COMPETENCIA DESLEAL, PROBLEMA QUE AQUEJAN TODOS LOS ESTADOS (SEGUNDA PARTE)

competencia-desleal

El problema de un servicio no regulado de transporte público, presenta múltiples facetas, ya que esta forma de transporte “pirata” también evoluciona a lo largo del tiempo.

Para Javier Ancona, Coordinador de la Comisión de Servicios al Autotransporte de la Cámara Nacional del Autotransporte de Pasaje y Turismo (CANAPAT), el sector irregular de servicios en pasaje y turismo se ubica entre 15 y 20% de la flota formal, lo que representa un parque de 20 mil unidades operando de manera informal.

En este sentido, los estados que registran mayores índices de irregularidad son Michoacán, Guerrero, Durango, Veracruz, Chiapas, Nuevo León, Tamaulipas y Tabasco, en donde se presta el servicio con placas estatales o para turismo y no de servicios de pasaje.

Para Genaro Morán Flores, delegado de Chihuahua de la CANAPAT, las pérdidas por este motivo son graves y afectan al sector. “Considero que de un 30 al 40 % del ingreso que deberían recibir las empresas formales se va al pirataje”.

Lo anterior al reconocer que erradicarlo, no es sólo un trabajo de la cámara a la que representa, puesto que para poder combatir el tema de la “piratería” es necesario que diversas instancias participen en la medida de sus atribuciones.

Explicó que “no sólo se trata de quien tiene una unidad y la emplea  para trasladar personas, también hay establecimientos en donde de manera irregular se venden los boletos para utilizar este servicio; además hay conductores de autobuses que hacen paradas para subir y bajar pasaje aún cuando saben que lo están haciendo de manera irregular”.

En entrevista exclusiva para Pasajero7, Morán Flores expresó que por esta razón, desde hace tiempo, empresarios del transporte formal y autoridades, se encuentran dialogando en mesas de trabajo interinstitucionales donde se analizan todos los temas que tienen que ver con la operación irregular del transporte de pasaje. Al tener contacto con los tres órdenes de gobierno, “se pretende que cada una de las autoridades dentro de su ámbito y atribuciones ponga remedio a esta situación”.

Por mencionar un ejemplo de lo compleja que es la situación, el representante con 11 años de trabajo en la Canapat, señaló:

En el municipio (Chihuahua), Desarrollo Urbano es la dependencia que otorga los permisos de uso de suelo, el problema es que ponen una especie de tienda de turismo, pero en realidad la imagen que dan es deprimente; es posible que te puedas anunciar así públicamente sin tener un permiso de transporte de pasajeros, no tienen la autorización para vender boletos de viaje y mucho menos para convertirse en agencia para vender boletos de autobús para cualquier destino cómo terminales de autobuses. Y en este sentido, el apoyo que hemos recibido es que Desarrollo Urbano está clausurando estas tienditas. Son espacios que no deben de permitirse y la dependencia de transporte público del estado debe de cuidar las condiciones en las que se presta el servicio”.

Al referir que en las mesas de trabajo han participado representantes del gobierno local y municipal, PROFECO, PFP y la misma CANAPAT, Genaro Morán explicó que tienen confianza en que a largo plazo estas reuniones tengan efecto.

“Anteriormente no se trabajaba de manera coordinada, lo que nos estaba limitando realizar  un trabajo entre todos; ahora con el apoyo de las diversas instancias, los resultados pueden ser verdaderamente buenos”.

Algunos de los acuerdos que se han tomado con autoridades de los tres niveles de gobierno y las cámaras del autotransporte sobre el transporte irregular son las siguientes:

  1. Trabajar de manera conjunta en cuanto al tema y no de manera aislada.
  2. Por parte de la PF y la SCT efectuar revisiones situando como prioridad el seguro del viajero, las condiciones físico-mecánicas para proteger a los usuarios contra accidentes y sancionar las faltas conforme a la ley.
  3. Conminar a los prestadores de servicio llamados “piratas” a que regularicen su situación para trabajar dentro del margen de la ley, proporcionando de esa manera seguridad a los pasajeros poniendo en práctica las obligaciones en el cuidado de las unidades y el estado físico del conductor.
  4. Tomar el compromiso, tanto las cámaras del autotransporte como las autoridades municipales, estatales y federales, de hacer conciencia en la ciudadanía sobre los riesgos que implica el viajar en los autobuses que con frecuencia carecen de comodidad y la más mínima seguridad.