquilidad de saber cuándo decirle que está equivocándose y cuándo decirle a los transportistas que tenemos que asumir el reto.

¿Adónde va la relación entre los transportistas y el gobierno después de los difíciles momentos por las muertes ocasionadas por transporte público?

El año pasado logramos, entre  los transportistas y la autoridad generar una expectativa muy alta. Se consiguió una  relación muy sana, que incluso se permeó  en los medios de comunicación una expectativa de cambio, de disposición de los transportistas, creo que íbamos muy bien.

En diciembre, a partir del tema de la tarifa  por algunas circunstancias se descompone el escenario en perjuicio del modelo de transporte y  de la expectativa antes creada. La presión que hoy ejerce el gobierno en base a los lamentables hechos que han sucedido, va en detrimento del nuevo modelo de transporte, la gente del sector está más desconfiada, el margen de confianza y credibilidad se ha reducido de ambas partes.

Aunado a lo anterior, hubo  muchos actores, algunos de carácter político y otros de carácter social, que trataron de descomponer el escenario.

El decreto por parte del ejecutivo estatal de bajar la tarifa se basó en la premisa de que los transportistas fallaron, ¿cuál es su opinión al respecto?

Sin entrar en controversia con el gobierno del estado, yo diría que  la responsabilidad no es totalmente de los transportistas. Creo  que el escenario ideal para aquellos que le apuestan a que se descomponga lo que ya se ha avanzado es que la reacción de nosotros sea de enfrentamiento pero ha sido al revés.

Si nosotros salimos a estar en contra del gobierno del estado, si salimos a responder que no somos los responsables y que hay  áreas del gobierno que no han cumplido con su labor,  le abonamos a que se reviente la liga y salimos perdiendo todos: el usuario, el gobierno y si le va mal al gobierno, le va mal a los transportistas.

Por eso es que nosotros asumimos una posición de respaldo, de aceptar el cambio de la tarifa y respaldamos las medidas del gobernador. Esto implica desgaste en el interior de la organización, son medidas que no son responsabilidad de nosotros al 100% y que son complicadas porque dificultan todo el proceso de modernización y pone cierto grado de incertidumbre al sector, de nuestros compañeros transportistas.

¿Qué tanto retrasará el proceso de renovación el retroceso de la tarifa?

 Esto dificulta el proceso de renovación. El tema de la tarifa en el transporte, ya se está viendo reflejado en muchas cosas, por ejemplo en  la aprobación de los créditos. Es inevitable, es un proceso complicado, nadie puede negar que esto presione los proyectos y que debilite la capacidad financiera. Esperamos que sea transitorio, que podamos atender a las medidas urgentes de seguridad y de calidad que nos está exigiendo el gobierno.

banners sup copia¿Recalculas tu pronóstico de renovación que hiciste en Diciembre a hoy?

Creemos que hay 2 posturas: Por un lado, la disposición de los transportistas para la renovación y la segunda, las cifras reales y la confianza de las financieras.

Por partes de los transportistas, sí hay  la misma disposición, pero el proceso no será el mismo, a partir de esta disminución de la tarifa,  las mismas financieras han repensado el tema del crédito, para ellos es un riesgo el no tener la tarifa de 7.00 pesos. Sí implica un replanteamiento.

¿La publicación del reglamento les genera incertidumbre a los transportistas?

El tema del reglamento es complicado, deja en estado de indefensión al concesionario y  al subrogatario, no podemos apostarle todo al a buena fe de la autoridad. Aunque ahorita estamos trabajando bien con esta administración, nos preocupa que quede algún margen de maniobra que pueda ser utilizado por ésta o por otra autoridad para la  discrecionalidad, que en el futuro una autoridad que venga, pueda hacernos a un lado de manera injusta e ilegal y poner a otros actores económicos en el sector. Sí hay incertidumbre.

Estamos haciendo un planteamiento al Gobierno del Estado, para que el reglamento tenga los suficientes candados, que por un lado no implique dificultar un proceso de retirarle la concesión a alguien que comete una falta grave pero que  le dé certidumbre a quien sí cumple bien.

Estamos replanteando una estrategia jurídica con 2 líneas de acción: platicar con la autoridad y si es necesario hacer alguna enmienda al tema. Y dos es un tema de  consenso con mi organización, pensar en un tema de defensa jurídica, en lo que consideremos que hay vulnerabilidad en nuestras concesiones.

En el nuevo reglamento, sobre el tema de la reorganización de rutas ¿no afecta al transportista?

La Ley de Movilidad dice que en la reorganización de rutas se preferirá al concesionario que ya preste el servicio o a quien ya tiene en su concesión la prestación del servicio, pero esto no lo reproduce el  reglamento con certeza. Son temas que vamos a revisar, para que se pueda complementar el reglamento y considerar, si es necesario, hacer una valoración jurídica para que sean los actuales transportistas los que se queden en la prestación del servicio.

¿Considera que el transportista está experimentando un cambio de mentalidad?

Creo que la expectativa de la gente está creciendo, nosotros en la organización estamos dando difusión a estos temas y  la gente se está interesando. Coincido plenamente en que uno de los procesos que marcan este momento es el cambio de actitud y de mentalidad de los transportistas. Hoy tocamos temas que antes eran tabú en el sector como el  prepago, transbordo, ruta-empresa etc.

Lo que debe de marcar la pauta es que la nueva conducción de los transportistas  está de acuerdo con la modernización, pero no de manera simulada para sacar provecho particular como en el pasado.

El éxito del nuevo modelo de transporte y de la modernización de transporte dependerá de que  se hagan  bien los primeros ejercicios, los primeros corredores, las primeras rutas empresa. Si se hacen bien, de manera transparente, se respetan los derechos de los transportistas y no se traen actores externos que quieran desplazar a los actuales, marcará un parte aguas en la forma de actuar y construir el transporte público en Jalisco.  Si no se da correctamente se podría fracasar.

Hoy creo que hay un cambio de mentalidad, hay una nueva generación de transportistas, gente joven en el gobierno, nuevo modelo de gestión, organización política dentro del transporte público, de implementación de los proyectos y esto es lo que va a marcar el fondo del asunto.

Estoy convencido de que lo vamos a poder lograr, de que vamos a dar el paso para transformarnos en el sector. La gente está más abierta a conocer los temas e informarse, incluso ya  hay rutas que nos han dicho que  están listas para convertirse en empresa.

¿Cuándo volverá la tarifa de $7.00?

Esperamos que la totalidad de las rutas cumplan con las medidas de seguridad y calidad requeridas por el gobiernos por lo que  cuando mucho en 6 meses estemos cobrando 7 pesos.