Alejandro Hermosillo, Diputado del Congreso del Estado de Jalisco

Alejandro Hermosillo

Alejandro Hermosillo es Diputado del Congreso del Estado de Jalisco. Además de ser vocal de la Comisión de Movilidad y Transporte,  su agenda legislativa se enfoca,  entre otras cosas, en el mejoramiento del transporte público y su accesibilidad universal. En esta entrevista les presentamos su perspectiva respecto al modelo de ruta empresa y el reto que representa para que este nuevo modelo se vea reflejado en las calles.

TRABAJO DE LA COMISIÓN DE MOVILIDAD Y TRANSPORTE

“En general en este año y dos meses que va de esta legislatura, hemos  tratado de hacer las modificaciones necesarias a la Ley de Movilidad con un objetivo muy claro: que tengamos un transporte público digno; que las personas sientan un buen trato del chofer, que tengan unidades seguras, que puedan sentirse cómodas y en buenos tiempos de traslado. Nos hemos enfocado mucho en tratar de hacerlo, no solamente desde las reformas de ley, sino también  dándoles seguimiento.

“Hay muchas cosas en la ley que ya están anunciadas, pero falta que se lleven a la práctica y hoy creo que estamos en un buen momento, en una coyuntura en la cual  al parecer hay disponibilidad de los responsables de la aplicación de las políticas públicas de movilidad en la Secretaría de Movilidad de transitar hacia un nuevo modelo. Todos hemos notado desde hace mucho tiempo, que el modelo antiguo y desorganizado de transporte  ya está llegando a su fin y generando muchas víctimas de accidentes; nos da mucho gusto que estemos pasando a esta idea de un nuevo modelo de transporte público, pero lo que nosotros estamos urgiendo es que pronto se vea en las calles”.

¿LLEGARÁ A TIEMPO EL NUEVO MODELO DE TRANSPORTE PÚBLICO?

“Es el reclamo y la duda que a nosotros nos genera, y pensar que al final de un sexenio se va a transformar el modelo del transporte público, parece complicado; pudimos haberlo hecho hace unos meses, unos años y creo que los resultados ya los estaríamos viendo.

“Somos bastante críticos de muchas de las decisiones que se han tomado y con las cuales no estamos de acuerdo en el tema de cómo transitar hacia un nuevo modelo; sin embargo, vamos a apoyar en lo que se tenga que hacer, porque nos parece que nuestra ciudad ya no puede más, creo que es muy tarde. Hace 45 meses que inició este gobierno y se pudieron haber hecho muchas cosas, pero si ahora  tienen la disponibilidad y lo van a hacer, van a tener nuestro apoyo. Esperamos que no sea una vez más solo declaraciones, porque en el 2014 nos decían “este es el año del transporte público” y la

misma declaración se hizo en el 2015 y en 2016; ya no esperamos declaraciones, necesitamos subirnos al transporte público y ver un nuevo modelo aplicado en las calles, no en el papel, no en los estudios, sino en las calles”.

DIÁLOGOS Y RESISTENCIAS ENTRE EL GREMIO TRANSPORTISTA

“He platicado con  algunos transportistas  que ya están trabajando en esta nueva transición, también he platicado con otros que incluso ya conformaron su empresa y están  participando en  los corredores que se están concursando; están a punto de salir a las calles con este nuevo modelo, no obstante,  hay otros que todavía que se oponen.

“De los transportistas que se resisten al cambio de modelo, hemos encontrado que el mayor argumento para ello -que además me parece un argumento racional- es que ha faltado información. Les falta conocer con mayor claridad, cuáles son las etapas del proceso, en qué momento van a poder empezar a trabajar, cuándo van a tener que invertir en nuevas unidades, mejorar las condiciones de los choferes, otorgarles prestaciones laborales, y cómo van a ver reflejados estos  beneficios para ellos mismos. La falta de información ha provocado que muchos de ellos decidan cerrarse a la posibilidad.

“Nosotros estamos tratando de ser un puente entre la Secretaría de Movilidad y ellos, tratando de encontrar puntos de coincidencia mediante el diálogo.

“Lo que los transportistas quieren saber es si el nuevo modelo es rentable y están en todo su derecho; espero que con información y diálogo, esta resistencia se vaya diluyendo y cada vez tengamos más  transportistas arriba del nuevo modelo”.

DESAPARICIÓN DE LA COMISIÓN DE TARIFAS

“Desaparecimos la Comisión y en su lugar pusimos un Comité de Validación, que tiene como único objetivo analizar el estudio que presenta el Instituto de Movilidad, verificar que los datos estén correctos, que la fórmula esté bien hecha y con base en eso validar o no el precio que manifiesta el estudio, sin que esto signifique que es la tarifa que va a aplicar en la calle, eso le corresponde y como siempre le debió haber correspondido al gobernador; el estado debe de asumir su responsabilidad como rector del transporte público. En todos los estados del país es el gobernador, o en algunos casos el Congreso, que en una deliberación  define la tarifa de transporte.

“Me parece que no se ha aplicado esta reforma de manera correcta, toda vez que hace unos días mencionaba el Comité de Validación que no iba a sesionar hasta nuevo aviso y esto nos deja sin una tarifa aprobada, nos deja sin una tarifa técnica ni social oficial; esto me parece que provoca cierta incertidumbre y lo mejor es conocer por lo menos cuanto cuesta la operación del transporte”.

SUBSIDIO AL TRANSPORTE PÚBLICO, ¿SOLUCIÓN A LA MOVILIDAD?

“Como  se planteaba inicialmente, la tarifa técnica sería de $9.20, pero esto no quiere decir que eso vaya a costar el pasaje; lo he dicho una y mil veces, el transporte actual no debe de costarle más al ciudadano, por una razón simple, el transporte es un servicio público del nivel del servicio de salud, del nivel de los servicios de educación, o servicios públicos, a que me refiero, que son de necesidad básica; uno sin transporte público no puede ir a trabajar, no puede ir a estudiar ni relacionarse. El estado debe de invertir en que la gente tenga la accesibilidad, de acceder al transporte público.

“El estado debe de invertir en subsidiar una parte de la tarifa como pasa en todos los transportes públicos de calidad del mundo, subsidiar una parte para que el ciudadano pueda pagar lo que sus condiciones económicas le permita; el transportista tener por lo menos lo que le cuesta operarlo, más su utilidad natural y con ello, tener un buen transporte; eso no ha ocurrido y me parece que es la gran raíz de todos los problemas del transporte que tenemos.

“En cuanto a calidad, creo que podemos aprovechar eso para que tengamos una buena oportunidad de subsidio del pasaje, para que no le afecte a los ciudadanos, para que tengamos buenas posibilidades de movilidad, para que las personas que hoy están resintiendo en sus bolsillos el incremento a la gasolina, pues a lo mejor se decidan subirse al transporte público, que sería más barato y más eficiente; esperamos que así sea”.