EXPERIENCIAS INTERNACIONALES DE MEDIDAS DE LOS SISTEMAS INTEGRADOS DE TRANSPORTE PÚBLICO FRENTE AL COVID-19 - Pasajero7

EXPERIENCIAS INTERNACIONALES DE MEDIDAS DE LOS SISTEMAS INTEGRADOS DE TRANSPORTE PÚBLICO FRENTE AL COVID-19

limpieza transmilenio

Desde la llegada del COVID-19, entendimos el compromiso que tenemos con la comunidad. Aún en tiempos de Coronavirus, el transporte público sigue siendo esencial para movilizar a aquellas personas que deben salir a diario a salvar nuestras vidas.

Las medidas que han  adoptado los Sistemas de Transporte Público Colectivo como Masivo en América Latina, están amparadas en su gran mayoría a partir de la declaratoria de Estado de Emergencia y aislamiento social que muchos de los Gobiernos a nivel Nacional o Local han dictaminado, para mitigar la propagación del virus.

Debido al aislamiento social, se ha dispuesto a reducir la circulación y concentración de pasajeros en el transporte público generando una reducción de demanda de viajes con una pérdida actual que se evidencia entre un 70 a 90% de viajes; intensificación de medidas de sanitización, control y seguimiento con químicos de amplio espectro.

MEDIDAS SANITARIAS

Con la confirmación de la llegada del Coronavirus a Colombia, el Sistema de Transporte Público Transmilenio de Bogotá, decidió reforzar sus labores de limpieza, desinfectando portales, estaciones y buses, de manera intensificada, con el fin de prevenir la transmisión de infecciones respiratorias agudas y el Covid-19. Así mismo, adaptó 21 lavamanos portátiles en diferentes puntos del Sistema, y se implementaron 11 nuevas rutas  especiales de Transporte Público, para atender a los profesionales de la salud y demás trabajadores de centros hospitalarios que, a diario se movilizan en la ciudad.

SIMUS

En Barranquilla algunas empresas han optado por adelantar las vacaciones de sus conductores, mientras que otras han organizado grupos de trabajo.  En el resto de la Región Caribe, los transportadores han tomado medidas similares para cumplir el decreto propuesto por el Gobierno.

De igual forma Guadalajara, México, ha impartido a toda la Red de Transporte que incluye: el Sistema de Tren Eléctrico, BRT y Buses Convencionales, un protocolo de sanitización supervisado por el sector salud, que incluye sanciones en caso de no acatar las normas restrictivas y en Ciudad de México, por discrecionalidad de una de las empresas operadoras del METROBÚS (Grupo CISA), reforzaron protocolos de limpieza al exterior e interior de la flota, ubicando geles antibacteriales en cada unidad de bus.

Para luchar contra el coronavirus, el municipio de Escobedo, Nuevo León, México, instaló ocho “túneles sanitizantes” para atender a personas que viajan en transporte público. Las cabinas se asemejan a un iglú y fueron instaladas en paradas de la ciudad, en donde se concentra gran cantidad de personas. Estos rocían líquido desinfectante a las personas que cruzan los túneles.

Por otro lado, en Perú, desde la Autoridad de Transporte Urbano, para prevenir la propagación del COVID-19 en el transporte público, se está brindando información a usuarios y conductores en los paraderos.

En Bolivia, La Paz Bús, está supervisando que las 7 rutas del PumaKatari y ChikiTiti sigan los estándares de bioseguridad, limpieza y desinfección profunda de buses en paradas iniciales, intermedias y finales.

En Santa Cruz de la Sierra, las autoridades de la Secretaría Municipal, tomaron diferentes medidas, como alcohol en gel en sus unidades y el uso obligatorio de tapabocas para los choferes del transporte público.

En Chile, a través de la Red Metropolitana De Movilidad, están implementando el Protocolo de sanitización con químicos de alto espectro en el Metro y Red de Buses de alta capacidad. Incluso, se está trabajando en un “Registro de Pasajeros” para que puedan ser contactados por el Ministerio de Salud en el caso de que hayan viajado con personas que porten el Coronavirus, se espera habilitar un sitio para que los pasajeros de buses interurbanos puedan inscribir sus antecedentes, la patente del bus del recorrido en que viajó, con indicación de fecha y hora.

La Intendencia de Montevideo, Uruguay, extremó las medidas de higiene en las unidades del Sistema de Transporte Colectivo no sólo al colocar dispensadores de alcohol y gel en cada unidad de los buses , sino que dispuso que los ventiladores funcionen de forma permanente, el retiro de cortinas, evitar el pago en efectivo también es usado como incentivo para el uso de las tarjeta como medio de pago.

Los Sistemas Integrados de Transporte en Brasil (metros, tranvías, buses, taxis, y servicio escolar(Sistemas como URBS en Curitiba, BHTRANS en Belo Horizonte, SPTRANS en Sao Paulo, RíoTRans en Río de Janeiro, entre otros, están tomando medidas estrictas tanto para su personal operativo como frente al usuario, con medidas de sanitización en tres turnos y cada 90 minutos limpieza en teclados, taquillas, máquinas de autoservicio, torniquetes y oficinas, promoción del pago a través del uso de las tarjetas sin contacto. Por ordenanzas restringir en horas pico el servicio público para personas mayores de 70 años.

OTRAS MEDIDAS

Distintas han sido las estrategias respecto a la gestión de la  operación y la oferta que han tomado las ciudades para seguir garantizando el servicio de transporte de ciudadanos ante condiciones tan adversas.

En el caso de Santiago de Chile sus servicios operan con regularidad, pero han suspendido los servicios nocturnos, es decir de las 10 pm a las 5 am.

En el Área Metropolitana de Buenos Aires la estrategia ha sido seguir un esquema de operación especial, los trenes y subtes solo hacen parada en las cabeceras y se han reducido las estaciones. Además se ha ampliado temporalmente la oferta de colectivos y estos solo pueden trasladar pasajeros sentados.

Por otro lado, las ciudades de todo el mundo han tomado medidas innovadoras de distinta índole para seguir garantizando la movilidad de sus habitantes con la mayor seguridad posible.

En Santa Cruz de la Sierra, implementaron cámaras de desinfección que esparcen alcohol al 70% y desinfecta al personal que cruza por ella de forma rápida. La iniciativa puede ser replicada en paraderos o estaciones de transporte público, supermercados, hospitales y centros de abasto.

En la red de subterráneos de la Ciudad de Buenos Aires se instaló una cámara térmica que permite medir la temperatura a 1800 personas en 10 minutos, sin ningún tipo de contacto físico. Dicha medida también fue tomada por el gobierno de Hidalgo en México, ya que a su vez se encuentran operando cámaras termográficas en dos estaciones de Tuzobus.

Algunos otros países han optado por la tecnología y las aplicaciones móviles de distintas formas. En China desarrollaron una aplicación de celular para avisar a los usuarios en caso de haber tenido algún tipo de contacto cercano con una persona infectada de COVID-19. En este sentido, en Auckland, Nueva Zelanda, Auckland Transport agregó a su app de transporte una función que permite a los usuarios saber el número de personas en un autobús en tiempo real y verificar si es posible mantenerse a 2 m de distancia dentro del bus.

Finalmente, el distanciamiento social requerido ante la contingencia ha hecho que algunas ciudades promuevan  la micromovilidad como una manera más segura de traslado. Bogotá fue la primera ciudad en habilitar ciclovías temporales sobre sus avenidas principales, medida que ha sido adoptada también por la Alcaldía Miguel Hidalgo en la Ciudad de México. A su vez, en la ciudad de Nueva York el sistema de bicicletas públicas ofrece un mes gratuito para las personas que desempeñen una labor esencial.

MEDIDAS FINANCIERAS

Ante esta crisis y por el impacto financiero a consecuencia del aislamiento preventivo obligatorio por la pandemia del covid-19, los representantes de los Entes Gestores de los Sistemas Masivos miembros del Capítulo Regional de SIMUS Colombia, las áreas metropolitanas y por su conducto los operadores prestadores del servicio, Recaudo, Control de Flota e Información al Usuario, proponen al Gobierno Nacional, Medidas Transitorias para garantizar en todo momento la efectiva prestación del servicio público esencial para llevarse a cabo de manera inmediata, tanto de gestión de oferta y demanda; con el fin de salvaguardar  la integridad de los usuarios del transporte público, como medidas de mitigación de impacto financiero y así, evitar la parálisis inminente de todos los sistemas del país con sus dramáticas consecuencias sociales y económicas que ello implicaría.

La circulación y concentración de pasajeros en el transporte público y la referente a limitar la oferta de transporte al 50% de la capacidad máxima disponible ordenada por el Decreto 482 del 26 de marzo de 2020, han generado una reducción de la demanda de hasta el 95% de viajes. Si bien es cierto que, los sistemas del transporte público comprometidos con la prestación del servicio han seguido ofreciendo el servicio con una sobreoferta de unidades 3 veces mayor a la demanda de viajes, también es claro que han tenido que ocuparse de las consecuencias de ésta medida dispuesta por el Gobierno Nacional sin acciones o directrices de contingencia que permitieran mitigar su impacto, aunado al aumento en los costos fijos con sobrecostos por cuenta de las medidas de sanitización de las unidades que se adoptaron en el inmediato en todos los Sistemas del país, lo que ha generado una situación de déficit que se proyecta pueda llegar a $205,762,204,781 COP al día 27 de abril de 2020.

Es importante destacar que los ingresos de los sistemas de transporte provienen casi exclusivamente de la tarifa que se cobra al usuario, la cual aún en tiempos de normalidad no alcanza a cubrir la tarifa técnica, por lo tanto, es generalizado el déficit financiero que afrontan los diferentes sistemas y hoy se ve agudizado de manera crítica.

Dicha pérdida evidencia que en caso de no tomar ninguna medida de salvamento inmediato por efectiva prestación de este servicio público, se pondría en riesgo la prestación de un derecho inherente a la condición humana como es la Movilidad Urbana Sustentable y además, supone la afectación a los más de 35,218 fuentes de empleo directo y 46,595 indirectas que dependen económicamente de nuestro sector. Lo que significa la afectación a más de 81,813 personas por cualquier cierre total o parcial de su lugar de trabajo.

Captura de Pantalla 2020-04-17 a la(s) 12.05.35

 Es por esto que se han propuesto las siguientes medidas:

Captura de Pantalla 2020-04-17 a la(s) 12.03.29

A partir de lo aprendido en esta pandemia, miramos con optimismo el necesario nuevo enfoque con que se debe replantear con suficiencia integral la Movilidad Urbana Sustentable a partir de su reconocimiento como derecho social bajo una nueva arquitectura de políticas públicas de Estado que disemine en adecuados  marcos legales, institucionales, financieros y de desarrollo urbano orientado al transporte; de una parte y, de otra el rediseño de estrategias respecto a la gestión de la operación y la oferta para seguir garantizando la efectiva prestación del servicio de transporte ante condiciones tan adversas de funcionar con límites de flota entre un 35% y 50% para garantizar los aislamientos permitidos en su gran mayoría de 1 metro y el uso obligatorio de tapabocas.

Los sistemas han tenido que redefinir la planeación y  programación de los servicios de acuerdo a la nueva realidad de la oferta Vs. Demanda, recobrando importancia la necesidad de contar con adecuados Modelos de Gestión apoyados en herramientas tecnológicas que permitan definir estándares de calidad para garantizar una operación eficiente tanto en condiciones normales como excepciones, con un enfoque primordial hacia la satisfacción y seguridad al usuario. Lo cierto, es que muchos sistemas tuvieron que afrontar una realidad para la cual no estaban preparados, teniendo que redefinir la planeación, programación, producción y evaluación para seguir ofreciendo el servicio optimizando todos los recursos.

La enseñanza es mayor y el costo de oportunidad nos lleva a repensar los aprendizajes que nos deja esta pandemia para adoptar nuevos estilos de vida, de esquemas de empresarización y estándares de gestión para lograr una operación más eficiente de una movilidad urbana baja en carbono, con esquemas de integración multimodal en todas sus dimensiones, donde la caminata, bicicleta, patinetas y esquemas de movilidad compartida recobran mucho sentido, al igual que los nuevos tipos de trabajo y oferta de servicios públicos y privados con horarios diferenciados que permitan aplanar la curva en horas de mayor demanda se impondrán, al igual que el teletrabajo y reuniones virtuales llegaron para quedarse.

El reto será saber capitalizar las lecciones aprendidas, para enfrentar un nueva sociedad con alta capacidad de adaptabilidad al cambio.