CENTROS DE TRANSFERENCIA MODAL, UNA CUENTA PENDIENTE

corredor

Inseguros, sucios y desordenados, es como se encuentran los Centros de Transferencia Modal (CETRAM), mejor conocidos como “paraderos”, que sirven como espacios de coincidencia donde los usuarios, principalmente del Metro, transbordan a otros sistemas de transporte público como los microbuses, combis, taxis y camiones urbanos. En su gran mayoría los “paraderos” se encuentran localizados en las estaciones terminales del Metro, Metrobús y camiones urbanos.

Estos centros de transferencia fueron creados con la finalidad de organizar a los distintos modos de transporte público en el sentido de abordaje de pasajeros. En la Ciudad de México entre 1969 y 1993, fueron operados por el Sistema de Transporte Colectivo Metro. Entre 1993 y 1994, pasaron a formar parte de las delegaciones políticas. Dependieron de la SETRAVI hasta el 2010 año en el que se transfirieron a la Oficialía Mayor del GDF, por medio de la creación de la “Coordinación de los Centros de Transferencia Modal del Distrito Federal”.

En la Ciudad de México y su zona conurbada, se tiene registro de 49 Centros de Transferencia Modal en operación ubicados de manera estratégica en diversos puntos de la ciudad. Algunos de los más importantes, por el número de usuarios que movilizan y por la importancia de la zona geográfica en la que se encuentran, son:

Más allá de ser “agentes” de transferencia entre modos de transporte, los CETRAM son grandes territorios de encuentros y desencuentros. Son espacios insertados en la traza urbana donde diariamente cruzan flujos de personas, intereses, transacciones, destinos y momentos. Son nodos de transporte y nudos de dinámicas sociales. Por sus características como acumuladores de prácticas sociales y conectores de sistemas urbanos, estos espacios representan verdaderas centralidades dentro de la Zona Metropolitana”. Cita el documento de investigación Megacentralidades. Propuesta de integración de los CETRAM al Desarrollo Urbano de la Ciudad de México de Sol Camacho Dávalos.

Un estudio reciente realizado por El Poder del Consumidor, Asociación Civil cuya función es la defensa de los derechos de los consumidores, establece que en la Ciudad de México los CETRAM se encuentran en mal estado y olvidados por las autoridades.

La investigación realizada en nueve Centros de Transferencia Modal, concluye que la mayoría de estos espacios tras 47 años de funcionamiento, se encuentran a punto de colapsar al no ofrecer las condiciones mínimas para lo que fueron creados.

La evaluación realizada a los CETRAM incluyó el análisis de aspectos como: existencia de control de siniestros, personal de seguridad, presencia de ambulantaje, conexión directa entre modos de transporte, información al usuario en tiempo real, iluminación, cámaras de vigilancia, accesibilidad universal, limpieza, infraestructura ciclista, señalética, servicios públicos, áreas de resguardo y semaforización.

De los datos que presentó El Poder del Consumidor sobre este estudio, se desprende lo siguiente:

En la Ciudad de México los CETRAM del Metro Cuatro Caminos, Taxqueña, Pantitlán, Tacubaya, Constitución de 1917 y Chapultepec, cuentan con apenas un 10, 35 y 40 por ciento de cumplimiento en escala del 1 al 100: de los otros espacios analizados, ninguno obtuvo la mitad de calificación.

Entre los peores evaluados, la investigación sitúa los paraderos de Chapultepec y Tacubaya, ambos con 10.5 por ciento en nivel de cumplimiento y Constitución de 1917 con un cumplimento de 26.3 por ciento.

En el estudio, la calificación más alta fue de 47.4 por ciento en niveles de cumplimiento para el paradero Taxqueña del Metro.

En entrevista para Pasajero7, Daniel Zamudio, Coordinador de Transporte Eficiente de El Poder del Consumidor, explicó que el ambulantaje y la mala distribución en cada uno de estos espacios han ocasionado que cada vez los paraderos sean más inseguros y menos eficientes en cuanto a movilidad.

Los datos con los que contamos indican que los paraderos de Cuatro Caminos, Indios Verdes, Tacubaya, Observatorio y Pantitlán, son los más deficientes e inseguros”.

Al referirse a estos datos, indicó que para realizar el estudio, se eligieron diversos Centros de Transferencia Modal de tres de las principales ciudades de nuestro país: Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, donde si bien es cierto que los espacios son distintos, en común tienen los mismos problemas: basura, ambulantaje, falta de señalética, poca iluminación y desplazamientos innecesarios.

Espacios más conflictivos de acuerdo al estudio

  • Ciudad de México: Constitución de 1917, Chapultepec y Tacubaya.
  • Guadalajara: Templos de Aránzazu, Plaza del Sol y La Normal.
  • Monterrey: San Nicolás, Exposición y Sendero.

El documento de investigación señala que “existe un desorden total, en estos puntos donde se mezcla y combina el tránsito de vehículos particulares y de transporte público, no se respeta el paso peatonal y no se tiene una señalética ni semaforización; hay ambulantaje que impide el libre paso de las personas. Se verificó que no hay infraestructura que proteja al usuario, no hay un techado, elementos de tránsito ni de seguridad pública, lo que ha derivado en un alto índice de delincuencia y problemas para que los usuarios puedan trasladarse en condiciones óptimas” refirió Zamudio.

En la Ciudad de México los 49 Centros de Transferencia Modal que se tienen identificados, desplazan a 6 millones de personas diariamente, mientras que en Guadalajara 2.4 millones de usuarios se mueven al día y en Monterrey 1.5 millones de pasajeros usan algún centro de transferencia.

En Monterrey hay casos muy similares, expresó Daniel Zamudio, la terminal Sendero cuenta con apenas 31.6 % de cumplimiento, mientras que en Guadalajara, la zona de Aranzazu y Plaza del Sol, obtienen un 31.6 % en cumplimiento, siendo la más alta la Central de Tlaquepaque con 70%. En el caso de las tres ciudades, ninguna cuenta con el 100% de cumplimiento.

En este sentido, agregó  que es urgente la puesta en marcha de un programa de renovación, revitalización y mantenimiento permanente de estos puntos de interconexión. “Se ha puesto mucho énfasis en mejorar el sistema de transporte, pero se ha dejado de lado la infraestructura necesaria para que los ciudadanos puedan desplazarse en mejores y adecuadas condiciones”.

“La asignación de recursos es prioritaria hacia infraestructura destinada para el automóvil, casi el 80% de la inversión de recursos federales y de recursos locales ha sido destinada a autopistas urbanas, segundos pisos, pasos a desnivel; existe la ideología de que se le tiene que favorecer el espacio al automóvil, cuando el 80% de los viajes que se generan en cualquier ciudad, son en transporte público”.

Es urgente cambiar ese paradigma, lo estamos viendo con el colapso vial, con la mala calidad del aire; todo está relacionado, tenemos que tener cadenas de viaje de forma segura a nivel metropolitano para promover el transporte público.

En el caso de los Centros de Transferencia Modal no se necesitan las grandes infraestructuras ni grandes inversiones para crear un espacio público en condiciones seguras y confortables para poder transbordar de un sistema a otro.

Modernización de los “paraderos”

Con la intención de reparar el estado actual de estos espacios, el Gobierno de la Ciudad de México tiene considerado desarrollar alternativas para el aprovechamiento de los CETRAM a través de la modernización de su funcionamiento.

En este sentido, en el mes de mayo la Secretaria de Desarrollo Urbano y Vivienda (SEDUVI) indicó que el Gobierno de la Ciudad de México tiene planeado realizar una intervención coordinada entre  esta secretaría  y la Secretaría de  Movilidad, para poner en marcha el programa de revitalización de los Centros de Transferencia Modal como una medida para impulsar una red que integre con eficiencia los diferentes sistemas de transporte público y concesionado.

El comunicado expresa que las acciones de modernización buscarán fomentar el reordenamiento del espacio público con más y mejor infraestructura y servicios, lo que permitirá mejorar la movilidad de los usuarios, así como transitar con accesibilidad, comodidad y seguridad con la infraestructura necesaria para las personas con alguna discapacidad.

Se trata de una solución integral, funcional y sustentable, ya que también se promoverá la conservación y el respeto del paisaje y patrimonio urbano, además de recuperar los espacios públicos y las áreas verdes. Cita el comunicado.

De este modo los CETRAM que serán intervenidos son: Chapultepec, Constitución de 1917, Indios Verdes, Martín Carrera, Zaragoza, Taxqueña y San Lázaro.

CETRAM de Constitución de 1917 recibe flujos de cerca de 85 mil usuarios y mil 300 vehículos del corredor oriente de la Zona Metropolitana del Valle de México.

CETRAM Indios Verdes recibe más de 136 mil usuarios y 6 mil vehículos del transporte público.

CETRAM Martín Carrera tiene una afluencia de 63 mil usuarios y más de mil vehículos.

Para el caso específico del CETRAM Chapultepec, el comunicado indica que ya se inició el proceso de modernización con el retiro del comercio en vía pública.

Con estas acciones se acortará 60 por ciento el tiempo de transferencia de los 230 mil usuarios que lo utilizan diariamente, y de los más de 200 mil visitantes que acuden al Bosque de Chapultepec los fines de semana.

En el caso del CETRAM Chapultepec, el proyecto ha sido polémico. Vecinos de las colonias Juárez, Condesa y San Miguel Chapultepec, de la Ciudad de México, se han pronunciado en contra de la construcción de lo que sería el nuevo espacio. Lo anterior al indicar que la construcción de una torre de 41 niveles, que considera el proyecto, traerá consigo mayores problemas vehiculares; además han indicado que éste ha sido modificado sin ser consultados y que al momento no cuentan con la documentación que dé aval al proyecto por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia (institución con facultad normativa y rectora en materia de protección y conservación del patrimonio cultural tangible e intangible).

“Los vecinos y organizaciones que nos opusimos al Corredor Cultural Chapultepec, a la rueda de la fortuna, rechazamos que el proyecto actual del CETRAM Chapultepec, por omisiones y corrupción”, dijo Sergio González, vecino de la colonia Juárez.

Expresó que es necesario preservar el patrimonio del Bosque, la conservación de la Fuente de Belén, y lo visual del Castillo de Chapultepec.

Para Bernardo Baranda, Director para Latinoamérica del Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP por sus siglas en inglés), “al no haber una

planeación, parece que los CETRAM son parches en los cuales se lleva a los pasajeros, pero ni siquiera se les acerca a la estación. Es mucho tiempo perdido y son inseguros. Son ‘cuellos de botella’ que tienen que resolverse”.

El estudio Megacentralidades de Sol Camacho, indica que los 49 CETRAM de la ciudad ocupan un área de 707 mil metros cuadrados de superficie en la que llegan 27 mil unidades de transporte público, las cuales transportan a 5.7 millones de personas todos los días desde sus terminales.

Por afluencia diaria de usuarios, los CETRAM de Pantitlán, Indios Verdes y Taxqueña son los más importantes de la capital, al recibir todos los días a un millón 100 mil, 950 mil y 750 mil pasajeros diarios, respectivamente, usuarios cuyos medios de transporte principales son el Sistema de Transporte Colectivo  Metro y los servicios concesionados de microbuses, autobuses y vagonetas, entre otros medios.

Tenemos que pensar en cómo desahogar y hacer funcionales estos centro de transferencia modal y desde luego articularlos entre ellos para tener una red de primer nivel con alta afluencia para hacer la parte comercial atractiva”, explicó. Baranda, quien ha desarrollado su carrera profesional en el tema de movilidad urbana sustentable desde 2001, principalmente a través de asesorías, publicaciones, entrevistas y eventos donde promueve temas relacionados a mejores ciudades.

Las opiniones generalizadas

La opinión que tienen los usuarios es generalizada, “son inseguros y sucios” expresan los transeúntes. En las inmediaciones del Metro Pantitlán, hay que estar a las “vivas” dice doña Josefina, quien desde hace 30 años vive en los alrededores del Metro. “Aquí te enteras de cualquier tipo de asaltos, no puedes ni correr, entre los puestos te tienes que andar metiendo para poder cruzar al otro lado”, expresa.

“A mí nunca me ha pasado nada”, dijo Marta Contreras, quien afueras del Metro Chapultepec espera a una persona, “me molesta que no puedes ni caminar por la banqueta, si te das cuenta, está lleno de puestos ambulantes y hay basura por todos lados”.

“Si por mi fuera no pasaría por ahí” dijo Víctor García, referente al paradero de Indios Verdes, “pero el camión que tomo para ir a trabajar sale de ahí”, manifestó.

corredores1

En el plano internacional

De acuerdo con el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP) las ciudades de Ahmedabad, India; Buenos Aires, Argentina; China y Teherán en Irán, son un referente en inversión en transporte público a nivel mundial.

Otros referentes

En Madrid la eficiencia en el transporte radica en la integración de todos los servicios dentro de un solo sistema de transporte para los usuarios. La Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT) es la encargada del transporte público.

La integración de servicios de transporte público cuenta con un sistema en línea y una aplicación para teléfonos celulares, en el cual se puede acceder para consultar horarios, rutas, paradas, estaciones del Metro e incluso trayectos recomendados para ahorrar tiempo.

A las afueras de las estaciones del Metro existen paradas de autobuses de transporte público, en las cuales existe señalización que indica las diferentes líneas que pasan por ahí. Aquí los autobuses tienen horarios definidos y circulan las 24 horas del día.

En Nueva York, el Mineola Intermodal Center es el equivalente a los CETRAM, cuenta con un estacionamiento para usuarios, una conexión entre el Ferrocarril de Long Island de la MTA y el Nassau Inter-County Express. Se encuentra ubicado en lado sur de la estación Mineola del MTA Long Island Rail Road. Este centro intermodal cuenta con la señalización adecuada que permite a los usuarios moverse de una manera rápida y eficiente en toda la instalación.

numeralia-cetram