El futuro del transporte público ya rueda con la estrella de las tres puntas: FUTURE BUS - Pasajero7

El futuro del transporte público ya rueda con la estrella de las tres puntas: FUTURE BUS

FUTURE BUS

Mercedes-Benz Autobuses está marcando tendencia en el transporte público con el Future Bus, una unidad urbana que funciona con el sistema CityPilot, logrando seguridad, eficiencia y confort.

Esta tecnología, basada en la conducción autónoma de los camiones con el sistema Highway Pilot, combina una serie de radares y cámaras que lo hacen capaz de detenerse ante obstáculos, se adapta al tráfico urbano, pues pasa por túneles y reconoce los semáforos, y se comunica con ellos vía wifi para dar prioridad al recorrido del autobús, por lo que podría tener en su trayecto todos los semáforos en verde.

FUTURE BUS2.1

IMAGENES

Otras características son:

Ahorrar combustible

Ahorrar combustible, y un estilo de conducción más fluido gracias a la interconexión en red, puesto que los semáforos en la ruta no constituyen un obstáculo para el autobús. Mediante la interconexión en red con los semáforos es posible modificar su conexión de modo que el autobús tenga siempre vía libre; si no existe una conexión por radio con el semáforo, el autobús recurre a un reconocimiento óptico.

Gracias a ello disminuyen sensiblemente el consumo de combustible y, en consecuencia, las emisiones de CO2.

Frenado automático

Frenado automático, el uso de cámaras y sensores de radar hace posible implementar una detección de obstáculos y de peatones; al detectar algún obstáculo sobre la vía, el vehículo inicia automáticamente una maniobra de frenado para evitar una colisión.

Pero lo más importante es que ofrece opciones  alternativas al moderno motor diésel: propulsión por gas y propulsión eléctrica.

FUTURE BUS22

FUTURE BUS 1

Se estrenó en el Aeropuerto de Ámsterdam

El CityPilot se estrenó con éxito, en las vías públicas en el prototipo tecnológico Mercedes-Benz Future Bus. La ruta elegida es la línea 300 de los Países Bajos, esta línea une la metrópoli neerlandesa de Ámsterdam con el aeropuerto de Schiphol y la ciudad de Haarlem, en un tramo de 19 km de longitud; el trayecto cuenta con once paradas y se recorre en unos 30 minutos.

En promedio utilizan la línea 300 cada día más de 125 mil usuarios, el trazado que recorre la línea contempla algunas curvas muy estrechas y no existe una mediana que separe los carriles de circulación en sentido contrario. A esto se añaden 22 semáforos, tres túneles y una velocidad de crucero elevada, de hasta 70 km/h. Las plataformas de las paradas están sobre elevadas para permitir a los pasajeros subir y bajar de los autobuses sin escalones.

Inversión

Desde que inició el desarrollo de este sistema (2014), el departamento de Daimler Buses estima una inversión de unos 200 millones de dólares, aproximadamente, hasta este 2020 para seguir perfeccionando este proyecto.

Según Mercedes-Benz, este sistema de autobús autónomo “podría resolver los problemas de tráfico en todo el mundo en zonas densamente pobladas y regiones metropolitanas”, ya que “mejora notablemente el nivel de seguridad, alivia la carga del conductor y opera con alta eficiencia”.