Estacionamientos, adversarios de la movilidad eficiente y sustentable

estacionamientos

Lejos de mitigar la congestión vehicular, los estacionamientos incentivan el uso del automóvil y restan espacio urbano.

De acuerdo con el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP), las políticas de estacionamiento en la Ciudad de México, así como la reglamentación y normatividad para su instalación, son contrarias a un desarrollo urbano eficaz e incluyente, y a una movilidad sustentable, pues aunque se tiene la percepción de que aminoran la congestión vehicular, estos espacios representan un subsidio al automóvil e incentivan su uso.

Según el instituto, garantizar estacionamiento abundante y accesiblemente, produce mayor congestión vial y emisiones al ambiente, además de representar un desperdicio de suelo urbano bien ubicado y conectado, y tras la elaboración un estudio, determinó datos nada alentadores:

“En México, entre 2009 y 2013, de los más de 16 millones de m2 proyectados de desarrollos inmobiliarios, 42% son de estacionamiento, con lo cual se sumarían más de 250 mil cajones. Si se aprovechara la superficie de construcción máxima permitida conforme a la ley actual, esto implicaría añadir 8.3 millones de nuevos cajones de estacionamiento a la ciudad (reforzando la tendencia de dedicar casi la mitad de toda la superficie construida al estacionamiento).

En los próximos tres años se espera la construcción de 1.2 millones de m2 de oficina. Con la legislación actual, se obligaría a la construcción de 40 mil cajones de estacionamiento con un costo conservador de 7 mil millones de pesos. Con estos recursos se podrían construir cuatro líneas de Metrobús de 20 km cada una, esto permitiría absorber los viajes generados por el desarrollo. El número de personas beneficiadas entre una alternativa y la otra es de 40 mil contra 600 mil”. 

Tras las conclusiones anteriores y de cara a la crisis ambiental que enfrenta la capital del país, Bernardo Baranda, Director para Latinoamérica de ITDP, precisó que es urgente revisar las políticas de desarrollo urbano: “Es necesario que la Ciudad de México aborde una estrategia integral de movilidad y desarrollo urbano sustentables. Si el gobierno local está haciendo un esfuerzo por promover principios de Desarrollo Orientado al Transporte (DOT), debe actualizar la política de estacionamiento en inmuebles y optimizar el espacio para dedicarlo a las personas y a una movilidad más eficiente”.

Y es que los esfuerzos a nivel internacional, tienden precisamente hacia la eliminación de los mínimos de estacionamientos en sus reglamentaciones, para, por el contrario, establecer máximos de estos espacios. Nueva York, por ejemplo, desde 1982 fijó un límite máximo de cajones en el centro de Manhattan, lo cual redujo el total de 127 mil, a 102 mil, en el periodo de 1978 a 2010.

Asimismo, reducir los espacios de estacionamiento en función de la cercanía al transporte público es otra tendencia que ha resultado eficaz en otras partes del mundo. Es el caso de París, cuya legislación permite eliminar el requerimiento mínimo de cajones a aquellas construcciones ubicadas en un radio de 500 metros a partir de una estación de transporte público masivo.

Más contundente ha sido la actuación de Sao Paulo, Brasil, convirtiéndose en la primera ciudad en Latinoamérica en eliminar el requerimiento de estacionamiento en toda su área geográfica e implementar máximos en corredores de transporte público masivo, a través de la publicación de un nuevo Plano Director para la ciudad.

Por todo lo anterior, el ITDP, en mancuerna con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), presentó recientemente una serie de propuestas que atienden a la búsqueda de soluciones en materia de estacionamientos:

Ante estas propuestas, recientemente el Jefe de Gobierno de la CDMX, Miguel Ángel Mancera aseguró que será en el mes de marzo cuando la norma para la construcción de estacionamientos entre en vigor con modificaciones que contemplan un número máximo de estacionamientos y no mínimos como se establece actualmente. “Será algo muy importante, se ha trabajado con los expertos, habrá una revisión final, y posteriormente la Asamblea Legislativa”.