Desafiar nuestras creencias - Pasajero7

Desafiar nuestras creencias

padilla marzo web

Nos estamos asomando a un mundo que viene.  Lo han llamado la era poscovid-19, el virus que alteró nuestra forma de vivir, algo tan disruptivo que nadie vio venir, que ha generado muchas variables, que ha cambiado nuestra vida personal y nuestro esquema de negocio, podríamos decir que perdimos la estrategia, la misión, la visión  y el enfoque. 

Hace un año, en  marzo del 2020,  todo cambió. Hemos vivido en un momento difícil y  muy  emocional, con ansiedad, depresión, pérdidas y con información muy confusa. Hemos buscado de muchas formas encontrar el camino correcto, hemos tomado decisiones críticas, reflexivas y rápidas. En una dinámica que cambia día a día  y minuto a minuto, debemos pensar en alternativas para la movilidad. 

En medio del distanciamiento físico, es importante saber cómo comunicarnos con nuestros colaboradores y  clientes, identificar lo que necesitan, y reconocer que estas necesidades pueden diferir en cada caso, como algunas plataformas que ya han adelantado involucrar a sus usuarios y ponerse del lado de la tecnología  realizando inversiones audaces.

Los cambios han obligado a adaptarnos rápidamente en el negocio, a implementar cambios acelerados. Se trata de desafiar nuestras creencias y aprovechar las oportunidades para recopilar información, experimentar y aprender, pero viviendo por la salud de las empresas, de nuestros colaboradores y  la sociedad, adaptarnos a formas más creativas y poco convencionales para operar y sobrevivir.

La tormenta global nos ha obligado a aprender a navegar en medio de la crisis, a cuestionar cómo trabajar con nuestros usuarios, cómo comenzar a dar forma  a este nuevo estado de futuro para la operación de nuestro negocio, a través de la resiliencia de nuestras organizaciones y  un equipo de trabajo capacitado para tomar decisiones efectivas.

¿Cómo seguir avanzando en circunstancias inciertas y hacer frente al cambio?

Requerimos redescubrir nuestro propósito, trabajar en nuestra resiliencia emocional y organizacional, el momento requiere de  adaptarnos rápidamente. De una organización de aprendizaje continuo frente a nuevos retos cada vez más complejos, pero también es importante desarrollar hábitos de desaprendizaje, de cómo hacíamos las cosas anteriormente.

Demostrar conocimientos para que nuestras empresas generen rendimientos sostenibles a largo plazo. Nuestro enfoque hoy nos informará el camino que tomaremos mañana. Es necesario reconocer lo que ya no funciona, reescribir nuestras metas y nuestra visión de futuro.

Muchas veces hablamos de las consecuencias en nuestras organizaciones; hoy las personas no solo  escuchan a  través de palabras sino también de acciones, en la forma en la que manejamos nuestra comunicación de manera clara y transparente, escuchar atentamente, captar, procesar y reaccionar permite trabajar de manera eficiente y en equipo.   

Estamos ante una gestión de cambio, es momento de comunicarnos, ver las partes interesadas y los segmentos que están involucrados, es necesario tener una visión estratégica, escuchar  y entender lo que se hará,  luego  tomar decisiones estratégicas,  porque será  vernos en el futuro.

La pandemia nos golpeó y fue una pérdida abrumadora de lo sabíamos que era el status quo, hoy se requiere  hacer cosas diferentes es momento de pensar fuera de la caja, pensar en oportunidades para crecer. El trabajo deberá ser en el presente una función que construya, cree y contribuya.

Pero el liderazgo es primordial, ante un cambio dinámico y flexible, requiere de líderes capaces de cambiar sobre la marcha, que sepan lidiar de una manera muy rápida, de  cambiar  la forma en la que actuamos, en la que vemos el trabajo, los problemas y el  mundo. Se requiere colocar a las personas correctas, aquellas con gran desarrollo interior, de individuos que combinen una extrema humildad personal con una intensa voluntad profesional.

Preguntarnos qué hacemos diferente, escuchar ideas,  definir valores fundamentales, es momento de escuchar a todos con confianza, honestidad y responsabilidad, a ser proactivos, con ideas innovadoras,  apoyarnos en nuestras  ventajas, ser confiables y saber  qué hacemos bien para reconocer esto.

La pandemia tocó a las empresas en un nivel muy íntimo, poniéndonos en un mundo de riesgos y oportunidades pero también en métricas de éxito objetivos y estrategias, debemos  reunir a las personas correctas, ya que las transformaciones no ocurren sin líderes y equipos que desafíen sus creencias.