Eficiencia funcional, equidad social, o populismo electoral.

eficiencia funciona

Es por todos conocidos que el área metropolitana de Guadalajara (AMG) crece con la constante adecuación de los planes de desarrollo urbano con una clara desarticulación de la planeación con la movilidad urbana; esta última analizada con una métrica de la eficiencia vial basada solo en controlar el incremento de las demoras de los vehículos particulares. En  1996 empezamos a evaluar las principales vías urbanas por donde se realizaba la gran movilidad en transporte público y privado.

Algunos de estos corredores, anteriormente eran vialidades de doble sentido que por su alta carga vehicular se han convertido en vías de un solo sentido, duplicando su capacidad vial, adquiriendo el nivel de corredor, otras, que por sus características físicas se han consolidado de acuerdo con el incremento de la población y de la mancha urbana, a excepción de federalismo que ha sido un corredor inducido, y en el que se implementó el primer sistema de transporte masivo de la época moderna del AMG.

Muchos esfuerzos han sido impulsados por parte de los administradores de la ciudad, esfuerzos que se han traducido en acciones que no han logrado generar una masa crítica que nos permita romper los paradigmas que de forma acelerada nos conducen a la ineficiencia. Al cerrar el siglo pasado, estando al frente del CEIT, tratamos de impulsar indicadores que nos permitieran medir el funcionamiento de la movilidad, el esfuerzo se quedó archivado, al no tener el impulso o interés por parte  de las instituciones ejecutivas del estado.

Es importante señalar que los administradores de la ciudad, tienen un menú de acciones basadas en generar eficiencia funcional, equidad social, o populismo electoral. Las primeras son aquellas que su realización beneficia al menos a una persona y no tiene impactos negativos. Las acciones por equidad, son aquellas que beneficiando a un pequeño grupo, tienen un impacto negativo a un importante sector de la población y finalmente las acciones populistas, que buscan lograr el apoyo de algún sector de la sociedad.

En el AMG se han realizado acciones bajo estos tres principios, por los niveles de eficiencia de las vías urbanas es lógico que muchas de las acciones han sido orientadas a acciones populistas o buscando la equidad de los modos de transporte, sin considerar como prioritario la eficiencia de las vías urbanas. Sabemos que cada acción que no tenga como objetivo la búsqueda de la eficiencia, impactaran de manera negativa algunas de las funciones de la ciudad.   

Dos son los principales orígenes del problema de la ineficiencia vial; la primera es que a lo largo de seis lustros el sector de la movilidad del AMG, ha sido coordinado por administradores que en su mayoría cuentan con un perfil político y una corta visión sobre el tema de la movilidad. Y la segunda, el escaso presupuesto que les permita no solo la realización de un proyecto integral de movilidad, sino la puesta en operación y seguimiento del mismo.

La causa principal de la pérdida de la calidad del espacio público del AMG, es la falta de acciones que generen eficiencias en las vías urbanas y que éstas sean producto de un análisis con una visión integral, no solo de analizar los problemas directos que genera la movilidad (demoras), también los indirectos, los relacionados con la pérdida de la calidad del espacio público, la contaminación generada por el consumo de la energía y los efectos sociales, que de forma paralela son ocasionados por los primeros.

El AMG necesita una nueva métrica para analizar sus vías urbanas, métrica que nos permita conocer los problemas de estas arterias de manera integral y dar el primer paso para dejar atrás el paradigma que hoy vivimos y están custodiados por los desarrolladores inmobiliarios, las grandes armadoras de vehículos así como los administradores de la ciudad. Esta transformación requiere de mucho esfuerzo político y técnico para solucionar los arraigados problemas.

Después de dos años de concluir mi trabajo al frente del CEIT, se  me presentó la oportunidad de estudiar la maestría en ciudad y espacio público sustentable (aún en proceso). Donde el trabajo para obtener mi título se basa en desarrollar un modelo que nos permita medir la eficiencia de las vías urbanas; sabemos que Guadalajara cuenta con una gran cantidad de kilómetros de vías urbanas, pero solo en menos de 400 kilómetros queremos hacer que todo suceda, y pongo acento en esta frase, que suceda bien; peatones caminando con seguridad, ciclistas con sus vías exclusivas, transporte público en vías preferentes o exclusivas y el carro particular, todos queriendo tener el papel estelar.

La insistencia de que todos los modos de transporte utilicen la red primaria de vialidades, enarbolando la bandera de la equidad, es la principal causa del problema de congestionamiento de las vías urbanas, que le cuesta a la ciudad más del 50% de los costos de las externalidades negativas que produce la movilidad. Recordemos que el AMG cuenta con más de 11 mil kilómetros de vías urbanas que haciendo un uso adecuado, nos permitirían mantener orden y equilibrio en la eficiencia de las mismas.