Auto-abasto: Círculo virtuoso al implementar gas natural

auto-abasto

Para que las ganancias sean redondas a la hora de elegir al gas natural comprimido como combustible para el transporte de su empresa, es necesario considerar la implementación de una estación de auto-abasto, que permita un aprovechamiento total de la inversión de las unidades con esta tecnología.

Y es que si solamente la utilización del gas natural, representa un ahorro del 25 al 30% en comparación con la gasolina y el diésel, la recuperación de la inversión, podría ser mayor con la instalación de una estación de auto-abasto, señaló Agustín Humann, ex presidente de la Asociación Mexicana de Gas Natural: “Dependiendo del número de vehículos ‘dedicados’ y el tipo de unidades (por el consumo individual) que tenga una flotilla, se puede analizar la recuperación de la inversión en una estación de auto-abasto que la justifique.  Adicionalmente, es necesario considerar que al tener menos emisiones en ciudades como el Distrito Federal, los vehículos a GNC, no están sujetos al programa ‘HOY NO CIRCULA’, además de tener las ventajas de reducir  la frecuencia y costo en el mantenimiento del motor.”

Humann explica de manera general, cuál es el proceso a seguir para instalar una estación de gas natural:

  • Llevar a cabo una investigación de mercado entre transportistas potenciales para el uso del GNC y de acuerdo con  los resultados que arroje, respecto del volumen a comercializar, hacer el estudio financiero del proyecto.
  • Realizar las gestiones necesarias ante el municipio y contar con el estudio de riesgo.
  • Aprobar el diseño de acuerdo a las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) y contar con dictámenes y permisos de las NOM aplicables para la operación y arranque de la estación.

Factores a considerar para el Auto-abasto

  1. Ubicación del predio donde se colocará la estación de servicio con respecto a la infraestructura de distribución,  la cual deberá contar con redes de alta presión.
  2. Inversión de la infraestructura fija (estaciones).
  3. Precio del suministro, más costos asociados a la compresión (como el consumo de energía eléctrica).
  4. Número de vehículos “dedicados” al uso del gas natural. (Para considerar auto-abasto, se sugiere un mínimo de 50 unidades).
  5. Retorno de inversión sobre la inversión total.

Para la Subsecretaría de Planeación y Política Ambiental de la SEMARNAT, el reto está en la aplicación de la Reforma Energética, pues masificaría el uso de la tecnología a gas natural, lo que se manifestaría con redes de distribución a todo el país y de lo cual derivarían estaciones de abasto.

En la experiencia de algunos transportistas, el beneficio de utilizar el sistema de gas supone un ahorro de entre un 25% hasta un 50%, siempre y cuando se tenga unidad de compresión propia, en tanto que al utilizar un intermediario, el ahorro es de entre 20% y 25%.