Factores de evaluación para el uso de gas natural en transporte público

factores-de-evaluacion

En la búsqueda de encontrar nuevos modelos de negocio en el transporte que permitan su viabilidad financiera y su fortalecimiento empresarial, el gas natural vehicular (GNV) se presenta como una sólida opción para lograr este objetivo.

Con el propósito de considerar una alternativa económicamente viable para transitar al uso de este combustible se deben considerar los siguientes factores:

  1. Precio del combustible en uso actual.
  2. Costo de la sustitución y/o conversión de vehículos de diésel/gasolina a gas natural.
  3. Rendimiento y equivalencia con el diésel (ahorro).
  4. Distancia y/o recorridos diarios por unidad.
  5. Retorno de inversión sobre el  equipo de transporte.
  6. Modelo de operación y jurídico de los transportistas.
  7. Política federal de fomento en su uso (subsidio).
  8. Ubicación de la gasera con servicio de alta presión, respecto al patio de encierro de las unidades y derrotero de las mismas.
  9. Negociación sobre el servicio de compresión y abasto del combustible con la empresa que suministra el servicio.
  10. Evaluación de las diferentes opciones de autobuses con motor a GNV.

¿CÚANDO SE DEBE CONSIDERAR AUTOABASTO EN GAS NATURAL?

Cambiar el parque vehicular por unidades que utilizan este combustible abre nuevas oportunidades en el modelo de negocio de un transportista, como lo es tener su propia estación de abastecimiento, por tal razón le recomendamos considerar  algunos aspectos para tomar esta importante decisión.

que-se-debe-considerar

PROGRAMA DE INCENTIVOS PARA EL IMPULSO DE ESTA TECNOLOGÍA

En México, el gas natural ha pasado de ser una fuente de energía alterna, a una política pública para su implementación en diversos sectores del territorio mexicano, entre ellas su aplicación para transporte público.

Por ese motivo, el gobierno federal ha implementado un programa de apoyo para incentivar el uso del gas natural con aplicación vehicular a través de la SEMARNAT. Sin perder de vista que conforme la distribución de facultades entre los tres órdenes de gobierno, el transporte urbano corresponde a la autoridad estatal y en algunos casos a los municipios; la SEMARNAT coadyuva con éstos para fomentar el uso de vehículos que operan con gas natural en el transporte público urbano, cubriendo este diferencial de costo. El esquema funciona otorgando subsidios a los estados, los cuales establecen sus criterios específicos para transmitirlo y dispersar los recursos, si fuese el caso a los particulares. La SEMARNAT sólo requiere que el subsidio se oriente a la incorporación de la mejor tecnología disponible, que garantice el menor impacto ambiental, es decir, las menores emisiones de gases y compuestos de efecto invernadero y contaminantes criterio, disponibles para unidades de transporte público urbano; esto es, los estándares que comúnmente se conocen como Euro V y Euro VI, o bien para 2007 y 2010, preferente este último.

PARA VALORAR

  1. La implementación exitosa de un sistema de transporte con autobuses a GNV está determinada por la existencia de las condiciones técnicas requeridas como cercanía a la red de distribución de gas y la oferta de equipos de compresión y suministro de GNV.
  2. La inversión financiera en unidades a GNV es mayor, sin embargo, el ahorro a mediano plazo por la diferencia de precio con respecto al diésel, amortiza la inversión y hace más rentable la operación.
  3. Las autorizaciones necesarias en este tipo de proyectos, están a cargo de las administraciones locales (municipios). En algunas ocasiones, la tramitología puede retrasar o desincentivar la puesta en marcha de los proyectos.
  4. La capacitación de los operadores y operadoras, ya que el desempeño y operación de estas unidades es diferente a las unidades a diésel.
  5. Aunque el precio de este combustible es regulado por la Comisión Reguladora de Energía, el precio del servicio de compresión es de libre mercado.
  6. En México, el empleo de esta tecnología en autobuses es de reciente uso, por lo que no hay un criterio sólido para el cálculo del valor de reventa de las unidades que utilizan este combustible.