¿Cómo funcionan los Sistemas de Actuación por Cooperación? - Pasajero7

¿Cómo funcionan los Sistemas de Actuación por Cooperación?

SAC

Los Sistemas de Actuación por Cooperación (SAC), son un instrumento previsto por la Ley de Desarrollo Urbano del Distrito Federal, que busca realizar mediante inversión de privados, proyectos y obras específicas de infraestructura, equipamiento y mejoramiento de espacio público, que generen beneficios directos a los habitantes.

De acuerdo con autoridades de la ciudad, “la mayoría de los proyectos y obras que se realizarán dentro de los SAC se lograrán gracias a las medidas de mitigación impuestas a los desarrollos inmobiliarios dentro de  los ámbitos de aplicación de cada uno de los Sistemas de Actuación por Cooperación y, a través de la coordinación de los diferentes programas de las dependencias del Gobierno de la Ciudad de México, para poder llevar a cabo obras y proyectos que coadyuven a mejorar las condiciones de vialidad, movilidad, transporte público, espacio público, infraestructura y equipamiento de la zona”.

Por medio de los recursos otorgados por el Sistema de Actuación por Cooperación, -mejor conocido como SAC- la Ciudad de México concretó la compra de ocho trolebuses que se suman al parque de operación del Servicio de Transportes Eléctricos, y a la flota de unidades que utilizan electromovilidad en la capital del país.

La adhesión de estas ocho nuevas unidades, fue posible mediante el apoyo otorgado por privados para el transporte público de la Ciudad de México, en compensación y como una medida de mitigación por crecimiento inmobiliario.

Rafael Gregorio Gómez Cruz, secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda del gobierno de la CDMX, dijo durante la presentación, que esta acción representa la conclusión del Convenio de Coordinación entre la SEDUVI, SEMOVI y Transportes Eléctricos para la renovación del transporte público eléctrico enfocado en la movilidad sustentable mediante el Sistema de Actuación por Cooperación, que para el caso de las nuevas unidades, unirá y fortalecerá el corredor Chapultepec-Polanco-Azcapotzalco.

Los SAC son buenos, pero se pueden mejorar: Juan Carlos Zentella

Para conocer la opinión de un especialista en la materia, Pasajero7 entrevistó al urbanista Juan Carlos Zentella, quien cuenta con una amplia experiencia sobre el tema. Al respecto, explicó que los SAC son un instrumento eficaz para el financiamiento del desarrollo urbano y en particular para obras públicas en beneficio de una comunidad, a través de la aportación que hacen los desarrolladores privados.

“Los desarrolladores, quienes buscan aprovechar o elevar las densidades de sus proyectos inmobiliarios, lo que hacen es que solicitan niveles adicionales dentro de sus proyectos y a cambio otorgan un pago ya sea en dinero o en especie; en principio lo dan a un fondo o a un fideicomiso a partir del cual se administra el ejercicio de esos recursos para financiar acciones que permitan mitigar el impacto de algún proyecto inmobiliario, mitigar el impacto urbano a través de la construcción de ciclovías, cicloestacionamientos o mejoramiento del espacio público plantando árboles, jardines, etcétera”.

En el caso de México, el especialista indicó que los SAC son un instrumento que se tiene que perfeccionar ya que existen críticas que son justificadas, al menos en la CDMX.

Sobre el particular, Zentella mencionó tres críticas:

La primera, que son poco transparentes, ya que una vez que se constituye el fideicomiso al cual se adhieren los desarrolladores, es poco transparente el destino de los recursos. “Lo que pasa con el dinero aun cuando el destino de éste es para uso público, hay poca transparencia y hay sospechas de que puede existir desvío de recursos o que con esos recursos se atienden otras acciones o se tiene otro tipo de destino diferente al que fueron asignados, como mejoramiento del espacio público o de la movilidad”.

La segunda crítica es que se daba la impresión que los SAC se diseñaron para darle la vuelta a la normatividad urbana, “era muy fácil para los desarrolladores adherirse al SAC y evitar dar cumplimiento a lo que establece el programa de desarrollo urbano vigente; para los expertos y la ciudadanía en general era una forma de violar la normatividad de desarrollo urbano”.

El tercer punto, señala el experto, son los sistemas de ‘tasación’, “los impuestos que cada desarrollador debía pagar por concepto de su proyecto inmobiliario. En principio lo que tendría que modificarse son los sistemas de tasación para homologarlos y hacerlos más homogéneos entre todos los desarrolladores y a través de sistemas más claros; es decir criterios estándar, que no sean criterios caso por caso, sino que se apliquen a todos los desarrolladores”.

Los SAC en el transporte público y la movilidad

Adicionalmente al ejemplo expuesto en un inicio (adquisición de trolebuses), no se conocen proyectos de movilidad y/o transporte a través de los cuales se hayan obtenido fondos mediante los SAC.

A decir de Zentella, “hay varios proyectos en la Ciudad de México, pero son básicamente proyectos de mejoramiento del espacio público, uno de ellos es el Parque la Mexicana, construido en el poniente de la CDMX, financiado con recursos que aportaron los desarrolladores para la construcción de ese parque”.

Agregó que los SAC en su mayoría están destinados al mejoramiento del espacio público y no tanto para la prestación de servicios como movilidad y transporte; no obstante, consideró que sí debiera ser para el mejoramiento de la infraestructura de movilidad no motorizada como por ejemplo una ciclovía.

En una revisión de cada uno de los Sistemas de Actuación por Cooperación que se han publicado hasta el momento, se observaron los siguientes:

  • SAC Granadas,
  • SAC Tacubaya,
  • SAC Alameda-Reforma,
  • SAC Doctores,
  • SAC Distrito San Pablo y
  • SAC Parque la Mexicana.

A excepción del Granadas, Tacubaya y San Pablo que, si consideran proyectos en beneficio de la movilidad y el transporte, el resto proyecta acciones que tienen que ver con el mejoramiento y rehabilitación del espacio urbano.