Javier Velázquez Moctezuma

javier velazquez moctezuma

La academia, el gobierno y las empresas deben de trabajar de la mano para mejorar los problemas de movilidad, expresó Javier Velázquez Moctezuma, académico de la UAM Iztapalapa, quien hace 14 años impulsó un modelo de autobús urbano totalmente eléctrico, diseñado con el apoyo de DINA, CONACYT y la UAM.

“Un grupo de profesores e ingenieros desarrollaron varios prototipos de camionetas y camiones totalmente eléctricos, sin embargo no hubo éxito. Lo que hace falta es voluntad política, 3 millones de pesos es el costo por la elaboración de una unidad totalmente eléctrica en comparación con los 14 millones que se invierten en unidades importadas”.

Desde las instituciones de investigación, la tecnología ya no es un problema dijo Velázquez; los tomadores de decisiones deberían en cada uno de los proyectos consultar a la academia. Uno de los problemas es que el gobierno y las empresas no se asesoran con las universidades públicas cuando el trabajo debiese ser de la mano. El gobierno se debe de asesorar antes de tomar proyectos o bien crear una comisión tripartita para sacar las mejores alternativas en temas de transporte y movilidad.

El transporte en la CDMX es malo, ineficiente, contamina y tiene muchos peros, refirió al reconocer que México tiene un gran potencial para contar con una planta en nuestro país que genere cientos de vehículos a buen costo, lo cual no sólo se vería reflejado en una mejora de la movilidad, sino también en la contaminación la cual sería ampliamente reducida.

“El desordenado crecimiento de la ciudad, el muy deficiente servicio público de transporte y el consecuente aumento desmedido del transporte privado pone a la ciudad en un riesgo alto de colapso, entre otros, por problemas de contaminación”.

A diferencia de quien opina que por el costo de un vehículo híbrido o eléctrico México no está listo, Javier Velázquez expresó: “Opino totalmente lo contrario, yo creo que estamos listos, hay que sentarnos en la mesa con los involucrados, es una solución con muchas aristas positivas como la mejora del transporte, el abaratamiento de costos y generación de empleos que darán riqueza a nuestro país, lo único que falta es voluntad”.

La UNAM, la UAM, y el CINVESTAV, son instituciones de gran prestigio con un gran interés y por mejorar el tema de urbanismo en las ciudades dijo el catedrático. Te podría citar que la academia es muy basta y creativa, hay buenas ideas para vehículos eléctricos menos contaminantes para una, dos o tres personas, sólo necesitamos el apoyo para detonar el desarrollo tecnológico, puntualizó.

Velázquez, quien hace cuatro años fue rector de la UAM Iztapalapa, señaló que cuando los funcionarios se decidan a mejorar las ciudades y no sólo hacer negocios, la situación va a mejorar a la vez de proponer una legislación que obligue a los gobernantes a tomar en cuenta a la academia.

La Ciencia como factor de desarrollo

Para Javier Velázquez México tiene un potencial que le falta aún explotar, explica que países que hace años decidieron invertir en ciencia y tecnología, hoy son países desarrollados, con una economía boyante y un nivel de vida de sus pobladores, por encima del promedio global.

“En México, la inversión en ciencia ha sido escasa y está desvinculada de los procesos de desarrollo. Los tomadores de decisiones privados o de gobierno, no se apoyan en el talento científico nacional.

“Los innovadores mexicanos son expulsados del país y van a crear riqueza en otros países en donde los acogen y los apoyan. El gobierno debe de, como sucede en otros países, consultar a la academia primero antes de determinar inversiones y descartar que en México se pueda producir lo que el gobierno requiere.

“La alianza entre gobierno, empresa, academia y sociedad, que en otros países genera riqueza y desarrollo, se puede propiciar en México, donde existe ya una base científica de alto nivel, capaz de resolver muchos de los problemas urgentes de nuestro país”.