48 aniversario metro

Primer tren en dar servicio

Por Ivonne Arriaga

Un día como hoy 4 de septiembre pero de 1969, el entonces Presidente Gustavo Díaz Ordaz, inauguró la línea 1 del Sistema de Transporte Colectivo Metro, cuyo primer tramo fue de Zaragoza a Chapultepec.
En el entonces Distrito Federal, el metro en su primera línea, se fue construyendo como una de las principales opciones de transporte público para la ciudad.
La obra que inicialmente abrió operaciones con 12 kilómetros de longitud, se fue haciendo más extensa hasta tener hoy en día 18 kilómetros de los cuales poco más de 16 son de recorrido y el resto es ocupado para maniobras. En su tramo Pantitlán-Observatorio; Álvaro Obregón, Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc y Venustiano Carranza son algunas de las delegaciones por donde transita la línea 1, “la de color rosita”.
Pantitlán, San Lázaro, Merced, Pino Suárez, Isabela La Católica, Salto del Agua, Balderas, Insurgentes, Chapultepec, Tacubaya y Observatorio, son las estaciones de mayor conflicto de la línea por el número de usuarios que las ocupan. Actividades económicas, escolares y laborales que realizan los capitalinos en el día a día, han puesto en sobre uso y al borde del colapso la gran idea de transformación del transporte público, el metro.
Jorge Gaviño, director del Sistema metro, reconoció recientemente que de manera diaria 2.5 millones de usuarios rebasan su capacidad, pues la red está creada sólo para trasladar a 3 millones de personas y recibe a 5.5 millones, razón por la cual los habitantes de la ciudad y la población flotante (quienes provienen de estados aledaños, principalmente Estado de México) opinan que la limusina naranja se ha vuelto el mal necesario, “no lo puedo dejar de usar porque es la única manera para llevar a mi trabajo, pero es muy lento y está a reventar en horas pico” dijo Marta Huerta quien todos los días tiene que sufrir el manoseo y la lucha por tratar de obtener un lugar de pie o sentada en la estación Pantitlán.
El aumento a la tarifa de 3 a 5 pesos que tan criticada fue, no ha sido la solución a los problemas que en general viven los habitantes cada día. El costo debería de ser de 13 pesos reconoció Gaviño al afirmar la necesidad de buscar mayores recursos que permitan ser utilizados en el mantenimiento de las unidades a demás para la creación de nuevas líneas.